Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad detecta 38 alimentos con publicidad engañosa

Son los “producto milagro” que ofrecen desde curar enfermedades a adelgazar

Imagen de un panal de abejas.
Imagen de un panal de abejas.

La Consejería de Sanidad realizó el año pasado 1.600 controles para detectar publicidad engañosa de alimentos. Los técnicos descubrieron 38 productos que incluían características que los convertían en lo que se denomina “producto milagro”, con unas supuestas propiedades que pueden llegar hasta a prevenir problemas cardíacos tomando simplemente una cuantas cucharadas de miel. O adelgazar en un periodo de tiempo ridículo: “Puede bajar 16,5 kilos en 35 días”. Incluso, se presentan como un sustituto de medicamentos, “lo que supone un claro riesgo para la salud del consumidor”, indican desde Sanidad.

Como consecuencia de las irregularidades detectadas en 2017 se abrieron siete expedientes a alimentos cuyo origen es Madrid. El resto de las infracciones se ha notificado a las comunidades autónomas de donde proceden para que tomen las medidas que consideren oportunas, según establece la legislación estatal.

Hace 10 años, la Comunidad de Madrid comenzó a vigilar este tipo de artículos comercializados en la región, que incorporaban mensajes o informaciones prohibidas por la normativa sobre sus supuestas propiedades curativas. Este año, los técnicos se han centrado en el control de las mieles y han localizado algunas cuyo etiquetado aseguraba que su ingesta previene desde problemas cardiacos a inflamaciones en la vejiga o el riñón.

Cuando se puso en marcha el servicio, solo se recogían etiquetas de envases y se vigilaban los anuncios en revistas y folletos que se encontraban en los establecimientos comerciales. En 2011, Sanidad se introdujo de lleno en las páginas web de las empresas. Desde esos inicios, han evaluado unas 5.000 etiquetas, 3.400 ejemplares de revistas, folletos y 1.200 páginas web.

“Antes el etiquetado de muchos productos estaba lleno de falsedades, ahora está bastante controlado y hemos subido del 24% de cumplimiento de la normativa en 2013 a un 50% en 2016”, explica Soledad Sáez, técnico de calidad alimentaria. En los anuncios de medios escritos, la proporción de mejora es similar. El problema se ha trasladado a las páginas web “donde el marketing da rienda suelta a la creatividad”, describe Sáez.

Las inspecciones se llevan a cabo en herbolarios, parafarmacias y en Internet. Si se observa que incumplen la normativa, bien se amonesta a la empresa o se abre un expediente sancionador.

Sanidad insiste en que no se puede atribuir a ningún alimento propiedades curativas, de prevención o de tratamiento de enfermedades, a excepción de las aguas minerales y productos destinados a una alimentación especial. Además, en la etiqueta debe figurar la denominación del alimento, sus ingredientes, la presencia de componentes que causen alergias o intolerancias, el país de origen o las fechas de duración mínima, entre otros.

Para dar a conocer los riesgos, la Escuela Madrileña de Salud imparte el próximo miércoles, 17 de enero, un taller de acceso libre sobre las declaraciones nutricionales y saludables en los alimentos y sus posibles efectos en la salud, dirigido a los ciudadanos en general. Se celebra en el centro de especialidades de Pontones, de 11.00 a 13.00. Es necesario inscribirse previamente enviando un correo electrónico a la dirección: escuela@salud.madrid.org.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram