Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gregorio Marañón sufre graves problemas con los ascensores y la climatización

La Comunidad reconoce que se han incrementado las incidencias desde que se cambió de empresa de mantenimiento

Fachada del hospital universitario Gregorio Marañon. Ampliar foto
Fachada del hospital universitario Gregorio Marañon.

En el hospital Gregorio Marañón, donde trabajan 7.408 profesionales, varios ascensores se estropean "con frecuencia" afectando al funcionamiento de la institución, según denuncia el sindicato UGT. El centro está estudiando penalizar o llegar a una resolución del contrato por incumplimiento con la adjudicataria Fain Elevadores. Los trabajadores se quejan de climatización insuficiente y reclaman una reforma integral del tercer mejor hospital de España, según el último informe de Merco (Monitor Empresarial de Reputación Corporativa).

Los profesionales del Marañón denuncian que los problemas con los ascensores afectan a los pacientes, trabajadores y visitantes, provocando enfrentamientos entre los dos últimos. "Es una sálvese quien puede para coger un ascensor y los visitantes se meten en los del persona", señala una de las empleadas que prefiere no dar su nombre por miedo a represalias. "Si hay una avería a las tres, llamamos a mantenimiento y puede que no aparezcan hasta las nueve. Parece que tienen falta de personal", afirma. "Está todo bastante viejo. El hospital necesita una reforma integral. Hay zonas como los pasillos o el sótano donde no hay climatización ni el verano ni en invierno".

La Comunidad de Madrid alegra que se ha registrado una incremento de incidencias desde que el pasado 17 de mayo ThyssenKrupp dejó de encargarse del mantenimiento de los ascensores en favor de Fain Ascensores tras un concurso público y de libre concurrencia. "LA dirección del hospoital ha constatado demoras en los rescates cuando se producen atrapamientos, falta personal técnico para atender a las averías y falta de repuestos necesarios para que estas se solucionen rápidamente", manifiestan los empleados.

Circuito de limpieza

Dentro de los quirófanos hay dos elevadores de diferentes dimensiones que solo suben hasta la segunda planta. El más ancho se utiliza para los pacientes encamados y críticos (por el aparataje: bombas, respiradores...). Cuando el acho está roto se utiliza el estrecho, cuenta el persona, con el consiguiente peligro que supone para el paciente retirar todo el aparataje que lleve y alzar la camilla para que pueda entrar en el ascensor estrecho.

Otros dos ascensores que se utilizan para la cocina también dan problemas, según el sindicato. Uno de ellos se avería "a menudo" y el otro realiza paradas en todas las plantas se pulse el botón que se pulse. Esto ocasiona retrasos en el servicio de comidas. El elevador que sube a las plantas de los pedidos del almacén central ha estado roto, aseguran, tres meses.

El personal manifiesta que cuando uno de los ascensores por donde se baja la basura se estropea, se utiliza otro por donde se transporta materiales limpios. "Es fundamental que este circuito se respete para reducir el riesgo de transmisión de microorganismos", recuerdan desde UGT. Por higiene no se pueden usar nada más que para ese fin. Se están manejando indistintamente para todo, rompiendo el circuito de limpio-sucio: en el ascensor de sucio bajan y suben basura, ropa limpia, bolsas, carros de comida, etcétera, sostiene el sindicato.

Otra trabajadora, que tampoco quiere dar su nombre, denuncia que recientemente tres de los ascensores de Oncología han estado averiados colapsando el servicio. "Tres cuartos de hora esperando a que lo arreglen con una paciente que venía del quirófano, pruebas paralizadas porque no podíamos mover a los pacientes... Es la gota que colma el vaso y no sabemos qué hacer ni a quién reclamar".

La climatización lleva con un funcionamiento defectuoso "desde hace más de 15 años", señalan desde el sindicato. La Comunidad explica que se alquilaron dos equipos de refrigeración por avería de los existentes en el centro. "No había posibilidad de reparación y se optó por la solución más rápida posible para mantener la temperatura adecuada en las instalaciones", se defiende desde Sanidad. Los trabajadores señalan que el problema de las máquinas nuevas es que no dan las frigorías suficientes. "Esta situación es conocida por la dirección", afirman desde UGT. al hilo de estos sucesos, el comité de empresa del hospital ha solicitado el cese de la directora de Gestión, Carmen Oñate.