Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJC investiga al diputado Germà Gordó por las comisiones del ‘caso 3%’

El Tribunal abre diligencias por varios delitos de corrupción contra el hombre de confianza de Artur Mas

El exconsejero de Justicia de la Generalitat Germà Gordó.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha abierto una investigación contra el diputado del PDeCAT Germà Gordó por su participación en el caso 3%, la presunta trama de pago de comisiones a Convergència a cambio de la adjudicación de obra pública. El magistrado Enric Anglada considera que hay indicios para examinar si Gordó ha cometido diversos delitos relacionados con la corrupción (tráfico de influencias, soborno, prevaricación o malversación de fondos públicos, entre otros). El diputado -exsecretario de Gobierno, exconsejero de Justicia, hombre fuerte de Convergència y persona de la máxima confianza del expresident Artur Mas- pidió a empresas adjudicatarias de la Generalitat que hicieran donaciones a la fundación CatDem (afín al partido) a cambio de adjudicaciones.

El juez de El Vendrell (Tarragona) que instruye el caso había solicitado, por segunda vez, la imputación de Gordó. El primer intento fue rechazado por el TSJC, que no vio indicios suficientes de delito. Pero esas supuestas deficiencias, señala Anglada, se han subsanado. El nombre de Gordó aparece en las agendas y libretas de algunos empresarios, que le citaron como asistente a reuniones para tratar donaciones a la CatDem y adjudicaciones públicas. "Ahora" algunos de esos empresarios -que utilizaban nombres en clave para referirse a él, como Gregorio o Gerardo- "han precisado que se referían efectivamente a él".

Otros dos nuevos indicios han hecho cambiar de criterio al magistrado. Primero, la declaración de dos testigos protegidos (dos empresarios) que involucraron directamente a Gordó en el cobro de las comisiones. El auto subraya que sus relatos tienen "cierta verosimilitud", pese a que aluden a una época anterior (2004-2009) a la que se investiga en la causa. En esa época, Gordó ejercía como gerente de Convergència y, por tanto, era el jefe directo de los tesoreros (primero Daniel Osácar y, más tarde, Andreu Viloca, ambos imputados en el caso 3%). Según uno de esos testigos protegidos, Mas remitió a Gordó para tratar el pago de las comisiones ilícitas. Ante supuestos incumplimientos en los pagos, el exconsejero de Justicia le espetó: "Tú no obedeces. Ahora a quien no obedeces es president, a ver qué va a pasar", según consta en el sumario.

El TSJC cita, además, la respuesta de la Secretaría del Gobierno de la Generalitat al juez de El Vendrell, que había solicitado la agenda oficial de Gordó en la época en la que ostentaba el cargo de secretario del Ejecutivo de Artur Mas (2010-2012). La Generalitat respondió que "no consta" que esa agenda "obre depositada en el archivo".

"Regalos" al diputado

En el auto, de 11 páginas, el TSJC se declara competente para investigar y, enjuiciar (en su caso) a Gordó, pero señala que el resto de la causa debe seguir investigándose en El Vendrell, porque el resto de imputados no son aforados. La Fiscalía Anticorrupción considera desde hace meses a Gordó como el "conseguidor" y el "recaudador" de los fondos ilícitos para Convergència.

La investigación contra se produce apenas unos días después de que el diputado del PDeCAT compareciera en el Parlament para dar explicaciones, precisamente, sobre el 3%. Gordó apeló entonces a la presunción de inocencia, evitó contestar a la mayoría de preguntas y se limitó a decir que nunca vulneró la ley. "Ningún empresario me ha pedido nada contra el ordenamiento jurídico", proclamó.

En la misma comparecencia, Gordó también negó haber recibido regalos o dádivas de los empresarios. "Me han invitado al Bernabéu y a cazar, pero nunca he ido", señaló. El auto del TSJC, sin embargo, señala que Gordó "aprovechó sus relaciones personales y políticas" con uno de los empresarios implicados en la trama, Josep Manel Bassols, para obtener "diversos regalos de la empresa Oproler".

Junto a otras personas, Gordó "requirió a ciertas empresas" que, "como contraprestación" para obtener adjudicaciones, hicieran donaciones a "dos fundaciones estrechamente vinculadas al partido", CatDem y Fòrum Barcelona. Gordó "terciaba directa e indirectamente" ante las "autoridades" responsables de adjudicar esas obras. Por ejemplo, ante Infraestructures.cat, la mayor adjudicataria pública de la Generalitat. El diputado, de hecho, formaba parte del consejo de administración de Infraestructures.cat.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >