La Policía se lleva las cartas del abuelo Florenci que Pujol no quiso entregar

Ése es el único documento relacionado con el supuesto legado que dejó a su nuera y a sus siete nietos al morir

Jordi Pujol, a la salida de su casa este viernes.
Jordi Pujol, a la salida de su casa este viernes.CARLES RIBAS

La Policía se llevó de casa de la familia Pujol unos documentos que el expresidente catalán se había negado a entregar a la justicia por motivos personales: las cartas que su padre, Florenci Pujol, envió a su nuera, Marta Ferrusola. En esas cartas, el avi Florenci le expone su preocupación por la orientación política de su hijo y viene a decirle que se encargará de que a la familia no le falte nada cuando muera. Ése es el único documento relacionado con el supuesto legado que Florenci dejó a su nuera y a sus siete nietos al morir, en 1980, y que la familia Pujol sitúa como el origen del dinero que han mantenido oculto a Hacienda en Andorra.

Jordi Pujol compareció en el Parlament en septiembre de 2014, apenas dos meses después de confesar la fortuna oculta. Allí hizo ya alusión a las cartas, e incluso leyó a los diputados algunos fragmentos, en los que Florenci expresa su preocupación por que el hijo “acabi pelat” (o sea, sin dinero). El expresident no ha entregado las cartas a la justicia que le investiga por fraude fiscal y blanqueo de capitales por dos razones: primero, considera que no son ninguna prueba de que lo que dice es cierto; y segundo, por razones de índole personal.

Más información

Por orden del juez José de la Mata, la Policía irrumpió el pasado 26 de abril en la vivienda y en el despacho del expresident. Entre otros documentos, halló las misivas del abuelo Florenci. En el salón, los agentes hallaron un "sobre conteniendo hojas manuscritas del avi Florenci". Y en la habitación de la pareja, una "libreta marrón con anotaciones manuscritas del avi Florenci".

Los agentes también hallaron el testamento que Florenci Pujol otorgó ante notario a finales de los años 60. “Testamento otorgado por el senyor Florencio Pujol Brugat el 17 de marzo de 1967. Notario Ángel Martínez Sarrion”, recoge la Policía en las actas de entrada y registro.

Ese testamento, sin embargo, no dice nada de la fortuna que supuestamente legó a la familia. De esa presunta deixa (o legado) no existe ningún documento, precisamente por su carácter opaco. Florenci guardaba, presuntamente, dinero en Suiza que después de su muerte fue traspasado a Andorra, donde permaneció hasta 2014. El dinero no estaba regularizado y Florenci dispuso que se repartieran entre su nuera y sus siete nietos, precisamente por el temor a las consecuencias que la carrera política de Pujol pudiera tener para el bienestar económico de la familia.

La Fiscalía y el juez nunca han creído esa versión. Recriminan a la familia que no haya aportado ninguna prueba documental sobre el legado, que sería “un mero relato” exculpatorio. Sospechan, en cambio, que el origen del dinero andorrano procede de actividades ilícitas durante el mandato de Jordi Pujol como presidente de la Generalitat.

En el salón de la casa, en la ronda General Mitre de Barcelona, los agentes también encontraron otros dos testamentos: el de María Soley (madre de Pujol) de 1981, y el del primogénito del clan, Jordi Pujol Ferrusola. También se halló una escritura de poder de Banca Catalana y otra sobre la constitución de la Fiduciaria Barcino. La Policía halló una caja fuerte cuyo contenido fotografiaron los hijos presentes en el registro por su “valor sentimental”, según dejan constancias las entradas y registros, avanzadas esta mañana por El Confidencial. Los agentes se incautaron también de otras cartas, pen drives y documentos que ahora deberán ser analizados.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50