Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulan en Gipuzkoa una banda paquistaní que defraudó 3,7 millones en ayudas sociales

Un grupo organizado proveía de documentación falsa a ciudadanos paquistaníes para acceder a la renta de garantía de ingresos

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, en una comparecencia hoy en San Sebastián.
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, en una comparecencia hoy en San Sebastián.

Agentes de la Policía Nacional han detenido y puesto a disposición judicial a los dos cabecillas de una célula asentada en el País Vasco, a los que se acusa de dotar de documentos falsos a extranjeros de origen paquistaní para la obtención de manera fraudulenta de ayudas económicas de las administraciones públicas. Con la documentación falsificada podrían haber obtenido ayudas fraudulentas de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y de la Diputación de Gipuzkoa por más de 3,7 millones de euros.

Con estas detenciones se considera desarticulado el foco de actividad delictiva que se había instalado en un piso de Beasain (Gipuzkoa), vivienda que era usada como cobijo para la actividad delictiva y desde donde los dos principales investigados distribuían los documentos falsos. En el trascurso de la investigación han sido detectados, en los 320 expedientes analizados por los investigadores, un total de 331 documentos falsos, según ha dado hoy a conocer el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés.

Las investigaciones realizadas por la Policía apuntan que con el uso de documentos falsos se obtenían las Ayudas de Garantía de Ingresos (AGI) y la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), respectivamente. De esta manera podrían haber defraudado 3.774.920 euros de los fondos de bienestar social de la Diputación Foral de Gipuzkoa y del Servicio Vasco de Empleo (Lanbide).

La Policía Nacional ha localizado y detenido a 186 personas, 163 de estas por la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de San Sebastián y los 23 restantes en otras provincias como Bilbao, Castellón, Alicante, Segovia, Zaragoza, Barcelona, Albacete y Santander. También se han efectuado detenciones en los aeropuertos Adolfo Suarez de Madrid, El Prat (Barcelona) y Loiu (Bilbao) cuando alguno de los investigados trataba de abandonar España.

La operación continúa abierta puesto que hay 59 investigados que aún se encuentran en paradero desconocido y que son buscados por distintas provincias de España. En el desarrollo de las investigaciones se ha tenido conocimiento de que alguno de ellos reside en ciudades de Holanda, Italia, Grecia, Pakistán y Emiratos Árabes, y de que otros no han estado nunca en España.

Las diligencias policiales ponen al descubierto el funcionamiento y financiación de una red internacional dedicada al tráfico de seres humanos desde Pakistán a España. La atención al flujo migratorio clandestino de ciudadanos de origen pakistaní detectada en Gipuzkoa vino a evidenciar, en el transcurso de la investigación y tras el análisis global de la información obtenida, el funcionamiento de una red organizada que desde Pakistán se dedica, vía Italia o Grecia, o directamente Barcelona, a introducir en España de manera clandestina a ciudadanos extranjeros de origen paquistaní a cambio de dinero.

Después les facilitan documentos falsos (pasaportes, certificados de empadronamiento, contratos laborales, certificados...) y los trasladan hasta el País Vasco para que se hagan con alguna de las ayudas que ofrece el sistema de bienestar social. Una vez obtenidas, de la cuantía mensual percibida por cada uno de ellos, una parte importante debía ser enviada por medio de locutorios de Gipuzkoa a la organización en Pakistán.

Desde febrero de 2016 la Policía Nacional venía realizando, en colaboración con la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Servicio Vasco de Empleo (Lanbide), un análisis minucioso de los expedientes de las ayudas sociales correspondientes a las Ayudas de Garantía de Ingresos (AGI) y la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) tramitadas por ciudadanos de origen pakistaní, ante la sospecha de que estuvieran utilizando documentos falsos para solicitar las ayudas.

El principal investigado fue sorprendido en el transcurso de la operación portando una bolsa con documentos falsos en su interior a nombre de otros ciudadanos de Pakistán en la localidad de Beasain. Tras haberse comprobado que él mismo hizo uso de un certificado falsificado a su nombre para percibir de la Diputación de Gipuzkoa al menos la cantidad de 13.690 euros, se procedió a su detención.

Esta persona junto a otro compatriota eran los responsables de la venta de certificados de empadronamiento inauténticos a ciudadanos extranjeros en situación irregular a cambio de entre 350 y 400 euros en un inmueble de Beasain. El pasado 11 de septiembre fue detenido un ciudadano pakistaní que portaba documentios falsos y había obtenido de los servicios sociales de Gipuzkoa un total de 9.986 euros mientras residía de forma legal en Italia.