Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona usará el big data para descongestionar la Sagrada Familia de turistas

Un estudio del centro tecnológico Eurecat analiza las principales rutas e itinerarios de turistas en los entornos del templo

Una mujer fotografía la Sagrada Familia.
Una mujer fotografía la Sagrada Familia.

El problema de la congestión de turistas que padecen los alrededores de la Sagrada Familia de Barcelona se abordará en los próximos meses con el sistema del big data, que permitirá analizar las principales rutas e itinerarios que siguen los visitantes al conocido monumento y los autocares que los transportan. Todo eso facilitará la aplicación de políticas para regular el tránsito de los vehículos y el desplazamiento de los visitantes.

El análisis de los datos que emiten los teléfonos móviles de los visitantes permite analizar su comportamiento, cuánto tiempo pasan en el templo y a qué hora hay más afluencia. Se trata de una estadística más que representativa, porque el popular monumento recibe cada año más de 20 millones de habitantes. Poco más de una quinta parte (cuatro millones y medio) entran en el templo y el resto se queda fuera. La mitad de los visitantes pasan menos de 40 minutos alrededor de la Sagrada Familia y el 6% de los turistas son españoles.

Lo evidencia el estudio que el centro tecnológico Eurecat empezó a elaborar en 2016 sobre la movilidad en los entornos de la Sagrada Familia junto con el Ayuntamiento de Barcelona y la operadora Orange. El objetivo del estudio, cuyos datos ya son definitivos, es analizar hasta qué punto funcionan o no las medidas impulsadas por el consistorio para regular el flujo de turistas en los entornos del templo, como desplazar los autocares hacia la Diagonal y establecer rutas de bajada y subida por las calles colindantes.

La metodología del estudio se ha basado en recopilar datos de los móviles de los turistas mediante nueve antenas wifi y un receptor que identifica el origen de los aparatos, siempre de manera anónima. Para contar a las personas han utilizado cámaras 3-D y han cruzado los datos para distinguir entre vecinos y turistas.

“La metodología es extensiva y se puede aplicar a otros puntos de la ciudad”, explica el responsable del Big Data Center of Excellence del centro tecnológico Eurecat, Marc Torrent. Uno de los usos potenciales de estos datos es monitorizar en tiempo real las concentraciones y aglomeraciones de personas en diferentes puntos de la ciudad y, a partir de ahí, poder prevenirlas. En concreto, Torrent apunta a una mejor distribución de los agentes cívicos de la ciudad: “Si antes se desplazaban por una ruta fija ahora pueden hacer actuaciones preventivas”, resume.

El estudio se ha dividido en dos partes: la primera se basa en la macromovilidad en la ciudad de Barcelona centrándose en los commuters, es decir, en todas aquellas personas que viven fuera de la ciudad pero que trabajan en ella. El objetivo del estudio era obtener datos sobre la afluencia de los puntos de entrada en la ciudad. La segunda fase es la que se centra en concreto en los entornos de la Sagrada Familia. “Estamos en el abecé. Hay potencial para explorar proyectos en el ámbito de la movilidad urbana, de la eficiencia energética y en los procesos de participación”, opina Torrent sobre el camino que le queda a Barcelona por recorrer en el uso del big data.

Privacidad

“Cuesta coger impulso en algunos ámbitos", lamenta, pero insiste en la necesidad de que todos los proyectos se desarrollen con respeto a la legalidad sobre la privacidad y el uso de los datos y respetando a las personas. En este sentido, la anonimización de los datos que se obtienen es clave para evitar que se asocien a las personas de las que se obtienen. “No hay riesgo de identificación”, afirma.

‘Datathon’en el CCCB

El 20 y 21 de enero se celebrará en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona un datathon para establecer un modelo predictivo sobre la calidad del aire en la ciudad. La iniciativa pretende concienciar sobre la importancia de la contaminación y explorar la potencialidad del big data para predecirla. Los equipos que compitan tendrán 12 horas para desarrollar sus aplicaciones y se premiarán a los que hagan un modelo más preciso y capaz de aportar nuevas ideas sobre la materia. El acto se enmarca en el ciclo “después del fin del mundo” que organiza el CCCB y contará con la colaboración del Big Data CoE de Eurecat.

Más información