Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE dará la batalla en el sur de Madrid para ganar votos a Podemos

Los socialistas celebrarán su ejecutiva regional en Vallecas e iniciarán una campaña para exigir seguridad en las calles del distrito

José Manuel Franco con Adriana Lastra y Ángel Gabilondo en Madrid.
José Manuel Franco con Adriana Lastra y Ángel Gabilondo en Madrid.

El PSOE dejará de dar apoyo al gobierno de Manuela Carmena y lanzará en los próximos días su plan para recuperar votos en el sur de la ciudad. Vallecas, Usera, Carabanchel, Latina y Villaverde serán las zonas donde los socialistas pelearán para convencer al electorado de izquierdas que apostó en las últimas elecciones por Ahora Madrid. Según el PSOE, la coalición liderada por Podemos está en "caída libre". El PSOE-M celebrará el miércoles su ejecutiva regional en Vallecas e iniciará una campaña para exigir seguridad en las calles del distrito.

El sur de Madrid ha entrado en la diana del PSOE. Sobre todo Vallecas, tradicional granero de votos socialistas y que en 2015 se dirigieron en masa a Ahora Madrid. "El objetivo es recuperar Vallecas", resumen fuentes socialistas para explicar su plan estratégico, que contará a partir ya de las próximas semanas con una decisión de gran calado: celebrar por primera vez la reunión de su ejecutiva regional en el distrito y demostrar la cercanía del partido a los residentes.

Los miembros de la ejecutiva patearán las calles de Vallecas, empezando por las zonas donde se están detectando problemas con la venta ilegal de estupefacientes. Las comisarías de Vallecas han descubierto decenas de narcopisos, es decir, sitios donde las mafias venden sus productos creando graves molestias a los vecinos. Para el PSOE "esta lacra debe acabar ya". Su compromiso con los vecinos de Vallecas consistirá también en promover nuevos canales de atención vecinal y ofrecer los instrumentos del partido para apoyarles.

Los socialistas intensificarán su presencia también en otros distritos, como Usera o Villaverde, todas zonas con menor rentas per cápita y donde, según los socialistas, la percepción sobre el gobierno de Manuela Carmena es negativa.

Los estudios que el partido maneja revelan que en el sur la decepción hacia Podemos es creciente. Sobre todo en los barrios periféricos de la ciudad, ahí donde son más acuciantes problemas como el paro o la precariedad. Por ello, la estrategia dirigida al sur significará dar el pistoletazo de salida a una precampaña electoral que se prevé muy intensa en la esfera municipal y en la autonómica.

Recuperar votos

El PSOE tiene claro que su objetivo será recuperar votos que se decantaron por las listas de Ahora Madrid, aprovechando las divisiones internas en esta formación. Así espera consolidar los apoyos cosechado en las elecciones autonómicas con Ángel Gabilondo. Pero es sobre todo a nivel municipal donde el PSOE quiere dar la batalla. "Ahora Madrid se disolverá como un azucarillo", vaticinan, y explican que su intención es desmarcarse de un gobierno local que creen está cometiendo "muchos errores".

En junio de 2015, el PSOE dio a Carmena un apoyo condicionado a planes de mejoras para la ciudad. "Este acuerdo no se ha cumplido", consideran los socialistas. Tampoco Carmena y sus 19 concejales han mantenido los pactos presupuestarios del año pasado. Por ello, el apoyo del PSOE este año es más que improbable, señalan fuentes socialistas.

El plan de mejoras de las infraestructuras de barrios, como escuelas, bibliotecas, polideportivos prometidos marcha a ritmo más lento de lo esperado. Y en cuanto a las finanzas públicas, el PSOE reprocha a Carmena haber pactado con el PP un plan de ajuste que contempla recortes en políticas sociales y servicios. En definitiva, según el PSOE la experiencia de Ahora Madrid no ha sido satisfactoria. "Han fracasado. No están a la altura de la gestión de la capital; carecen de experiencia y soluciones", asumen.

Nuevas aportaciones

En las últimas elecciones municipales, la lista electoral de Ahora Madrid fue la más votada en 11 de los 21 distritos de la capital. Se impuso en zonas de la periferia de Madrid, como Carabanchel, Puente y Villa de Vallecas, Villaverde y Usera. El PSOE, en cambio, solo alcanzó ser segunda fuerza en Villaverde y Puente de Vallecas.

No obstante, según los socialistas los equilibrios están cambiando. Sobre todo en zonas donde es más palpable el enfado de los vecinos. Este es, por ejemplo, el caso de Usera y Arganzuela. En estos dos distritos la edil Rommy Arce está cosechando opiniones negativas. El PSOE exigió el cese de la concejal del grupo de los anticapitalistas, acusada por no atender a los requerimientos, pero la regidora se niega a destituirla para preservar los equilibrios internos a la coalición. El partido liderado por Franco contempla, además, abrir sus listas a nuevos actores.

Según adelantó EL PAÍS, el PSOE ofreció a exmiembros de IU-Madrid sumarse al partido para las elecciones de 2019. Algunos ex dirigentes que abandonaron IU en la época de Cayo Lara, y luego por la alianza de Alberto Garzón con Podemos, hablan de "diálogo honesto" sobre la base de propuestas programáticas.

La última y principal incógnita para el PSOE consiste en quién será el elegido para la alcaldía. Fuentes socialistas sostienen que el nombre del candidato o candidata podría salir antes de lo previsto. Lo que sí aseguran en el PSOE es que la pugna con Podemos en el sur de Madrid ya ha comenzado.

Más información