Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez descarta que los exámenes de maquinista de metro se filtrasen en 2016

Un fallo rechaza la la demanda contra la empresa responsable de las pruebas por presuntas filtraciones en Internet

Una juez de Madrid acaba de zanjar, al menos judicialmente, la polémica que se levantó tras los exámenes para maquinistas de Metro de Madrid celebrados en enero de 2016: no hubo discriminación alguna ni está probado que hubiera filtraciones, según el fallo al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Examen de la oposición para conductores de Metro de Madrid. Ampliar foto
Examen de la oposición para conductores de Metro de Madrid.

A mediados de enero de 2016, muchos de los 11.600 aspirantes que compitieron por una de las 360 plazas en juego se quejaron de que todos habían hecho pruebas muy parecidas —las 36 preguntas eran iguales para los cuatro modelos del test psicotécnico—, pese a que se celebraron en distintas fases —en cuatro tandas el sábado y tres el domingo—, lo que pudo facilitar las filtraciones en Internet antes de que terminaran.

La polémica, no obstante, se fue pronto desinflando porque se crearon dudas sobre la presunta filtración del examen de la que, según el fallo de la magistrada del Juzgado de lo Social número 32, no hay constancia de que estuviera colgada en la Red antes de las 17.00 horas del domingo 10 de enero, cuando ya había terminado el examen.

Además, según el acta notarial hecho por la empresa encargada las pruebas (Tea Cegos S. A.), el examen publicado en Internet solo era la base a partir de la que se hicieron las pruebas; es decir, no era exactamente lo mismo. En todo caso, lo que pedían los demandantes en este juicio no era la nulidad de la prueba, sino una indemnización a Tea Cegos de 100.006 euros por “vulneración al derecho de igualdad”. Y esto es precisamente lo que rechaza la juez.

Para empezar, porque solo tres de las demandantes (las que se examinaron en el primer turno y suspendieron) estaba “legitimadas” para mantener la demanda, pues los demás también hubieran podido conocer el contenido de la prueba antes de hacerla, lo que les colocaría en igualdad de condiciones. Eso, si hubiera habido filtración, pero esta no queda acreditada ni por una imagen que publicó Metro a poco después de terminar ese primer turno —se veía un examen, pero no su contenido, “dado lo borroso de la foto”— ni por las otras que aparecieron al día siguiente en Internet.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información