Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de coches híbridos y eléctricos en la Comunidad crece un 90% en los últimos cuatro meses

Una nueva flota de vehículos de alquiler y una mayor concienciación impulsan las cifras, según el sector

Los coches eléctricos e híbridos (combinan el motor eléctrico con otro térmico de combustible) todavía representan un porcentaje pequeño de la compra de turismos en la Comunidad de Madrid (en torno al 4,2%), pero cada vez son más. En los últimos cuatro meses (de noviembre a febrero) se han matriculado 5.537 vehículos de este tipo, un 90% más que en el mismo periodo 12 meses antes, según los datos de la patronal del automóvil, Anfac. La subida es muy superior a la media nacional (77%) y a la del segundo mercado español, el de Cataluña (71%).

Un vehículo eléctrico enchufado ayer a un punto de carga en la calle de Santa Engracia, en el centro de la capital.
Un vehículo eléctrico enchufado ayer a un punto de carga en la calle de Santa Engracia, en el centro de la capital.

La lenta penetración de los coches con motores alternativos, menos contaminantes, en España está impulsada en buena medida por el mercado madrileño, que concentra casi el 36% de las matriculaciones de estos vehículos y cuyo avance se ha acelerado en los últimos meses.

En lo que se refiere a los coches eléctricos, el crecimiento entre noviembre de 2016 y febrero de 2017 (casi se ha doblado, con un 96,6% de subida) se debe en buena medida a la llegada a la capital de una nueva flota de coches de alquiler, EMov. En todo caso, las cifras este tipo de coches —esta estadística incluye eléctricos puros (BEV), de autonomía extendida (E-REV) e híbridos enchufables— son todavía muy pequeñas; tras el pico excepcional de noviembre y diciembre, los datos volvieron a su estado habitual, esto es, entre 100 y 200 matriculaciones al mes.

Sin embargo, la progresión de los híbridos ha sido sostenida en el tiempo hasta superar ampliamente el millar de matriculaciones en los meses de enero y febrero (en este último fueron 1.376). Pero, sin una gran venta a algún colectivo o empresa como en el otro caso, la explicación resulta más complicada.

Para los portavoces de Toyota —la marca que, según Anfac, matricula la mayoría de los híbridos que se venden en toda España—, se trata de que hay una mayor concienciación entre los conductores, acrecentada además por las restricciones al tráfico para mitigar la polución como las que se han producido en la ciudad de Madrid en los últimos meses. Desde el pasado mes de noviembre, debido a la activación de protocolo anticontaminación, el Ayuntamiento ha prohibido aparcar en varias ocasiones en el centro de la capital y, por primera vez, se llegó a cerrar el pasado 29 de diciembre el acceso a toda la almendra central a casi la mitad de los coches.

Sin embargo, a los híbridos, lo mismo que a los eléctricos y a los que usan gas licuado (estos son todavía menos en el cómputo total), no les afectan todas esas restricciones.

Desde Anfac piden cautela sobre la conexión entre restricciones y ventas. “La relación directa entre el incremento de las matriculaciones y los episodios de alta contaminación de diciembre de 2016 es difícil de demostrar”, dice un portavoz de la patronal, aunque admite que el hecho de poder usarlo en todo momento, sin pensar en las restricciones, “es posible que actúe como un plus a la hora de decidirse”. Y añade: “Es cierto que cada vez más personas piensan en este tipo de vehículos —especialmente en los híbridos, por su precio más asequible— como una opción más de compra”.

Los coches híbridos, que cuestan en torno a un 10% más que un modelo equivalente de combustible líquido, combinan dos motores, uno eléctrico y otro térmico (alimentado por gasolina o diésel). Este último, mientras funciona, recarga además la batería del primero. En función de las necesidades (la velocidad, en ciudad o en carretera) el vehículo va usando uno, otro o los dos.

Lo cierto es que, a pesar de que los turismos con motores alternativos son para muchos una eterna (y frustrante) promesa que nunca acaba de hacerse realidad, los coches tradicionales de gasolina y, sobre todo, de diésel están en regresión, aunque sea lentamente. En febrero de 2016, los vehículos alternativos menos contaminantes supusieron en torno al 2,2% de las matriculaciones en Madrid; un año después, han supuesto el 4,2%. Y ello gracias, entre otras cosas, a que el mercado de los coches híbridos ha seguido creciendo a pesar de la disminución generalizada en la matriculación de turismos en la región, que cayó un 7% con respecto a un año antes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información