Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont, en el cierre de la campaña del referéndum: “Ya hemos ganado”

Decenas de miles de personas acompañan a las fuerzas independentistas en Montjuïc

El 'president' Carles Puigdemont junto al ex presidente Artur Mas en el acto a favor del referéndum Vídeo: Quality

"Ya hemos ganado, hemos vencido los miedos y las amenazas de un Estado autoritario que no nos quería dejar llegar hasta aquí y pretendía que nos rindiéramos a la primera dificultad", aseguró este viernes Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat en el acto final de la campaña a favor del 'sí' organizado por las entidades independentistas y los partidos secesionistas que reunió a unas 80.000 personas, según los convocantes, en la avenida María Cristina de Barcelona, a los pies del Montjuïc.

El president consideró segura la victoria del 'sí' en la consulta del domingo, algo que nadie cuestiona, y reconoció: "Nos parecerán las horas más largas y más impacientes para ganar la independencia". Por ello, arremetió contra las operaciones policiales y los registros judiciales. "No sabían que como pueblo que somos que en cada dificultad nos hacían más fuertes", dijo Puigdemont, quien resaltó las "movilizaciones" de los catalanes en defensa del referéndum.

A la espera de "rematar la vitoria definitiva el domingo", Puigdemont aseguró que el 1 de octubre "se acaba el proceso y empieza el progreso" cuando Cataluña asuma la independencia. Y el escenario que dibujó es el de "un país que solo pide ser tratado como un país normal, en el que nadie tenga miedo de su policía, que no le corten Internet y en el que nadie sea amenazado por decir que quiere votar". "El domingo tenemos una cita con el futuro y el lunes empezaremos a caminar, nos volveremos a mirar en el espejo y nos reconoceremos", aseguró el president, sin dar ninguna pista de cuándo se producirá la declaración de independencia.

Por su parte, Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat, utilizó un tono mitinero poco habitual en él, para proclamar que la causa de la democracia era la causa "de la libertad, de la justicia, de la dignidad" y coincidió con Puigdemont en que la Generalitat y el independentismo ha superado todas las actuaciones del Estado para impedir la consulta. "La superación de cada reto nos hace más fuertes y el mundo nos mira con más simpatía y en la superación del miedo empieza el camino de la libertad", dijo el presidente de Esquerra Republicana muy emocionado antes de proclamar: "Somos el fruto de muchas derrotas, pero también la semilla de todas las victorias".

Boya (CUP): "Roma no paga a traidores"

Sus discursos nada tuvieron que ver con el de Mireia Boya, diputada de la CUP, quien dos horas antes había marcado distancias con los compañeros de viaje del independentismo y advirtió de que el 1 de octubre no es "ni una movilización, ni un proceso participativo", que es como lo definen el referéndum Podem o Catalunya en Comú, la fuerza política que impulsa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

"Es un referéndum de autodeterminación porque queremos declarar la independencia", aseguró Boya, antes de lanzar una advertencia clara al Gobierno de Carles Puigdemont. "Si no declaráis la independencia no os lo perdonaremos nunca. Roma no paga traidores", aseguró, antes de pedir a los concentrados que acudan a "defender" los colegios electorales al acabar el acto y reclamar la marcha de "las fuerzas de ocupación", en referencia a la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Por su parte, Marta Rovira, secretaria general de Esquerra Republicana, reclamó a los congregados que "resistan" hasta el final y así lograr la república catalana después de una campaña de 15 días "que han parecido tres meses". "El domingo lo ganaremos todo", ha asegurado, después de preguntar al Gobierno del PP si pensaba que el independentismo se iba a atemorizar por las decisiones judiciales y las actuaciones policiales en contra del referéndum.

Marta Pascal, coordinadora general del PDeCAT, ha cargado contra el "ridículo" del Gobierno por intentar evitar el referéndum. "Nosotros somos los que defendemos la democracia y ellos la quieren torpedear y no lo permitiremos", dijo la dirigente de la antigua Convergència, que se mostróp convencida del triunfo del sí en el referéndum. "La victoria es nuestra, estamos a dos días del día de nuestra vida", añadió.

En ese intento de escenificar un acto transversal en favor del referéndum también tomó la palabra Joan Josep Nuet, miembro de la Mesa del Parlament y diputado de Catalunya sí que es Pot, que marcó distancias con algunos de los intervinientes. "Esto no va de independentismo, va de democracia", dijo, al tiempo que defendió la posibilidad de votar cualquiera de las opciones el 1 de octubre. "Somos un solo pueblo", dijo, recordando el conocido lema del PSUC, el histórico partido de los comunistas catalanas.

Jaume Asens, cuarto teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y miembro de Barcelona en Comú también defendió la participación en la consulta. "Nos ha llegado la hora, estamos sintiendo que se rompen las cadenas del régimen del 78", dijo Asens, antes de criticar a Miquel Iceta, primer secretario del PSC, por haber afirmado que el independentismo "odia a los españoles". También apeló a la España progresista que defiende el referéndum, escenificado en la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. "Viva el Madrid del no pasarán y del 15-M", zanjó.