Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Barcelona Energia

20.000 vecinos de Barcelona podrán comprar luz a la eléctrica de Colau

Barcelona Energia será municipal y permitirá al Ayuntamiento prescindir de las eléctricas

Una farola del Paseo de Gràcia, en Barcelona
Una farola del Paseo de Gràcia, en Barcelona

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona aprobará este viernes la creación de Barcelona Energia, una nueva empresa pública dedicada a comprar y vender electricidad de fuentes renovables. Operará en verano de 2018 y podrá tener como clientes a 20.000 vecinos de la ciudad. La empresa permitirá al gobierno de la alcaldesa Ada Colau autoabastecerse y prescindir de las eléctricas, porque al ser municipal no tendrá que sacar a concurso el suministro del consistorio. Evitará así el conflicto con las eléctricas que ha llevado a un tribunal a paralizar la última contrata.

Las claves del operador municipal

Tersa, el embrión. Barcelona Energia será la comercializadora de Tersa, que genera energía limpia incinerando residuos y gestiona las placas fotovoltaicas. Sumada, casi tanta energía como necesita el Ayuntamiento.

Prescindir de las eléctricas. Al ser público, el operador podrá suministrar directamente al consistorio, sin hacer concurso.

20% de clientes particulares. La condición de empresa pública no impide que el 20% de los clientes sean particulares. De entrada, serán 20.000, aunque todavía no se sabe como se podrá optar a serlo. Si crece en clientes públicos, podrán aumentar también los particulares.

Tarifas más bajas. Al no buscar el beneficio, el operador municipal podrá rebajar el recibo. Habrá varias tarifas.

Apoyar el autoconsumo. La empresa comprará excedentes a familias o edificios que producen electricidad en Barcelona. Les garantiza así la compra y fomenta inversiones.

Si algo caracteriza al gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau es la obsesión por los servicios públicos, sobre todo si responden a derechos básicos. Y Barcelona Energia se suma a otras propuestas como la creación de una funeraria municipal, la internalización de guarderías privatizadas o la remunicipalización del agua. “Será la herramienta más singular que tendremos en la política de soberanía energética y la mayor empresa 100% pública, que además operará con energía 100% renovable”, ha celebrado el concejal Eloi Badia.

Generación municipal

En el caso de la comercializadora energética, la nueva empresa tiene parte del trabajo hecho, porque el Ayuntamiento, a través de la empresa Tersa (Tratamiento de Residuos SA) ya genera electricidad incinerando residuos y además gestiona las placas fotovoltaicas del Fòrum. Todo energía renovable.

En total, el consistorio genera 171 gigavatios gigavatios hora (GWh) al año, una energía que hasta ahora se vendía. Y consume 197 gigavatios hora al año, que tenía que comprar convocando concursos. Badia aseguró que la empresa municipal permitirá “reducir el coste en medio millón de euros, lo que puede tener impacto en las tarifas”.

Una de las singularidades del operador será la posibilidad de tener como clientes a ciudadanos, a quienes podrá ofrecer tarifas inferiores a las del mercado, porque Barcelona Energia no buscará el beneficio, ha subrayado Badia. El servicio a vecinos tendrá una limitación: para mantener el carácter de empresa pública, nunca podrá tener más de un 20% de clientes privados. De entrada serán 20.000 vecinos, pero en el futuro, si captara otros clientes públicos (por ejemplo, TMB, cuyo gasto eléctrico es enorme), podría sumar clientes particulares, siempre con el tope de no superar el 20% del total.

Otra de las cuestiones que prevé la empresa es comprar excedentes a vecinos que tengan placas para autoconsumo. “Si compramos excedentes y descontamos la compra del recibo, indirectamente estaremos promoviendo el autoconsumo, porque garantizaremos la compra y daremos estabilidad a la inversión de los particulares”, ha defendido Badia, que ha recordado que la apuesta de Barcelona Energia es también por la producción local.

La nueva empresa no ha recibido alegaciones durante el mes de exposición pública. Tras la aprobación en el pleno, afronta trámites —con el ministerio de Industria, Red Eléctrica...— hasta tener licencia. La idea es que opere en verano de 2018. Y extenderla al área metropolitana, porque Tersa también opera en el ámbito metropolitano.

Más información