Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sector de Ahora Madrid plantea crear un grupo municipal propio

El enfrentamiento sobre los recortes y el cese de Sánchez Mato peligra con romper la coalición

La alcaldesa Manuela Carmena.
La alcaldesa Manuela Carmena.

El gobierno de Ahora Madrid, liderado por Manuela Carmena, se enfrenta a una posible escisión de, al menos, 3 de su 20 ediles, después de que el pasado lunes se aprobara el plan de ajuste y la alcaldesa destituyera como concejal de Hacienda a Carlos Sánchez Mato. La crisis tiene "más de un frente", reconocen varias fuentes, que señalan la posibilidad de que Ganemos forme un grupo propio de no adscritos en el pleno: "Tendrían más dinero y visibilidad", explican las fuentes a EL PAÍS, aunque creen que la decisión se tomará después del debate de los presupuestos en enero. En Ganemos reconocen esta posibilidad.

La crisis interna de Ahora Madrid está en su punto más alto. Los dos sectores enfrentados —el núcleo afín a Manuela Carmena, formado por ediles independientes y de Podemos, y el sector de IU, Ganemos y la corriente Madrid-129— se hallan cada vez más distantes. Tal es el nivel de crispación, que no se oculta la posibilidad de que los tres concejales de Ganemos (Pablo Carmona, Montserrat Galcerán y Rommy Arce), los más duros con la política de la alcaldesa, formen un grupo de no adscritos en el pleno. De esta forma, gestionarían fondos municipales de manera autónoma y podrían presentar iniciativas y mociones propias en el pleno. "Tendrían más dinero y más visibilidad política", señalan fuentes de Ahora Madrid, que aseguran que en el gobierno de Carmena ya se contempla esta hipótesis.

Fondos propios y autonomía política

El reglamento del pleno de Madrid fija que los concejales deben formar parte del mismo grupo con el que entran en el Consistorio. Sin embargo, contempla la posibilidad de escisiones en el caso de políticos que pertenecen a coaliciones electorales, como es el caso de Ahora Madrid. En este caso, y tras la disolución de la coalición, el reglamento habla de la posibilidad de formar "grupos independientes" o "mixtos". Otra vía es la creación de un grupo de "no adscritos": estos son "los concejales que no se integren en el grupo político que constituya la formación electoral por la que fueron elegidos o que abandonen su grupo de procedencia".

En ambos casos, los ediles del nuevo grupo reciben fondos propios —son menores en el caso de los no adscritos— y pueden presentar iniciativas, preguntas y peticiones al pleno.

En Ganemos admiten que "se habló" de la posibilidad de crear un "grupo de no adscritos"; es decir, una escisión que abriría las puertas a una candidatura alternativa en las elecciones de 2019. Aunque argumentan que "hoy por hoy" no están dispuestos a emprender ese camino, no cierran la puerta: "Todo se andará y más adelante no se sabe lo que va a ocurrir".

Este grupo critica duramente la actitud de la alcaldesa, a la que califica de "bastante autoritaria". "No se debería haber llegado a esto [la destitución de Sánchez Mato], aunque era hasta cierto punto previsible, porque se veía la deriva que estaba tomando todo. El principio del problema viene de la elección como aspirante de una persona que no se empapó de lo que era la candidatura", sostienen. Creen que la destitución de Mato fue un error y que en los últimos meses la alcaldesa ha actuado "sin oír" a la formación. También comentan la elección en primarias del nuevo secretario general de Podemos de Madrid, el exmilitar Julio Rodríguez: "¿Qué va a ser de nosotros, ahora que tenemos a una juez y a un general en Madrid?".

Por su parte, miembros de Ahora Madrid hablan sin tapujos del plan de Ganemos para crear "un grupo mixto" en el pleno y lo relacionan con la cuestión catalana. "Quieren crear una nueva CUP [partido de extrema izquierda e independista]", sostienen. Reconocen que ignoran cuándo se hará efectivo el nuevo grupo municipal, pero insisten en que la decisión ya está tomada. Prevén que nacerá después de los presupuestos de 2018 (en enero o febrero), en cuya votación los tres concejales de Ganemos podrían abstenerse.

"Más improbable es que se sumen los de Madrid-129", agregan las fuentes consultadas. Forman parte de Madrid-129 (corriente que se escindió de Ganemos) los ediles Celia Mayer, Javier Barbero y Guillermo Zapata, que amagaron el lunes con dejar las tareas de gobierno, pero no hablaron de formar su propio grupo.

El concejal Carlos Sánchez Mato en el pleno de Madrid. ampliar foto
El concejal Carlos Sánchez Mato en el pleno de Madrid.

Una de las incógnitas vinculadas a este nuevo grupo es el papel del exdelegado de Hacienda. Fuentes municipales creen que Sánchez Mato, actualmente dirigente de IU, podría sumarse a él. Pero descartan que los otros dos concejales de la formación (Mauricio Valiente y Yolanda Rodríguez) sigan ese camino. Fuentes de IU, otra formación crítica con el plan de ajuste de Carmena —que contempla recortes por 540 millones—, niegan que se vaya a crear un grupo aparte. En la dirección hablan de "seguir trabajando unidos, aunque sea difícil. Hoy no se contempla otra posibilidad".

Este martes se celebró la junta de gobierno. A su término, la portavoz, Rita Maestre, afirmó que el ejecutivo municipal está trabajando para redactar los nuevos presupuestos. Utilizó la ironía al afirmar que en la reunión reinó el "espíritu navideño". Este martes, EL PAÍS desveló que los líderes nacionales de Podemos e IU, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, intentaron mediar con Carmena para que retrasara la destitución de Mato. Pidieron que la salida del gobierno se llevase a cabo después de las elecciones catalanas del 21 de diciembre para desviar la atención de la crisis.

Mato cesa en las empresas públicas

El exdelegado de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, perdió a raíz de su cese en el área todos sus cargos en las empresas municipales Madrid Calle 30, Funeraria, Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) y Mercamadrid. Así lo confirmó este martes la portavoz municipal, Rita Maestre, después de la Junta de Gobierno. En una rueda de prensa, Maestre afirmó que la reunión en la que por primera vez no acudió Mato fue "razonablemente amable y productiva". También sostuvo que no se prevén más ceses, como afirmó Carmena varias veces los últimos días.

Por su parte, Mató volvió sobre el acuerdo alcanzado con Cristóbal Montoro para reconducir el gasto municipal. Según el edil, que mantiene el cargo de concejal-presidente de Vicálvaro, la aprobación del plan de ajuste supone "pagar un chantaje" y "cuando se pagan chantajes y no se resuelven los problemas, lo que se resiente es la verdadera justicia".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información