Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona detecta 200 casos de inquilinos que realquilan a turistas

Una vecina del barrio del Poblenou denuncia que su piso se anuncia en Airbnb

Protesta contra los pisos turísticos.
Protesta contra los pisos turísticos.

El Ayuntamiento de Barcelona ha detectado 200 casos de inquilinos que realquilan los pisos en los que viven a turistas. Dentro del plan de lucha contra los apartamentos turísticos ilegales, el consistorio ha comprobado que los casos de realquilados constituyen entre el 10% y el 15% de las 2.015 órdenes de cese ordenadas entre enero de 2016 y abril de este año, según fuentes municipales.

El dato confirma que el caso de la propietaria que descubrió que su inquilino alquilaba a turistas su propio piso de la Barceloneta y lo ofrecía en Airbnb no es aislado. De hecho, este viernes la propietaria de un piso en el barrio del Poblenou, Beatriz Ceoane, ha denunciado que también es una víctima del mismo inquilino que realquiló por Airbnb un piso en la Barceloneta. La propietaria de la Barceloneta asegura que otras cinco personas se han visto afectadas por el fraude y asegura que todos los casos tienen en común el mismo inquilino.

Airbnb ha afirmado hoy que su voluntad es ser "un aliado de las ciudades en las que opera" y eliminar las malas prácticas del turismo, y ha recordado que en febrero lanzó un plan específico para eliminar 1.000 anuncios en Ciutat Vella. El director general de Airbnb Marketing Services, Arnaldo Muñoz, ha asegurado que se está investigando el caso del realquiler del piso de la Barceloneta ofertado en la plataforma por su inquilino y que ha sido reocupado por su propietaria que desconocía que se ofrecía a turistas.

El gobierno de la alcaldesa Ada Colau ha insistido este viernes en su mensaje de contundencia contra la ilegalidad. "Los propietarios afectados tienen todo nuestro apoyo", ha dicho la alcaldesa en su cuenta de Twitter. "No toleraremos este tipo de prácticas en la ciudad", ha manifestado el portavoz del ejecutivo y alcalde accidental, Gerardo Pisarello: "Las plataformas [de alquiler vacacional] han venido para quedarse y hemos llegado a acuerdos con otras plataformas [para que no anuncien pisos sin licencia de apartamento turístico], esperamos hacerlo también con Airbnb. Mientras, el mensaje es claro: contundencia, actuar contra los pisos ilegales con inspecciones, multas y animando a los ciudadanos a denunciar".

Pisarello ha hecho esta valoración justo en la comparecencia en la que ha dado cuenta del Barómetro municipal que indica que el turismo se ha situado como el problema más grave que tiene la ciudad, según sus vecinos.

El concejal de Turismo, Agustí Colom, ha manifestado que estos casos "muestran lo que es realmente el negocio de Airbnb, cuál es la realidad, un negocio que al estar en el espacio de la ilegalidad comporta estos problemas y cuando el Ayuntamiento le denuncia es para evitar situaciones como éstas". Barcelona multó en noviembre a la plataforma con 600.000 euros justo por no retirar la oferta ilegal que alberga, como sí han hecho las plataformas Homeaway y Booking.

Colom opina que el caso de la Barceloneta "afecta a la reputación de Airbnb porque afectará también a los clientes que habían alquilado este piso en verano". "Es importante que los turistas también velen por la legalidad de la oferta que contratan", apunta y lamenta que son casos que "no dan buena imagen de Barcelona, porque los turistas no quieren problemas".

Más información