Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo el 20% de turistas que van a la Sagrada Família entran al templo

Cámaras y sensores han recogido datos de la movilidad que hay en el entorno de la basílica

Sagrada familia de Barcelona
La Sagrada Família de Barcelona, vista desde el Carmel.

El 80% de turistas que visitan la Sagrada Família sólo se mueve por la entorno al templo y el 50% lo hace durando menos de 40 minutos. De 10 a 12 del mediodía es la franja horaria en qué más gente se reúne en los alrededores de la basílica. Son algunas de las conclusiones de un estudio que el Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este miércoles en la Smart City Expo World Congress. Durante el julio pasado varias cámaras y sensores colocados estrategicamente fueron recogiendo información de los flujos de entrada y salida del metro, de las nacionalidades e incluso de las caras de las personas que circulaban por uno de los polos de atracción turísticos más importantes de la capital catalana. El objetivo: Conocer cuál es el comportamiento de los visitantes para poder mejorar la gestión del turismo.

Todos los datos recogidos son completamente anónimas. Lo han recalcado tanto el regidor de Empresas y Turismo, Agustí Colom, como el director del Big Data Center of Excellence Barcelona, Marc Torrent, encargado de la parte técnica. El estudio, los resultados definitivos del cual se presentarán a principios del año próximo, proporciona “información muy útil para la planificación y optimización de los servicios públicos que se despliegan en la zona”, ha afirmado Colom, haciendo referencia a la movilidad, la señalización y la ubicación de agentes cívicos.

El Ayuntamiento no descarta ampliar el experimento a otros puntos de la ciudad y pretende “implicar los operadores turísticos para integrar los diferentes ritmos, estaciones y temporalidades en la gestión de los espacios más frecuentados”. En definitiva, evitar aglomeraciones y hacer más fácil la vida tanto a los residentes cómo a los visitantes.

Los datos recogidos muestran que la confluencia de las calles Mallorca y Marina es la que presenta un flujo más grande de personas en circulación. El 80% de la gente que se mueve por el área delimitada por la avenida Diagonal, Provença, Nápoles y Cerdenya duran menos de 100 minutos. El resto hace una visita más larga, presumiblemente porque también visita el interior de la basílica. De entre los que se quedan afuera, un 20% hace estancias de entre 10 y 20 minutos.

El patrón de horas de afluencia es muy similar durante todos los días de la semana menos el viernes, que se asemeja más a los días del fin de semana, en que el número de visitantes crece por la tarde, según datos del trabajo, que ha tenido el apoyo de la fundación Mobile World Capital y GSMA.

En cuanto al volumen total de personas detectadas a la zona, sin discriminar turistas o residentes, un 24% son extranjeros. Francia (21,7%), Italia (9,4%) y Reino Unido (7,1%) son los orígenes más populares. En cuanto a las provincias estatales, excluida la de Barcelona, Madrid encabeza el número de visitantes (36,7%) seguida de Tarragona (10%), Girona (7,7%) y Valencia (5,4%).

Los ojos que lo han visto todo

La confluencia de Mallorca y Marina presenta el mayor número de personas circulante.
La confluencia de Mallorca y Marina presenta el mayor número de personas circulante.

Diez sensores wifi . Colocados en varios puntos de la zona han servido para seguir los turistas. Todos solemos ir con esta tecnología activada al móvil, que va buscando en todo momento en qué redes conectarse. Al detectar un teléfono, este sensores son capaces de ir siguiendo el recorrido de una persona, identificada con una dirección interna del aparato.

Tres cámaras 3D. “Son más capaces de distinguir las personas que pasan por un lugar de manera rápida que unas cámaras normales porque pueden reconstruir el espacio”, ha explicado Marc Torrent (Eurecat). Esta tecnología ha servido por, a través de un algoritmo, descartar las personas que no son turistas, aquellas que pasan por la zona durante menos de diez minutos o las que lo hacen de manera repetida durante más de una semana. También es capaz de reconocer caras (personas que llegan) y nucas (personas que se van).

Un sensor GSM. Este aparato es capaz de detectar el país de origen de las tarjetas SIM de las personas que pasan cerca de un punto concreto. En los datos estatales ha hecho falta la ayuda de un operador de telefonía para concretar las provincias de origen de las líneas telefónicas.