Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diálogo de mármol y cristal en Blueproject

El mexicano José Dávila expone sus esculturas trampantojos en la fundación barcelonesa

Dávila, en su exposición en Blueproject.
Dávila, en su exposición en Blueproject.

¿Cómo se crea una atmósfera poética a partir del diálogo entre mármol y cristal? Lo demuestra el artista mexicano José Dávila en su primera exposición individual en Barcelona, abierta en la Blueproject Foundation hasta el 29 de octubre. Con solo cuatro piezas, Dávila consigue crear un espacio que envuelve el visitante en un fascinante juego de reflejos, contrastes y ambigüedades visuales. Mientras deambula por el espacio, el público no puede evitar rodear las piezas sorprendiéndose al encontrar materia donde pensaba que sólo había un reflejo y al no hallar absolutamente nada donde pensaba que había un trozo de mármol. "Los cristales, que se mantienen verticales gracias al juego de fuerza horizontal entre los dos trozos de mármol, crean un juego de ilusiones ópticas, reflejando los elementos de la pieza así como las demás obras y el propio visitante", explica el artista, que por eso ha bautizado la serie Esfuerzo Conjunto.

Hace tiempo que Dávila investiga las potencialidades del equilibrio entre contrarios: fragilidad y solidez, resistencia y flexibilidad. Su amor por los materiales y su control del espacio delatan su formación como arquitecto en la escuela de Guadalajara que fundó el célebre Luis Barragán. "Me licencié, pero nunca he diseñado un edificio que llegara a construirse", asegura Dávila, uno de los valores en alza de la escena latino-americana. En España le representa la galería madrileña Travesía Cuatro, que desde 2003 tiene sede también en Guadalajara, pero ya se lo rifan pesos pesados del galerismo internacional como la mexicana OMR, Wallner de Copenhague, König de Berlín y Sean Kelly de Nueva York.

En España se le conoce desde 2005 cuando impactó Madrid con una instalación monumental para la fachada de la Casa de América. "México era el país invitado de la feria ARCO y me pidieron crear una obra site-specific", indica el artista que montó una estructura de andamios transitables que proporcionaba una nueva e inédita vista de la Cibeles. Dos años antes con otro artista mexicano, Gonzalo Lebrija, había fundado en Guadalajara, la Oficina para Proyectos de Arte (OPA), un centro independiente por el cual durante diez años pasaron algunos de los creadores internacionales más interesantes del momento.

Tras inaugurar la exposición en Blueproject viajará a Newcastle donde como ganador del Baltic Art Prize, inaugurará una escultura de grandes vigas metálicas que sostienen un contrapeso al revés entre un globo y una piedra. "La pieza es una referencia al pasado industrial de la ciudad y a su momento actual, como el globo y la piedra suspendidos en el espacio y congelados en el tiempo", explica Dávila, que también en esta obra, como en las esculturas de Barcelona, utiliza materiales sin modificar. Su ubicua presencia se desdobla en la Kunsthalle de Hamburgo, que le dedica la muestra El elefante y la pluma y en Trienal de la Fundación Getty en Los Ángeles.

Además hasta el 1 de octubre, Blueproject presenta la primera muestra individual en España de David Ostrowski (Colonia, 1981), que ofrece una aproximación a su universo plástico a través de una selección de pinturas que rodean una gran instalación, creada para Barcelona.