Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern extiende las becas a los másteres obligatorios para ejercer la profesión

La Generalitat mantiene congelados los precios de matrículas universitarias y aumenta las bonificaciones solo a las rentas bajas

Estudiantes en el campus de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.
Estudiantes en el campus de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.

El Govern confirmó ayer que, por quinto año consecutivo, mantendrá congelados los precios de las matrículas universitarias (en 2012 subieron hasta un 67%). Pero habrá más bonificaciones. Tal y como preveía la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos, las rentas más bajas tendrán una reducción de las tasas universitarias de hasta el 80%. Además, la Generalitat extenderá las becas a los másteres obligatorios para ejercer la profesión.

Cataluña dispone de un sistema de tarificación social en los precios de la matrícula universitaria: se paga según la renta. Así, los alumnos que se encuentran en los tramos uno y dos (rentas familiares de dos adultos y dos hijos inferiores a 30.000 y 42.500 euros anuales, respectivamente) disponían de becas Equitat, con los que se bonificaba entre un 50% y un 40% del precio de la matrícula.

Después de cinco años con las tasas congeladas y pese a las demandas de la comunidad educativa de reducir, de forma global, un 30% los precios, el Gobierno catalán consiguió pactar con los grupos parlamentarios un punto en la Ley de Acompañamiento para ampliar esta bonificación solo a las rentas más bajas. Así, los alumnos que estén, a partir del curso que viene, en el tramo uno o dos, tendrán una bonificación total del 80% y el 70%, respectivamente. “Así se incide en el carácter redistributivo”, indicó ayer el consejero de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget.

Asimismo, la Generalitat también extenderá las becas Equitat a los másteres. Baiget dijo que se hará “de forma progresiva” y, por lo pronto, las bonificaciones afectarán a los másteres profesionalizadores, los que los alumnos han de cursar obligatoriamente para colegiarse o desarrollar su carrera profesional (afecta a las disciplinas de Derecho, Ingeniería, Arquitectura y profesorado).

El consejero aseguró que estas medidas supondrán un coste de 12 millones de euros para el departamento. Además, ante el temor de los rectores de que esta reducción de tasas repercutiese en una disminución del presupuesto de las universidades, Baiget aseguró que las instituciones de educación superior “serán compensadas” por la Administración por esta bajada en la recaudación. El titular del departamento estimó que unos 13.000 estudiantes se beneficiarán de las nuevas bonificaciones en la tarificación social de los grados y los másteres.

El consejero también confirmó ayer la moratoria de cuatro años del decreto que obligaba a los estudiantes de grado a tener un nivel B2 de lengua extranjera cuando terminasen la carrera, una medida que hubiese entrado en vigor con la promoción que se graduará el curso que viene.