Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juego ‘Ballena Azul’ lleva a una menor a ingresar en un hospital de Barcelona

Se trata de un juego virtual de retos que incitan al suicidio

Juego Ballena Azul
Ballena Azul Getty

Una menor de 15 años se encuentra ingresada en la unidad psiquiátrica de un hospital del área metropolitana de Barcelona tras participar en un juego que incita al suicidio conocido como la Ballena Azul. La dinámica del juego es ir superando medio centenar de desafíos hasta llegar al último, que se trata de consumar el suicidio.

Según ha informado la Cadena Ser, este caso es el primero que se detecta en Cataluña y fue el entorno de la adolescente el que alertó a la familia de que la menor participaba en ese juego. Los Mossos d'Esquadra han empezado a hacer un seguimiento del caso.

La Ballena Azul es un juego virtual que se realiza a través de las redes sociales, como Facebook, donde se captan adolescentes para que formen parte del grupo. El funcionamiento es potencialmente peligroso. "Se trata de que el participante supere 50 retos relacionados con actos suicidas o tentativas autolíticas [actos suicidas sin resultado de muerte]", explica la doctora Rebeca Gracia, psiquiatra del hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona). El último de los desafíos es suicidarse.

Gracia señala que al adolescente se le impone un contacto de referencia, el llamado curador, que es quién se encarga de proponer los retos de la Ballena Azul. Según la doctora, todos los desafíos a los que el curador expone al menor están vinculados con dinámicas suicidas. "Les piden ver películas de terror con esta temática, que se autolesionen u otras tentativas autolíticas. El final es el suicidio consumado", apunta. Los retos, además, han de ser grabados o fotografiados y colgados en la propia página del grupo.

La psiquiatra asegura que no necesariamente el menor que participa en el juego padece algún trastorno mental o patología de base. "Los adolescentes más vulnerables no son solo los que tienen un trastorno mental, sino también aquellos que se sienten excluidos de su entorno social, que tienen baja autoestima, que sufren bullying...", matiza la doctora. En cualquier caso, el perfil de los jóvenes que participan en estos juegos suelen ser mayoritariamente mujeres de entre 13 y 15 años.

Gracia apostilla que la sensación de pertenencia a un grupo y las dinámicas del juego les hacen perder la percepción del riesgo. "Se minimiza el riesgo de lo que están haciendo", concluye. La psiquiatra desconoce quién está detrás de la figura del curador, que es quien marca las reglas de la Ballena Azul. Tampoco tiene constancia de que, en este tipo de juegos, los adolescentes reciban coacciones u amenazas si quieren abandonar el juego, aunque señala que "a su edad son más vulnerables y pueden ser manipulados".

Código Riesgo Suicidio

El Parc Taulí de Sabadell fue uno de los centros pioneros en implantar el llamado Código Riesgo Suicidio (CRS), el protocolo de actuación de la Generalitat para evitar tentativas y suicidios consumados. "Cuando nos llega un adolescente con una tentativa autolítica le hacemos una evaluación inicial en urgencias. Si el riesgo es alto, lo ingresamos en la unidad de psiquiatría. Si el riesgo es leve, lo incluimos en los circuitos del CRS y empezamos un programa de gestión de situaciones. La mayoría de las tentativas son una respuesta a una mala gestión del estrés", explica la doctora. Sólo el Taulí, que tiene un área de referencia para unos 90.000 adolescentes, registra una treintena de tentativas de suicidio al año.

Gracia señala, no obstante, que no habían detectado la presencia de juegos similares al de la Ballena Azul en España. "Sabemos que en Rusia ha habido mucha repercusión con este tema y se ha abierto una investigación por varios casos de suicidios que no ha quedado clara su vinculación con estos juegos. Aquí no hemos tenido conocimiento de juegos de este tipo aunque no es raro que lleguen a las redes sociales y eso nos preocupa porque la red tienen una diseminación muy amplia", advierte.

Más información