Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turull: “Si el Gobierno activa el 155, entenderemos que no hay voluntad de diálogo”

El portavoz del Ejecutivo catalán admite que se decidió suspender la declaración de independencia a petición de los mediadores internacionales

Puigdemont saluda Joan Coscubiela (Catalunya sí que es Pot) en el Parlament.
Puigdemont saluda Joan Coscubiela (Catalunya sí que es Pot) en el Parlament.

La pelota está en el tejado de La Moncloa. Después de congelar durante un tiempo indeterminado la declaración de independencia para abrir un proceso de diálogo, el Gobierno catalán está ahora a la expectativa de que el presidente español Mariano Rajoy coja el guante y acepte la oferta de sentarse y negociar una salida al conflicto catalán. La respuesta que dé hoy el consejo de ministros, convocado para las 9:00, marcará también la siguiente pantalla que activará el Govern. Esta mañana el portavoz del Ejecutivo catalán, Jordi Turull, ha admitido que si Rajoy decide suspender la autonomía, se volvería a activar la declaración de independencia. "Si el Gobierno activa el 155, entenderemos que no hay voluntad de diálogo [...] Ante la imposibilidad de dialogar, tenemos que ser consecuentes con nuestros compromisos", ha subrayado esta mañana en varias entrevistas en radios y televisiones.

Estaba previsto que el president Carles Puigdemont declarase la independencia ayer por la tarde en una sesión parlamentaria convocada con gran pompa. El propio Turull, horas antes, admitía con una sonrisa en la boca que este martes sería "un día histórico". Las entidades soberanistas habían llamado a concentrarse ante las puertas del Parlament para dar apoyo a Puigdemont en una sesión -con más de 300 medios internacionales y cerca de un millar de periodistas acreditados- que debía pasar a la historia para el independentismo. Pero no fue así. Llamadas de última hora por parte de medidadores internacionales pidiendo un aplazamiento de la declaración de independencia truncaron el plan inicial.

Turull ha admitido que durante el día de ayer tanto el presidente Puigdemont como el vicepresidente Oriol Junqueras y el consejero de Asuntos Exteriores Raül Romeva recibieron sendas llamadas de mediadores internacionales advirtiendo de que si se declaraba la independencia se cerraba la puerta a una solución dialogada y acordada. "Hay mucha gente que nos ha pedido abrir un proceso de diálogo y que entonces se implicaría. Pero esto no significa renunciar a nada", ha añadido. También ha asegurado que estos mediadores han contactado con el Gobierno central, pero no ha querido entrar en más detalle. "El terreno de la mediación es el terreno de la discreción", ha justificado.

La CUP, visiblemente molesta con el aplazamiento de la independencia, ha dado el plazo de un mes al Gobierno catalán para declarar la secesión. Turull no ha querido entrar en el calendario. Ha asegurado que el proceso de diálogo "no tiene un plazo indefinido". "Pero saber si quieren dialogar sí, hoy lo sabremos. Si no quieren dialogar, hasta aquí hemos llegado", ha remachado.