EL PAÍS mira a Madrid…en México

La FIL de Guadalajara lleva una antología de las visiones de la ciudad publicadas por el periódico a través de su historia

Recuerdos en la Plaza Mayor.
Recuerdos en la Plaza Mayor.Raúl Cancio

Mientras discurre la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), en el estand de EL PAÍS y en algunos de los actos que ha protagonizado este periódico en la cita más importante de la literatura en español se pasaban las fotografías que Raúl Cancio hizo de Madrid a lo largo de la historia del periódico, nacido en la capital de España en 1976.

Esas imágenes, en blanco y negro y en color, están en un libro digital que ha preparado para esta ocasión nuestro compañero Goyo Rodríguez, subdirector de Proyectos Especiales del periódico, y acompañan textos de escritores y periodistas españoles convocados a lo largo de su historia para retratar en estas páginas la vida de la ciudad. [El libro se puede descargar en formato PDF en la página web de EL PAÍS (www.elpais.com)].

Entre los autores seleccionados están históricos colaboradores o redactores de EL PAÍS, como Rosa Montero, Rafael Fraguas, Joaquín Vidal y Ricardo Cantalapiedra. Junto a ellos, escritores como Moncho Alpuente o Juan García Hortelano, tan incorporados a la vida misma de Madrid, o Manuel Vicent, que vino de Valencia cuando aún se parecía a Marlon Brando y quería comerse la ciudad.

El libro ha sido realizado para marcar la presencia de Madrid como capital invitada a la FIL. Y prosigue la larga historia de comparecencias del periódico que nació en la calle de Miguel Yuste, del barrio de San Blas, en Madrid, en la feria del libro más importante del mundo en español. EL PAÍS, que siempre ha mostrado su vocación europea y latinoamericana, considera la FIL como un acontecimiento cultural de primera magnitud y ha participado en ella con debates, exposiciones o coloquios sobre periodismo, política o la vida en general.

Más información

EL PAÍS ha afirmado su relación con la ciudad no solo en la crónica cotidiana de sus logros o sus sucesos, sino en el relato simbólico de sus metáforas literarias. Antonio Muñoz Molina, por ejemplo, que vino aquí desde su Úbeda natal dice, nada más comenzar este libro digital, en su artículo Capital de la gloria: “En llegar a Madrid y en irse de Madrid se le va a uno parte de la vida. Es uno el que se mueve, el que regresa y se marcha, pero no se puede eludir el efecto óptico de que sea la ciudad la que parece alejarse o venir hacia él con la rapidez ilusoria de las transparencias del cine”.

Y del cine parte lo que dice Pedro Almodóvar (en Callejón sin salida) acerca de lo que ahora parece una arqueología de los lugares que Madrid dedica a la exhibición del arte en los Alphaville y los Renoir, 22 de mayo de 1992: “En una época en que el cine es cada vez más un zoco en el que solo importa el comercio, las cuatro salas de la calle de Martín de los Heros (junto a sus hermanas del Renoir) proporcionan a los días y las noches de Madrid un callejón con salida, donde todas las aventuras son posibles”.

Es un caleidoscopio de Madrid visto por EL PAÍS a través de las plumas de Luis Carandell, Elvira Lindo, Soledad Puértolas, Almudena Grandes, Juan José Millás, Joaquín Sabina, Manuel Vicent, Clara Sánchez, Vicente Molina Foix, Arturo Pérez-Reverte, Fernando Delgado, Benjamín Prado, o el último de los cronistas de la ciudad, Jorge F. Hernández, que no solo escribe sino que dibuja aquí cada sábado la ciudad en su Café de Madrid…

Todos ellos amparados por las fotografías de Raúl Cancio, desde la Torre Picasso hasta el Lhardy, una bellísima crónica movible de la ciudad que fue de los Austrias y de la Movida y ahora es, además, acaso la ciudad más rabiosamente literaria de Europa, trasplantada estos días por EL PAÍS al centro mismo de la literatura en español, la FIL de Guadalajara, México.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50