Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enseñanza amplía el profesorado y revierte los recortes tras ocho años

El curso escolar en Cataluña empezará con 5.514 nuevos maestros y profesores, un 7% más que en el curso pasado

Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.
Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.

El curso escolar, que comenzará el 12 de septiembre, ha empezado este viernes para los 71.175 maestros y profesores que enseñan en los centros en Cataluña. Con la incorporación de 5.514 docentes, un 7% más que en el curso anterior, este año se supera el número de profesores que había en 2010 (70.726 docentes), antes de los recortes del Gobierno de Artur Mas. El presupuesto del Departamento de Enseñanza para la docencia, sin embargo, está todavía algo por debajo del de antes de los recortes, y se sitúa en 3.095 millones de euros. Los sindicatos celebran la ampliación de plantilla: "Por primera vez podemos hacer una valoración positiva".

La principal novedad de este curso 2017/2018 en Cataluña es la incorporación de los 5.514 maestros y profesores. La consejera de Enseñanza, Clara Ponsatí, ha asegurado en la presentación del curso que esta es una evidencia "del gran esfuerzo del Gobierno con la educación". La ampliación del profesorado fue una de las condiciones de la CUP para la aprobación de los últimos presupuestos de la Generalitat, y responde también al acuerdo cerrado con los sindicatos el pasado 31 de enero. Este incremento se realiza en paralelo a la convocatoria de oposiciones, prevista para finales de año, de 2.000 plazas de profesorado.

De los nuevos docentes, 800 forman parte de una bolsa de sustituciones. Más de 2.500 profesores se incorporan para compensar la reducción de una hora lectiva, lo que "mejorará la calidad educativa, porque es una hora que permite la organización y la preparación de las clases", ha detallado Manuel Pulido, secretario general de la Federación de Educación de Comisiones Obreras.

Otros 463 profesores, que ya han empezado a trabajar, se reparten entre los centros por el incremento de alumnos este curso: habrá 1,5 millones de alumnos entre todas las etapas educativas no universitarias, 2.700 más que el curso anterior. La incorporación de docentes y la ampliación de los grupos dan lugar a unas ratios entre profesorado y alumnado "excepcionalmente bajas y buenas", ha declarado Ponsatí. En educación infantil y primaria, la proporción es de 12,9 alumnos por docente, y en Secundaria y Bachillerato, de 10,6.

Materiales para tratar la radicalización

Los atentados yihadistas que sacudieron Barcelona y Cambrils el pasado 17 de agosto ocurrieron justo en medio del proceso de valoración del programa PRODECAI. Este programa, impulsado por el departamento de Educación y el de Interior, consiste en dotar de materiales y herramientas a los docentes de los centros de Cataluña para educar a los alumnos en relación a los atentados que han ocurrido en los últimos tiempos en ciudades europeas.

El programa es también de prevención, para dotar a los profesores de las herramientas necesarias para detectar la radicalización. De momento, según el departamento de Educación, solo los directores de los centros han recibido formación en este sentido. "Una primera valoración es que tenemos que darnos prisa y formar también al resto de profesores", ha afirmado la consejera de Enseñanza, Clara Ponsatí. 

La ampliación de la plantilla se completa con 200 docentes para la escuela inclusiva, que irán acompañados de 99 educadores nuevos, y con 350 nuevos profesores que se incorporan a los centros donde hay más complejidad educativa por el entorno social. También habrá más de 1.000 nuevos docentes para mejorar la escolarización y para compensar las horas del resto de la plantilla.

Autonomía de los centros

Otra de las novedades de este nuevo curso es la gestión de las llamadas "plazas perfiladas", aquellos puestos de trabajo que los centros demandan según necesidades específicas, y que representan el 5% del total de la plantilla. Desde este curso, el director del centro podrá publicitar una oferta a la que se podrán presentar los candidatos, sin importar su número en la lista de espera. Estos serán entrevistados y seleccionados por el centro educativo. "Esto da mucha autonomía a los centros, y es muy importante para avanzar en la mejora educativa y en la creación de equipos cohesionados", ha destacado el secretario del departamento de Enseñanza, Lluís Baulenas.

Con respecto a las becas comedor, en 2017 hubo 106.000, pero no es posible hacer una previsión para este año. En el curso anterior, el departamento decidió que el límite según el cual se otorgan las becas seguiría el umbral de la pobreza. "No podemos hacer una previsión, porque atenderemos a todos los que estén debajo del umbral", ha indicado Ponsatí.

El departamento también ha detallado que, este curso, habrá 15 centros educativos nuevos en Cataluña. Once de estos serán en módulos prefabricados. En el curso 2016/2017 hubo centros 1.010 en barracones, y este año habrá 1.017. Dos de los centros que estaban en módulos el año pasado han pasado este verano a edificios nuevos. Otros dos centros en barracones se han trasladado a espacios de construcción reconvertidos en centros educativos. "La intención es ir reduciendo los módulos", ha explicado Baulenas.