Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont cesa a Baiget por sus dudas sobre el referéndum

Santi Vila será el nuevo consejero de Empresa, Empleo y Conocimiento de la Generalitat

El consejero Jordi Baiget.

El consejero de Empresa de la Generalitat, Jordi Baiget, se ha convertido este lunes en la primera víctima del Gobierno catalán que se cobra el proceso independentista. Pasadas las ocho de la tarde, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado su cese, después de que este afirmara en una entrevista en El Punt Avui: "El Estado tiene tanta fuerza que probablemente no podremos hacer el referéndum. ¿Se aprobará una norma legal catalana para que se pueda hacer? Sí, pero en el minuto uno vendrá la suspensión". Esas afirmaciones públicas le han costado el cargo.

Tras el cese del exjuez Santi Vidal como senador de ERC por sus conferencias sobre el proceso político, ayer fue Baiget, miembro del Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT) quien se convirtió en la segunda víctima por sus declaraciones. Es la primera crisis de gobierno a la que se enfrenta Puigdemont desde que asumió la presidencia de la Generalitat. Fuentes del Departamento de Presidencia aseguraron que la decisión se había tomado después de una reunión entre el aún consejero y el presidente catalán.

"Bien por cesar a Baiget, necesario", dice Eulàlia Reguant (CUP), que pide un nuevo consejero para el Departamento de Cultura

Las declaraciones de Baiget, un hombre de confianza de Artur Mas que trata con extrema cautela su aparición en los medios de comunicación, evidenciaron un día antes de que se presentara la ley que prevé regular el referéndum las diferencias de pareceres existentes entre los distintos consejeros que integran el Ejecutivo catalán sobre el plan separatista unilateral. Además, Baiget dio voz a aquellos consejeros que no participan en los trabajos de preparación del referéndum y que, sin embargo, antes o después tendrán que asumirlos como propios.

“Una parte del Gobierno no estamos en el núcleo duro de las decisiones y eso genera lo que genera... A mí, y a otros, ¿se nos consulta la estrategia de lo que tenemos que hacer? No. [...] Quienes no estamos en el núcleo duro de las decisiones tendremos que tomarlas con muy poco tiempo sobre cosas que no habremos podido madurar”, dijo Baiget durante la entrevista. Fue más allá cuando señaló que el “poder” del Estado podría frenar el referéndum, una afirmación vetada por el actual Gobierno catalán, por lo que abrió la puerta a celebrar “algo diferente que se puede asemejar al 9-N”, lo que se considera otro tabú en el argumentario de la Generalitat y lo que desembocó en el cese de Baiget. Además, en la misma entrevista, apuntó que no teme tanto a entrar en prisión como a los riesgos “contra el patrimonio” que puede sufrir, porque afectarían a su familia.

Un político próximo a Mas

Puigdemont cesa a Baiget por sus dudas sobre el referéndum

Jordi Baiget i Cantons ( Balaguer, 1963) es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Barcelona. En 1990 se incorporó al Servicio de Estudios de la extinta CDC (ahora PdCat) como asesor del grupo parlamentario catalán en el Congreso de los Diputados.

El 14 de enero de 2016 fue nombrado consejero de Economía. Antes, en 2011 fue nombrado director general de Coordinación Interdepartamental y un año después fue nombrado secretario del Gobierno con el expresidente Artur Mas, de quien había sido un asesor clave durante los años de CiU en la oposición. 

Su cargo como consejero responde al deseo expreso de Mas. Puigdemont heredó el organigrama del Gobierno que el expresidente de la Generalitat y Oriol Junqueras habían ideado para el primer Ejecutivo de Junts pel Sí.

El consejero de Cultura, Santi Vila, admitió esa diferencia de “niveles de información y de inquietudes” en el seno del Gobierno durante un conferencia en el foro Barcelona Tribuna, pero evitó utilizar como argumento los “parámetros económicos” para explicar renuncias de altos cargos: “Un político ha de responder con criterios estrictamente políticos”, dijo. A las pocas horas, a causa de la decisión de Puigdemont, Vila se convertía en el nuevo consejero de Empresa, en sustitución de Baiget. Mantendrá temporalmente la cartera de Cultura.

La decisión de Puigdemont, tomada en coordinación con ERC, se confirmó después de que Baiget se reafirmara en sus declaraciones en un acto ante los medios de comunicación por la mañana. Allí señaló que el Gobierno catalán no puede “cerrarse a ninguna opción” en el caso de que no se pueda celebrar el referéndum. Tampoco rechazó la posibilidad de unas elecciones. “No podemos descartar alternativas para que el pueblo de Cataluña se manifieste y conteste la pregunta”, dijo.

La CUP, que había pedido su dimisión, celebró la decisión de Puigdemont y apremió al presidente catalán a buscar un consejero de Cultura. La diputada de la CUP en el Parlament Eulàlia Reguant tuiteó: "Bien por cesar a Baiget, necesario. Pero ¿Conselleria de Empresa, Conocimiento y Cultura? Se busca conseller de Cultura que piense en la cultura". El socialista Miquel Iceta, por contra, ha mostrado su solidaridad con Baiget: "Expresar sinceramente en público las dudas sobre una posición política me parece más honesto que callar por miedo a contradecir la opinión dominante".

La salida de Baiget evidencia la dificultad de mantener el acuerdo entre Puigdemont y Oriol Junqueras hace unos meses para minimizar las tensiones internas. A las disensiones públicas de Baiget se le suman las rencillas existentes entre el Departamento de Gobernación, controlado por Meritxell Borras, del PDeCAT, y el de Asuntos Institucionales y Exteriores, pilotado por el independiente Raül Romeva pero en realidad en manos de ERC. Los dos gabinetes se han cursado acusaciones mutuas: mientras que los neoconvergentes denuncian la incapacidad para activar el registro de catalanes en el exterior —que debía utilizarse como censo para expatriados—, los republicanos acusan a su contraparte de haber sido incapaces de elaborar a tiempo una ley de voto electrónico. Puigdemont, Junqueras, Romeva y Borras son las cuatro personas que trabajan en áreas más sensibles de preparación del referéndum. Junto a ellas está, por su responsabilidad sobre los Mossos d’Esquadra, el consejero de Interior, Jordi Jané.

Más información