Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sindicato de los Mossos dice que “cumplirán la ley”

Los agentes que desobedezcan a la Fiscalía tendrían "consecuencias graves"

Un agente de los Mossos entra en el Parlament.
Un agente de los Mossos entra en el Parlament.

Los Mossos d’Esquadra continúan en el centro de las miradas después que la Fiscalía General del Estado les haya ordenado la retirada de las urnas si se celebra el referéndum de independencia ilegal. Antoni Castejón, líder del Sindicato de los Mossos, una de las principales fuerzas sindicales, ha declarado este jueves que cumplirán la ley porque para “cualquier policía, desobedecer tendría consecuencias graves”. El consejero de Interior catalán, Joaquim Forn, ha garantizado en diferentes ocasiones el derecho a votar, incluso con el apoyo directo de la policía catalana.

El Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, ha enviado este viernes una orden a los Mossos d’Esquadra, a la Policía Nacional y la Guardia Civil para que, en su condición de policía judicial, impidan cualquier delito relacionado con el referéndum ilegal del 1 de octubre. Maza recuerda en su escrito que quien participe en los preparativos de la votación podrá ser acusado de los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales.

El secretario general del Sindicato de los Mossos d’Esquadra, Antoni Castejón, declaró a la Cadena SER la noche del pasado jueves que no contempla otra cosa que no sea obedecer la ley. “Lo que diga un juez va a misa”, aseguró Castejón, quien opina que los agentes no tienen alternativa: “Es como en los desahucios, no podemos hacer otra cosa que cumplir la ley”.

La postura de este  sindicato de la policía autonómica choca frontalmente con las declaraciones del consejero de Interior, Joaquim Forn, quien el pasado 23 de julio garantizó que los Mossos facilitarían la participación ciudadana en el referéndum, que ha sido suspendido por el Tribunal Constitucional.

Desde la Unión Sindical de la Policía Autonómica (USPAC) consideran que la Generalitat desobedecerá, una vez más, al Gobierno. Si eso sucede, no existirá responsabilidad individual para ninguno de los 17.000 agentes, afirmó a EL PAÍS su portavoz, Josep Miquel Milagros.La responsabilidad será, según el agente, de sus máximos jefes: el consejero Forn y el major de Mossos, Josep Lluís Trapero. “Para desacatar a un tribunal tienes que recibir una orden personal”, recordó Milagros, en alusión al escrito enviado por la Fiscalía a ambos y notificado ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Una semana antes de que el consejero garantizara el apoyo de la policía autonómica al referéndum, presentaron su renuncia al cargo su predecesor Jordi Jané y el entonces director de la policía catalana, Albert Batlle. En sus resoluciones, el TSJC también ha a apercibido a 60 altos mandatarios del Govern, así como a 1.000 cargos públicos de "su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa sobre el 1-O".

El portavoz del sindicato USPAC considera que el trabajo de los Mossos es el de garantizar la seguridad ciudadana, no el de retirar urnas y rechazó la posibilidad de que la Guardia Civil realice esa función. En su opinión, el Gobierno de Mariano Rajoy está haciendo el “ridículo” con la apertura de una investigación en la imprenta de Constantí (Tarragona) que supuestamente produce las papeletas para el referéndum.

Moción del PP

Por otra parte, el Parlament aprobó este viernes una moción del PPC que “alienta a los miembros de todos los cuerpos policiales presentes en Cataluña a continuar defendiendo con su actuación la libertad, la justicia, la igualdad, la legalidad y la seguridad como valores esenciales de la sociedad democrática”.

La iniciativa tuvo los votos a favor de todos los grupos, excepto la CUP, aunque el debate se volvió a centrar en el papel de los Mossos d’Esquadra y el referéndum. La moción no deja claro que velar por la legalidad significa que los cuerpos policiales colaborarán para impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre, por lo que Junts pel Sí no ha tenido ningún reparo en votar a favor.

Desde el PP, Esperanza García sí que aludió al papel de la policía catalana y centró sus críticas en el consejero de Interior, Joaquim Forn, exigiéndole que mantenga a los agentes autonómicos al margen: “Los Mossos no son los soldaditos de plomo del consejero”, dijo. Montserrat Fornells (Junts pel Sí) criticó que el PP se erija como defensor de la policía autonómica cuando el Gobierno del PP mantiene una “deuda” con la Generalitat por el despliegue territorial de los Mossos, y también cuando ha puesto trabas, a su juicio, a su acceso a la información de los cuerpos policiales sobre terrorismo internacion

 

Más información