Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los arquitectos alertan de que no hay un crecimiento sólido en la edificación

La superficie visada en 2016 fue de 3.579.960 metros cuadrados, un aumento del 24% que el COAC considera "ínfimo"

Grúas de una promoción inmobiliaria en Barcelona.
Grúas de una promoción inmobiliaria en Barcelona.

La edificación y rehabilitación de edificios en Cataluña se aleja de las grandes pérdidas que supuso la crisis en el sector. Aún así, el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) mantiene la alerta ante lo que considera un "crecimiento ridículo, más cerca del colapso que de la normalidad". El total de la superficie visada es de 3.579.960 metros cuadrados, un 24% más que el año anterior, pero todavía es una cifra muy pequeña: sin contar los años de crisis, en el peor año registrado por el histórico del COAC, 1993, se visaron ocho millones de metros cuadrados. El decano de la institución, Lluís Comerón, ha explicado este jueves que este crecimiento se debe además a grandes obras excepcionales, y no a la edificación "estructural", la de viviendas pequeñas y medianas.

En el momento de mayor burbuja inmobiliaria, en 2007, en Cataluña se llegaron a visar casi 24 millones de metros cuadrados. La inquietud del colegio de arquitectos no es llegar a estas cifras, sino conseguir los niveles medios europeos, que son hasta tres veces superiores, y sobre todo, conseguir un crecimiento estructural. "El crecimiento de la superficie visada este año no es homogéneo en todo el territorio, ya que solo es significativo en la provincia de Barcelona, y tampoco supone un aumento general de la actividad, ya que solo destacan los proyectos de gran envergadura", ha lamentado Comerón.

A pocos proyectos, poca ocupación. El COAC ve con inquietud que se hable de recuperación mientras que, para los 10.000 arquitectos colegiados que hay en Cataluña, en 2016 solo se aprobó la ejecución de 7.490 proyectos. De estos, los que corresponden a viviendas se desglosan en 8.547 nuevos domicilios (un incremento del 35%), algo muy por debajo de lo que el decano considera recomendable, entre unas 25.000 y 30.000 casas al año. En el momento de máxima construcción, en 2007, se llegaron a visar 100.000 viviendas en Cataluña.

Según la tipología de edificación, la obra nueva es la que continúa creciendo de manera más significativa, un 30%, con 2.300.995 nuevos metros cuadrados en 2016. Por otro lado, la superficie visada destinada a obras de rehabilitación o reforma es la tipología que se encuentra en una situación más precaria, según el COAC. En 2016 solo creció un 12%, situándose en los 1.133.185 metros cuadrados, una cifra que los arquitectos consideran muy decepcionante si se quieren cumplir los compromisos de exigencia energética y de mantenimiento urbano. Para encontrar una solución, el COAC pide a las Administraciones más ayudas y mejoras en la financiación y una simplificación y mejora del marco normativo, así como más coordinación entre las instituciones.

Obras concentradas en Barcelona

Por demarcaciones, la provincia de Barcelona (sobre todo, Baix Llobregat y Vallès Occidental), con 1.840.613 metros cuadrados, es la que registra un mayor aumento, de un 36%. Por detrás, está la ciudad de Barcelona (762.379 metros cuadrados), con un incremento de 28%, y la provincia de Girona (484.812 metros cuadrados), con un crecimiento de 17%. Sobre el resto de Cataluña (Tarragona, Lleida y el Ebro), Comerón ha alertado de que no solo no hay crecimiento estructural, sino que son provincias que no han conseguido un punto de inflexión para dejar atrás la crisis.

Por tipología de los edificios visados, las construcciones de viviendas crecen un 22% respecto a 2015, lo que supone un freno respecto al año anterior, en el que crecieron un 42%. Con más de dos millones de metros cuadrados, siguen por encima de las construcciones de edificios no destinados a la vivienda, que crecen un 28% y suman un millón y medio de metros cuadrados. "Todavía estamos lejos de una situación normalizada", ha destacado el decano del colegio, en referencia a los niveles medios europeos en los que la construcción de viviendas es más del doble que la construcción de oficinas, fábricas, infraestructuras, servicios o comercios.