Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía indaga las conexiones internacionales de la célula

Los Mossos abren la puerta a que el asesinato en Sant Just Desvern esté vinculado con el atentado de Barcelona

Escombros de la casa que los terroristas usaron para fabricar explosivos.
Escombros de la casa que los terroristas usaron para fabricar explosivos.

Los Mossos d’Esquadra investigan los viajes que los supuestos integrantes de la célula yihadista que cometió los atentados de La Rambla de Barcelona y Cambrils realizaron a varios países de Europa, entre ellos Bélgica, Suiza, y Marruecos antes de los ataques. El jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, admitió que esas pesquisas se hallan en fase “muy inicial”, pero explicó que la policía tiene constancia de esos desplazamientos.

Los Mossos tratan de esclarecer las conexiones internacionales de la célula para saber si esta estaba en contacto con otros grupos yihadistas europeos. “Hay alguna persona que podría haber hecho algún viaje al centro de Europa. Estamos viendo con quién se relacionaba y con qué objetivo”, señaló Trapero en una comparecencia ante los corresponsales de medios extranjeros.

En los últimos meses, los integrantes del grupo, formado por 12 personas, habrían ido a países de Europa Central y a Marruecos. Yousef Aalla, que podría haber fallecido en la vivienda de Alcanar (Tarragona) que usaban como base operativa para fabricar los explosivos y que estalló de forma fortuita el pasado miércoles, viajó en diciembre del año pasado a Zúrich (Suiza).

Ese viaje fue confirmado ayer por la Oficina Federal de Policía helvética, según su portavoz, Cathy Maret, a la agencia suiza Ats. “Por el momento no ha sido posible establecer si los autores tienen alguna vinculación con Suiza y en caso de que sea así, cuál sería”, afirmó. Según la portavoz, la estancia de Aalla —del que se sospecha que manipuló explosivos— en el país pudo constatarse tras una serie de verificaciones realizadas a instancias de las autoridades españolas. Aun así, el diario suizo Tages Anzeiger cifraba en dos los miembros que podrían haber acudido a ese país.

La policía también investiga los movimientos de otro de los que podrían haber fallecido en Alcanar. Se trata del imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, quien se sospecha que podría haber radicalizado al grupo de jóvenes de origen marroquí en la localidad gerundense. Es Satty estuvo residiendo en Bélgica entre enero y marzo de 2016, aunque los vecinos aseguran que fue a ese país en más ocasiones. En concreto, el imán había estado en la ciudad de Vilvoorde, uno de los principales focos de radicalismo. Posteriormente a ese viaje, el imán volvió a Ripoll.

A pesar de que la investigación todavía indaga si hubo más movimientos por parte de la célula, el tercer país que al que acudieron sus presuntos integrantes es Marruecos. Allí estuvo al menos Moussa Oukabir, uno de los terroristas que fueron abatidos por los Mossos d’Esquadra cuando iban a cometer un segundo atentado en Cambrils. Según fuentes policiales, Oukabir había llegado de Marruecos el pasado domingo, apenas cuatro días antes de que la célula cometiera los atentados que dejaron al menos 14 muertos y un centenar de heridos en Cataluña.