Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ponte Caldelas expedienta a topógrafos de la Xunta por trabajos del trasvase

El alcalde ha tachado de “delirante” que la Policía Autonómica le diera cobertura a los técnicos en terrenos municipales

Un topógrafo contratado para la obra de la Xunta trabaja en Ponte Caldelas con coches policiales en las inmediaciones.
Un topógrafo contratado para la obra de la Xunta trabaja en Ponte Caldelas con coches policiales en las inmediaciones.

El alcalde de Ponte Caldelas, el socialista Andrés Díaz, ha anunciado este lunes la apertura de un expediente sancionador a varios topógrafos de la Xunta que fueron sorprendidos por la Policía Local realizando mediciones para la acometida del trasvase del río Verdugo, al que se opone el Ayuntamiento, y para las que no hubo comunicación ni autorización previa. El regidor cumple así el aviso que lanzó la pasada semana al Gobierno gallego de que el proyecto del trasvase acabaría en los tribunales al carecer de un estudio mediambiental y sin haberlo consensuado con el Ayuntamiento, por lo que impedirá cualquier trabajo sobre el terreno que pretenda realizar la Xunta.

El primer paso ha sido abrir el expediente a la empresa que estaba realizando las mediciones a cuyos operarios les daba cobertura un coche patrulla de la Policía Autonómica. “Un hecho delirante e indicativo del desnorte de Augas de Galicia y de la Consellería de Medio Ambiente”, afirmó el alcalde en un comunicado. Andrés Díaz ha criticado además a la Xunta “por comprometer a los funcionarios policiales en la custodia de actuaciones supuestamente irregulares e impropias de una Administración responsable”, lamentó.

El regidor también ha exigido explicaciones al presidente de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez. “Resulta admisible que, además de llevar un mes hablando en los medios de comunicación del trasvase, que implica tender casi siete kilómetros de tubería por Ponte Caldelas sin comunicar nada, ni disponer de proyecto técnico, ni pedir licencia municipal, ahora envíen a las forzas de seguridade a proteger a una empresa que ocupa propiedades municipais y privados por la vía de los hechos”, añadió Andrés Díaz.

El Ayuntamiento alegó que al tratarse de un uso intensivo o extraordinario de las vías públicas municipales, la actividad de los topógrafos está sometida al reglamento municipal que exige una autorización administrativa. “Porque una cosa es el uso ordinario que todos podemos hacer de los viales municipales, y otra es la utilización especial en la que se estacionan vehículos y aparatos de manera intensiva”, ha incidido el alcalde.

Vigilancia con drones

Mientras el río Verdugo bajaba desbordado por los efectos del temporal y el embalse de Eiras ha recuperado practicamente su capacidad, los topógrafos trabajaban en un vial de la parroquia de Roca, muy cerca de donde la pasada semana tuvieron otro encontronazo con los vecinos que se oponen al travase. A través de la Asociación Rexeneración Forestal Autóctona, creada recientemente para minimizar y recuperar los efectos de los incendios, los vecinos se han unido ahora para impedir las obras en el río impuestas por la pertinaz sequía en el sur de Pontevedra.

Pero la falta de agua también afecta a 26 parroquias de Ponte Caldelas que todavía dependen de los manantiales como medio de abastecimiento pero muchos ya están agotados. Cualquier actuación de obreros o maquinaria para la acometida de tuberías será advertida por drones que vigilan constantemente este entorno. El Goberno local que conforman el PSdeG-PSOE, AVP y BNG, ya disponen de un extenso informe xurídico que sugiere los posibles trámites administrativos para oponerse a esta obra, “carente a día de hoy de proxecto técnico y estudo de impacto ambiental”, insiste el Ayuntamiento. También los asesores jurídicos barajan dar a batalla por la vía del Contencioso, en función de los pasos que vaya dando la Xunta de Galicia.

Sanidade insiste en que el agua de Vigo es de "mala calidad" y "no apta" en algunos puntos

EP

Los análisis realizados por los inspectores de Saúde Pública de la Consellería de Sanidade en la red de abastecimiento de Vigo y de varios municipios de su área confirman que el agua es "de mala calidad" y, en algunos puntos, "no apta para el consumo", debido a que los valores de hierro son superiores a los recomendados. Así lo ha confirmado este lunes, en rueda de prensa, la jefa territorial de Sanidade, Ángeles Feijóo, quien ha explicado que, a nivel general, el agua sigue siendo "de mala calidad", aunque sea potable. No obstante, ha precisado, las muestras analizadas en determinados puntos, como en las zonas de Sanjurjo Badía y Valladares en Vigo, en Berducedo-Moaña, en San Esteban de Redondela o en un punto de la red de O Porriño, indican niveles de hierro por encima de 600 ppb (partes por billón), lo que significa que el agua no es apta para el consumo humano.

Estos resultados proceden de muestras extraídas el pasado sábado y, según ha precisado Feijóo, en algunos casos difieren de los resultados facilitados por la concesionaria Aqualia (de muestras tomadas el domingo). Por ello, se han repetido los análisis este lunes, para comprobar por qué se ha producido esa "dispersión". Así, los estudios del laboratorio de la empresa muestran que los valores son "estables", tanto en Vigo, como en Soutomaior, Moaña y Redondela, aunque estarían "cerca de superar el límite" en algunos puntos.