Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la presión sobre Puigdemont para que no ceda

La CUP y la ANC piden al president que levante la suspensión de la declaración y Junqueras insinúa seguir esa línea

Varios periodistas haciendo guardia frente al Palau de la Generalitat por la reunión de los consejeros.
Varios periodistas haciendo guardia frente al Palau de la Generalitat por la reunión de los consejeros. EL PAÍS

ERC y la CUP y la organización privada Asamblea Nacional Catalana (ANC) están presionando para que Carles Puigdemont levante la suspensión de la declaración de independencia tras constatar el rechazo del Gobierno a dialogar fuera del marco constitucional. El exeurodiputado  Ernest Maragall sostuvo el jueves en las redes sociales que el resumen de la oferta del PP y el PSOE es “rendición o represión. Es hora de asumir el riesgo de la libertad”. El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, contestó: “Totalmente de acuerdo”.

“Rendición o represión. Es hora de asumir el riesgo de la libertad”, dijo Ernest Maragall. "Totalmente de acuerdo", abundó Oriol Junqueras

El Gobierno envió un requerimiento a Puigdemont para que, antes del lunes a las 10.00, aclare si el martes declaró o no la independencia de Cataluña. En función de su respuesta decidirá si aplica el artículo 155 de la Constitución, que implica intervenir competencias autonómicas. El Govern entiende que la declaró pero la suspendió en aras del diálogo. El secretariado de la ANC acordó el jueves en una reunión extraordinaria, por unanimidad, instar al Parlament a levantar esa “suspensión” y pidió al Govern que aplique la ley de transitoriedad jurídica por considerar que el Estado rechaza el diálogo.

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, no estuvo en el cónclave del jueves. pero el Pleno del secretariado se reúne hoy en Sant Cebrià de Vallalta (Barcelona), un pequeño municipio que sufrió las cargas policiales el 1 de octubre. En una carta a sus socios, Sànchez recalca que el objetivo de la república catalana es “irrenunciable”, pero omite la postura del secretariado. El dirigente independentista intuye una “reacción antidemocrática” del Gobierno, pide a los socios que estén preparados para nuevos “paros masivos” y avisa de que tiene la sensación de que está siendo utilizado como “rehén” de la Fiscalía. Jordi Cuixart, presidente de Òmnium, Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos, y el propio Sànchez declaran el lunes en la Audiencia Nacional por un presunto delito de sedición.

La impresión mayoritaria en ERC, la CUP y Demòcrates —la escisión soberanista de Unió— es que renunciar a la declaración de independencia no evitará la “represión” del Gobierno. Las causas judiciales —hay querellas contra el Govern y los miembros de la Mesa del Parlament por desobedecer al Tribunal Constitucional— siguen su curso. Tras el debate sobre Cataluña en el Congreso y la celebración de la Fiesta Nacional, Ernest Maragall insinuó que el Estado busca solo una capitulación. Y Junqueras comulgó con el análisis. Con antelación a la eventual aplicación del artículo 155, el Ministerio de Hacienda confirmó ayer que quiere prolongar la intervención de las cuentas de la Generalitat.

El consejo político de la CUP debatirá hoy si renuncia a la actividad parlamentaria mientras Puigdemont no dé pasos firmes hacia la república. Si abandonan el Parlament dejarían a Junts pel Sí en minoría. Pero el foco de tensión no está solo en los anticapitalistas. ERC no quiere tirar por la borda su capital político cuando, además, todos los sondeos pronostican que ganaría de forma holgada unas elecciones. Independentistas de toda la vida, los republicanos rechazan renunciar a su proyecto justo cuando están a las puertas de lograrlo. El diputado Joan Tardà pidió confianza a los electores de ERC, enarboló la bandera de la “unidad” y pidió estar al lado tanto de Puigdemont como de Junqueras.

“No tenemos tanta prisa por si son una semana o dos, pero esto tiene un tiempo y, si no se ejecuta, toma validez la declaración", afirma el portavoz de ERC

El reloj para activar el artículo 155 se parará el jueves. Sergi Sabrià, portavoz de ERC, obvió ese calendario en favor de la negociación. En una entrevista a Onda Vasca, el diputado defendió que Puigdemont debe responder al requerimiento afirmando que la independencia está declarada y firmada por la mayoría de diputados. “Nuestra voluntad no es aplicar [la independencia] sino poderlo hablar”, dijo. El diputado abogó por poner un “límite” a ese plazo. “No tenemos tanta prisa por si son una semana o dos, pero esto tiene un tiempo y, si no se ejecuta, toma validez la declaración. No necesitamos ni otro pleno ni otra firma, el compromiso está y simplemente habrá que levantar la suspensión”, agregó.

Los anticapitalistas remitieron ayer una carta pública al president en la que le piden que proclame la “república” al estimar que es la única manera de lograr la intervención de actores internacionales es si Cataluña es ya sujeto político. La misiva sostiene que responder de otro modo supondría “avalar todas y cada una de sus amenazas[DEL ESTADO], su menosprecio y su represión”. La CUP sostiene que la gran fuerza de Cataluña es su “gente” a la que considera su única “estructura de Estado”. Tras avisar de que Cataluña carece de aliados y recursos naturales, la CUP cierra la “esperanza” de una mediación internacional si solo es una reforma constitucional sin garantías.