Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP entrega papeletas a los policías que vigilan la imprenta de Constantí por el 1-O

Los agentes enlazan la segunda jornada de registros al personal que sale de la empresa

Miembros de la CUP entregan papeletas a la Guardia Civil.
Miembros de la CUP entregan papeletas a la Guardia Civil.

La Guardia Civil mantiene el dispositivo de vigilancia ante la empresa Indugraf Offset, en Constantí (Tarragonès), y ha continuado este jueves con los registros que puso en marcha ayer para detectar si en los coches que usan los trabajadores para salir de la imprenta se oculta material electoral relacionado con el referéndum del 1 de octubre. La Guardia Civil tiene indicios para sospechar que en estos talleres, ubicados en un polígono industrial muy cercano al aeropuerto de Reus, se han editado listas de votantes, así como una guía de instrucciones para el personal que ocupe las mesas electorales. Varios cargos y militantes de la CUP se han acercado esta mañana hasta la empresa para protestar por el control policial a los trabajadores y han hecho entrega de un puñado de papeletas electorales a los guardias que custodian la puerta. "Ya tienen las papeletas que buscan, que se vayan a casa y dejen de molestar a los trabajadores", ha declarado la concejal de la formación anticapitalista en Tarragona, Laia Estrada. Por su parte, Marta Llorens, edil de la CUP en Reus, ha entablado una breve charla con los agentes y les ha acusado de "dar risa". Los guardias han recogido las papeletas y han señalado que se las entregarían a sus mandos superiores. 

La acción ha sido recogida por el numeroso corro de medios de comunicación que hay congregado ante las dependencias de Indugraf. La posibilidad que la Guardia Civil termine accediendo al interior de las dependencias de la imprenta, circunstancia no descartada por fuentes del propio Instituto Armado, pero que está condicionada a una previa autorización judicial, mantiene el foco de atención ante las puertas de la empresa. De momento, los registros se ciñen a inspeccionar los vehículos que usan los trabajadores para salir de la nave. El personal es identificado y se le conmina a bajar del coche y a abrir puertas y maletero para que los guardias puedan revisar al interior. Buscan, siguiendo indicaciones de la Fiscalía, material electoral que guarde relación con el referéndum del 1 de octubre.