Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras quiere que todo el Govern asuma las decisiones del referéndum

El vicepresidente de la Generalitat y el consejero Romeva se encargarán de la compra de las urnas

Oriol Junqueras (izquierda) y Carles Puigdemont, este miércoles en el Parlament. Vídeo: ATLAS. Foto: Albert Garcia

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, pretende que el Gobierno catalán adopte el próximo martes un acuerdo por el que todos los consejeros se comprometan a asumir las responsabilidades políticas y judiciales que se deriven de la organización de referéndum de independencia, y, por tanto, todas las decisiones previas que se tomen sobre él. Para despejar dudas, el líder de ERC se colocará al frente y pedirá que se le traspasen las competencias para comprar las urnas.

Los vaivenes del Gobierno de Carles Puigdemont para lograr la independencia se evidenciaron como nunca durante este miércoles, en el que se produjo un goteo de anuncios en cuestión de horas. En la sesión de control en el Parlamento catalán, Puigdemont ratificó que Junqueras seguía siendo el responsable de organizar el referéndum, porque así se lo encargó tras la cuestión de confianza de septiembre de 2016.

Poco después compareció para explicar la última remodelación de su Gobierno y no hizo ningún anuncio ni respondió a las insistentes críticas de la oposición. Pero, horas más tarde, el president explicó en los pasillos, en un encuentro con periodistas, que reajustaría en una sola consejería, probablemente la de Junqueras, todas las funciones relacionadas con el referéndum.

Esas funciones están ahora dispersas entre el departamento de Gobernación, que dirige Meritxell Borràs (que se ocupa de procesos electorales), y el de Exteriores, que lidera Raül Romeva (procesos de participación). La remodelación se realizaría antes de que acabase este mes a través de un decreto que no implicaría cambios de consejeros. Más tarde se conoció que Junqueras y Romeva pedirán el martes el traspaso de esas competencias para comprar las urnas de la consulta.

Esquerra pretende, no obstante, que, al margen de que Junqueras y Romeva asuman las competencias para la compra de las urnas, no se queden solos en ese proceso: exige que otros consejeros firmen el decreto cuando llegue el día.

Los republicanos pedirán, además, que en esa misma reunión se adopte un acuerdo de gobierno por el que todos los consejeros se comprometan a asumir de manera colegiada las decisiones que se adopten relacionadas con el referéndum del 1 de octubre. “Sería un acto de colectivización que expresaría un compromiso inequívoco”, alegan fuentes del partido republicano.

Esa pretensión ya se ha puesto sobre la mesa del Govern en alguna ocasión, pero las dudas de ciertos consejeros del PDeCAT, preocupados por las consecuencias que conllevaría tener que responder a las acciones judiciales con su patrimonio, provocaron su aplazamiento. El consejero de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, verbalizó ese temor en una entrevista y fue destituido en cuestión de horas.

La petición de Junqueras de que se traspasen las competencias es una manera de acallar las voces críticas del PDeCAT que continuamente reprochan en privado al líder de Esquerra una escasa implicación en el referéndum. “Hasta ahora, los condenados y los querellados son de los nuestros, no de ERC”, repiten dirigentes de la antigua Convergència en referencia a las condenas de inhabilitación a Artur Mas y los consejeros de su Gobierno Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs por organizar la consulta del 9-N.

A esas condenas se suma el proceso judicial contra Meritxell Borràs (PDeCAT), derivado de una querella de la fiscalía contra ella y contra el secretario general del departamento, que mantiene abierto el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pese a que el concurso para comprar urnas quedó desierto.