Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat comprará las urnas del referéndum a escondidas

El nuevo portavoz Jordi Turull denuncia el "asedio del Estado por tierra, mar y aire"

Reunión del 'Govern' este martes. Vídeo: ATLAS. Foto: Carles Ribas

Después de constituir un Gobierno con consejeros fieles a la independencia hasta el final, la Generalitat ha iniciado este martes una nueva etapa de secretismo para tratar de esquivar las decisiones judiciales. Así, el Ejecutivo de Carles Puigdemont anunció que la compra de las urnas para el referéndum se había debatido en la reunión semanal, pero se negó a dar ningún detalle hasta que no se complete el proceso de adquisición. El nuevo portavoz de la Generalitat, Jordi Turull, justificó el silencio ante el “asedio” que practica el Gobierno “por tierra, mar y aire con armas no convencionales” que, en su opinión, “van a más”.

El análisis que hace la Generalitat es que siente el aliento de la policía, la justicia, la fiscalía y el Gobierno del PP en sus espaldas ante la cuenta atrás del referéndum y que no facilitará la persecución de las decisiones políticas que se han de adoptar para hacer realidad el 1 de octubre.

El TSJC pide el expediente del concurso de urnas declarado desierto

La juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que investiga a la consellera Meritxell Borràs por el proceso para licitar la compra de urnas para el referéndum ha reclamado a la Generalitat el expediente completo del concurso, que se acabó declarando desierto. 

En un auto, la magistrada del TSJC Mercedes Armas acuerda abrir diligencias contra Borràs y su ex número dos Francesc Esteve, "sin perjuicio de que se produzcan, en su caso, ampliaciones del objeto de la investigación y de los sujetos investigados", a raíz de la querella de la Fiscalía, que la sala admitió a trámite el pasado 20 de junio. La juez requiere en su auto al Departamento de Gobernación que "a la máxima brevedad" le aporte el original íntegro del expediente que se incoó para convocar el acuerdo marco para el suministro de urnas, que fue publicado en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) el 9 de mayo pasado.

Hace dos meses y medio, el Departamento de Gobernación inició el concurso para la compra de más de 8.000 urnas y lo publicitó en el Boletín Oficial de la Generalitat. La respuesta de la fiscalía fue una querella contra la consejera Meritxell Borràs, del PDeCAT, y el secretario general de ese departamento, Francesc Esteve, por desobediencia, malversación y prevaricación. El proceso sigue vivo en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a pesar de que el concurso quedó desierto y ayer mismo la juez encargada del caso reclamó toda la documentación sobre el concurso.

Ese escenario es el que no quiere que se repita la Generalitat y por eso actuará a base de hechos consumados. Por tanto, la compra de las urnas se anunciará cuando se haya realizado, admitió el portavoz del Gobierno catalán. “Estamos en una nueva fase en la que somos conscientes de que se mira cualquier papel que mueva este Gobierno”, dijo Turull. “Lo que está en juego es la democracia”, insistió.

Fuentes de la Generalitat explicaron que la compra de urnas se materializará en cuestión de días y Turull prometió que el proceso se hará “dentro de la ley” y que será “transparente”. Con la remodelación del Gobierno catalán de la semana pasada, las competencias sobre procesos electorales y, por tanto, la organización del referéndum, dependen desde ayer del vicepresidente Oriol Junqueras, no de Gobernación, pero eso es poco menos que una cuestión simbólica, dijo Turull. “Cualquier paso importante o necesario para el referéndum será compartido y acordado por el Govern”, insistió.

En este sentido, Turull anunció que “en los próximos días” se reunirá el sanedrín encargado de coordinar el referéndum, del que forman parte, además de Puigdemont y Junqueras, el nuevo del Gobierno catalán, Víctor Cullell, y el secretario general de la presidencia, Joaquim Nin. El propio Turull y el consejero de Justicia, Carles Mundó, también asistirán a esa reunión.

El portavoz insistió en la tesis del independentismo y de la Generalitat de que se celebrará el referéndum unilateral que ya ha anunciado el Tribunal Constitucional. Calificó el 1 de octubre de “un paso histórico” y afirmó que participar en la toma de decisiones para hacerlo posible “no es un problema, es un honor”. Turull era hasta ahora presidente del grupo de Junts pel Sí en la cámara catalana y le ha sustituido en esa función Lluís Corominas, que era vicepresidente primero del Parlament.

El portavoz de la Generalitat se estrenó con una contundencia verbal que nada tiene con el tono de su antecesora, Neus Munté, una de las tres dimisiones que se produjeron la semana pasada cuando el president preguntó a sus consejeros si estaban dispuestos a asumir todas las consecuencias derivadas del 1 de octubre.

Así, Turull definió de “asedio por tierra mar y aire” la actuación del Gobierno contra Cataluña y se refirió en varias ocasiones a las “las cloacas del Estado”. En esa relación de actuaciones incluyó que la Guardia Civil vaya al Teatro Nacional de Cataluña a reclamar información sobre el acto de presentación de la ley del referéndum celebrado el 4 de julio al que fueron Puigdemont y Junqueras, o que la fiscalía reclame información sobre un acto independentista. “Solo le faltaba la música del NODO en el escrito que presentó”, dijo.

Apoyo total al nuevo director de los Mossos

El Gobierno catalán ha hecho este martes una cerrada defensa del nuevo director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, y ha restado importancia a los tuits en los que descalificaba a otras opciones políticas y decía sentir "pena por los españoles". "Lo conozco, tiene mi total confianza", ha dicho el portavoz de la Generalitat, Jordi Turull. "Si alguien esperaba que el nuevo consejero de Interior nombrase director de los Mossos a un simpatizante del PP o de Ciudadanos, sentimos defraudarlo", ha añadido.

"Cualquier crítica que se haya hecho al nuevo director nos la hemos de tomar como un elogio, porque ya sabemos cual es el modelo de la policía española y no nos queremos parecer en nada", ha añadido Turull, quien ha vuelto ha insistir en "las cloacas del Estado" contra el independentismo y ha ido más allá. "Tengo muchas dudas de que toda la policía española actúe con respeto a la ley", ha dicho, para replicar las declaraciones del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido en las que mostraba su convencimiento de que los Mossos d'Esquadra cumplirían con la legalidad.

"No nos queremos parecer en nada a la policía española", ha insistido Turull, que ha restado importancia a los tuits de Pere Soler con otro argumento. "Una persona sabe cuándo lleva el sombrero institucional y cuando no", ha zanjado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información