Puigdemont acelera su desafío ante la presión del independentismo

La Generalitat dice que en 15 días habrá fecha y pregunta del referéndum

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el Círculo de Economía de Sitges.
Más información

Al día siguiente de que las entidades secesionistas apremiasen a Carles Puigdemont para que anunciara la fecha y pregunta del referéndum sobre la independencia "sin más dilaciones”, la Generalitat recogió el guante y anunció este domingo que ambas cuestiones se conocerán en 15 días. Las escasas posibilidades de acuerdo entre el Gobierno central y el catalán quedaron descartadas este fin de semana tras las intervenciones de Mariano Rajoy y del presidente catalán en las jornadas del Círculo de Economía de Sitges, por lo que Puigdemont ha tomado la iniciativa y ha convocado para este lunes una cumbre de los partidos soberanistas.

El anuncio de la Generalitat de celebrar esa cumbre para concretar la fecha y la pregunta del referéndum lo realiz la consejera de Presidencia y portavoz de la Generalitat, Neus Munté, en una entrevista en la emisora RAC-1, y lo justificó ante la “negativa” del Gobierno de Mariano Rajoy a negociar una consulta legal y acordada. Carles Puigdemont prometió hace siete meses que convocaría el referéndum de independencia, como muy tarde, a finales de septiembre de 2017 y la demora en anunciar la fecha y la pregunta había generado inquietud en las entidades soberanistas y críticas en sus socios parlamentarios de la CUP.

El anuncio de que el lunes se celebrará esa cumbre para acordar la fecha y la pregunta pretende apaciguar esa inquietud, especialmente en las entidades soberanistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios por la Independencia, que el sábado se reunieron por primera vez de manera conjunta para urgir a Puigdemont.

El presidente de la Generalitat, además, pretende aumentar la temperatura del secesionismo con esa convocatoria, en un momento en el que las encuestas revelan el menor apoyo a la causa independentista desde que se inició el proceso. Además de eso, Puigdemont ha hecho oídos sordos al ofrecimiento del Gobierno central de acudir al Congreso para explicar sus planes del referéndum y ya parece que no opta por otra vía que no sea la unilateralidad.

Además del PDeCAT, Esquerra Republicana y la CUP, entre los partidos convocados figura Catalunya en Comú, la formación que impulsa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que no acudirá a la cita. Sí acudirá Podem, que no se ha integrado en esa confluencia de izquierdas.

“El objetivo del encuentro es compartir los últimos acontecimientos y la respuesta del Gobierno del Estado, con argumentos del nivel de ‘ni quiero ni puedo’ o de ‘tenemos la sartén por el mango”, dijo Munté en referencia a la negativa contundente de Mariano Rajoy a la oferta de negociación que le formuló la Generalitat.Munté añadió que, a la vista de esta situación, es necesario dar “pasos hacia adelante y tomar decisiones que no se pueden demorar ni dilatar”. Tampoco desaprovechó la oportunidad para culpar a Rajoy de la situación creada. “Nos hubiera gustado que las condiciones del referéndum hubieran sido compartidas con el Gobierno, pero su respuesta no ha estado a la altura de la propuesta mayoritaria en Cataluña”, aseguró.

Al ser preguntada sobre qué reacción prevé que puede llegar desde el Gobierno central a todos estos movimientos de la Generalitat y la posible fijación de fecha y pregunta, Munté afirmó: “No sé qué hará, pero sí sé qué hará el Govern: mantener su firmeza en la celebración del referéndum”.

“Debemos ser realistas y tomarnos esto con mucha seriedad, nada de frivolidad, porque la reacción del Estado ha sido ésta [las querellas a miembros del Govern y el Parlament] y lo que hemos recibido son exabruptos, amenazas y comparaciones que son absolutamente intolerables”, manifestó.

Tras conocer la iniciativa de Puigdemont, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, le reclamó que convoque elecciones para dar “una patada democrática” al proceso independentista. Al igual que el partido naranja, el PSC tampoco ha sido convocado ni acudirá a la cita de este lunes, al entender que se trata de “una convocatoria unilateral e ilegal”, según Miquel Iceta, primer secretario de ese partido.

En su opinión, “empecinarse en esta vía es ir directamente contra las rocas”, aseguró, porque “es un camino condenado al fracaso que puede generar frustración”. Iceta exigió a Rajoy y a Puigdemont un diálogo serio. “Enviando cartitas no se soluciona nada”, dijo, en referencia a las misivas cruzadas la semana pasada entre ambos presidentes para desbloquear la situación política catalana.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción