Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “El Estado ha suspendido de facto el autogobierno y ha aplicado el Estado de excepción”

El presidente catalán dice que el Estado "ha sobrepasado la línea roja que lo separaban de los gobiernos represivos" y se reafirma en la celebración del referéndum

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acusó ayer al Gobierno central de estar tutelando la operación policial en Cataluña contra la celebración del referéndum y le acusó de haber suspendido “de facto” la autonomía y aplicado el Estado de excepción. El president recriminó a La Moncloa haber atravesado las líneas rojas que le separaban de los regímenes autoritarios para convertirse en “una vergüenza democrática”. Su objetivo es que el 1 de octubre se celebre el referéndum.

Tras conocerse la magnitud del operativo policial, saldado con 14 personas detenidas, a quienes se les supone un papel clave en el referéndum, Puigdemont convocó una reunión extraordinaria del Consell Executiu. Al Palau acudieron, entre otros, el expresidente Artur Mas y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

La sesión duró dos horas. Mientras se iban concentrando decenas de independentistas en la plaça de Sant Jaume, Puigdemont, arropado por sus consejeros, leyó una declaración institucional en defensa de la legitimidad de su Gobierno y contra las prácticas del Ejecutivo de Rajoy al que imputó una actitid “totalitaria” y “antidemocrática”; la suspensión “ilegítima” al Govern y no respetar los “principios elementales” de la democracia. El president acusó al fiscal general de confundir su autoridad con “la barra libre” y recitó lo que considera una violación de derechos fundamentales: citaciones a alcaldes sin haber cometido delitos; registros “indiscriminados”, la “intimidación” a los medios, el intento de bloqueo de las cuentas de la Generalitat, la violación del secreto de las comunicaciones o el cierre de páginas webs. Tras señalar que es una situación inédita en la Unión Eurpea, Puigdemont llamó a los ciudadanos a defender el 1 de octubre “la democracia”. “El día 1 saldremos de casa, llevaremos una papeleta y la utilizaremos”.

Fue esa la única alusión que realizó Puigdemont al referéndum. La gran incógnita es saber el daño que la operación policial ha causado a la logística de la consulta después de que se hayan requisado nueve millones de papeletas y detenido a los supuestos responsables de la infraestructura. Anna Gabriel, de la CUP, admitió la dificultad que supondrá a partir de ahora poner en marcha la convocatoria, pero invitó al president a reconstruirla para que no triunfe, dijo, lo que se “parece mucho a un golpe de Estado”.

Reunió extraordinària del Consell Executiu del Govern de Catalunya. Ferms i decidits! #1Oct

Una publicación compartida de Carles Puigdemont 🗳 (@carlespuigdemont) el

Jordi Sànchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana, que estuvo también en el Palau, llamó a los ciudadanos a movilizarse ayer y este domingo ante las plazas de los Ayuntamientos y expresó su convicción de que la convocatoria del referéndum sigue vigente. “Estamos convocados por nuestro Govern a las urnas. Hasta que no diga lo contrario, estamos convencidos de que el 1 de octubre votaremos”. En una concentración en la plaça de Sant Jaume, en la que coincidieron líderes de entidades y partidos soberanistas, incluidos los comunes, Sànchez deslizó que los agentes no habían localizado las urnas, pero que, incluso si se localizaran, los catalanes votarán.

La percepción del Govern y del soberanismo es que, pase lo que pase, nada será igual. Además del referéndum, la pugna se ha escorado también en defensa de las instituciones catalanas. “Eso es sagrado”, dijo Joan Ignasi Elena, expresidente del pacto nacional por el referéndum que pedía una consulta pactada. Tras la Diada, el soberanismo se prepara para nuevas concentraciones multitudinarias. Miquel Iceta, líder del PSC, llamó a los dos Gobiernos a parar “una escalada que nos lleva a todos al desastre”. Los alcaldes de PSC del Baix Llobregat pidieron anoche el cese de las actuaciones policiales.

Más información