Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción describe cómo Blasco y Tauroni se quedaban el 50% de las ayudas de la cooperación

El exdirigente del PP valenciano, septuagenario y en prisión, se enfrenta a otros 16 años de cárcel

El exconsejero valenciano Rafael Blasco.
El exconsejero valenciano Rafael Blasco.

El exconsejero valenciano Rafael Blasco y el empresario Augusto César Tauroni, se concertaron para saquear a gran escala los fondos de la Generalitat valenciana destinados a la cooperación al desarrollo. Según el escrito de la Fiscalía Anticorrupción —en el que pide 16 años de cárcel para el exdirigente del PP y 15 años y medio para su socio criminal— el objetivo era "obtener un beneficio neto de cada proyecto subvencionado de cuanto menos un 50%".

Tauroni utilizaba sus falsas ONG y también pequeñas entidades ya constituidas para obtener las adjudicaciones de la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía que dirigía Blasco, de quien era "amigo personal"."La adjudicación de estas subvenciones tenía como finalidad el enriquecimiento de Tauroni, Blasco y Marc Llinares", entonces jefe del área de Cooperación de la Generalitat.

El empresario Tauroni obtenía los fondos de la Administración y "solía entregarle a Blasco con regularidad pequeñas cantidades de dinero en metálico directamente o en sobres a través de su secretaria", según la fiscalía.

Anticorrupción también considera acreditado un pago de 5.000 euros que Tauroni habría ordenado mediante correo electrónico que se le entregara al entonces consejero. En el mensaje alude al exdirigente como "conill" (conejo en valenciano).

La fiscalía reconstruye el recorrido de esos 5.000 euros desde que salieron de las arcas de la Generalitat hasta su entrega a la secretaria de Blasco. El dinero procedía de una cuenta de la ONG Esperanza sin Fronteras en la que esta había recibido 137.377,07 euros para financiar, en Perú, un "proyecto agropecuario de soberanía alimentaria y creación del centro de acogida para niños huérfanos y pobres Un mundo diferente en la zona rural andina, municipio de Uchiza". "El dinero recibido por Rafael Blasco", concluye el ministerio público, "tenía origen en las subvenciones que él concedía".

Condena anterior

Septuagenario, Blasco ya cumple una pena de seis años y medio de cárcel en el centro penitenciario de Picassent por la primera pieza de este caso, en la que fue condenado por malversar ayudas destinadas a dos proyectos de desarrollo en Nicaragua por importe de 1,6 millones de euros.

El exdirigente va a ser juzgado ahora junto a otra veintena de personas en otras dos piezas separadas. Una, centrada en las subvenciones adjudicadas por su departamento en los años 2009, 2010 y 2011. Y otra, por la construcción, supuestamente fraudulenta, de un hospital en Haití. Un proyecto que el Gobierno de Francisco Camps presentó como una ayuda de emergencia tras el terremoto que asoló el país en 2010.

La fiscalía considera a Blasco el jefe de una organización criminal dedicada a saquear los fondos de la cooperación y le atribuye los delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad.

Blasco y Tauroni —también en prisión por la primera pieza del caso— formaban un equipo. Se conocían desde hacía años, ya que el empresario había sido socio del hermano del exdirigente político, destaca el fiscal Vicente Torres. Tauroni obtuvo subvenciones "en todas las consejerías" por las que Blasco pasó la década pasada —Bienestar Social, Medio Ambiente y Urbanismo, y Sanidad—. Después de cada cambio de cartera de Blasco, el empresario readaptaba su negocio.

Más información