Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reabierta la causa contra un edil del PP que llamó “mala zorra” a una socialista

El juzgado cerró el caso alegando que los insultos a la presidenta de la Diputación de Pontevedra solo son expresiones "soeces"

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, durante una reunión en la Xunta.
La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, durante una reunión en la Xunta.

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha revocado el archivo de la denuncia de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, la socialista Carmela Silva, por los insultos supuestamente injuriosos y vejatorios que difundió hacia ella un concejal del PP en la red social Facebook, unos hechos por los que Jorge Caldas se vio obligado a dimitir.

El edil popular en el ayuntamiento pontevedrés de Moraña y un vecino de esta localidad había intercambiado comentarios sobre Carmela Silva utilizando expresiones como "mala zorra y sinvergüenza", "menuda furcia" o "hija de puta". Lo hicieron tras un pleno de la Diputación en el que el gobierno provincial de Silva acordó suprimir la financiación que venía recibiendo de la Diputación el Rally Rías Baixas con la anterior corporación presidida por el PP.

El juzgado de instrucción número 3 de Pontevedra había acordado el sobreseimiento de las diligencias alegando que "aunque son expresiones soeces, no tienen otro alcance que el de poner de manifiesto la disconformidad" con una decisión política ante una cuestión de interés público en el ámbito deportivo y que, por tanto, no se han transgredido los límites del derecho a la libertad de expresión.

Tanto la acusación particular ejercida por el letrado de la Diputación como el Ministerio Fiscal recurrieron ante la Audiencia el auto de archivo, argumentando que las expresiones utilizadas en los mensajes difundidos a través de la red social son objetivamente ofensivas y difamatorias.

Ahora las tres magistradas que componen el tribunal han admitido el recurso de apelación e interpretan que los comentarios e insultos hacia la presidenta de la Diputación "han excedido, al menos en su tenor literal,los límites de la libertad de expresión y del derecho de crítica que un personaje público, por razón de su cargo, deba soportar".

En su auto, contra el que no cabe recurso, la Sala califica de "precipitado" el cierre del procedimiento porque "no se ha indagado en la búsqueda de la verdadera finalidad de las expresiones publicadas". Por ello, ordena al juzgado que continúe con la instrucción y la práctica de las diligencias de investigación necesarias para el esclarecimiento de los hechos, ante un posible delito de injurias contra Silva .

La Audiencia subraya que "no se puede perder de vista que tales expresiones no se pronuncian en dicho pleno, sino horas después, y a través de una red social de gran difusión". A ello se suma el hecho de que se trate de expresiones "sin duda, objetivamente ofensivas", coincidiendo con el criterio de los recurrentes, que sostienen que van más allá de los límites de la libertad de expresión y del derecho de crítica.

Invocando sentencias del Tribunal Supremo y del Constitucional, el auto de la Audiencia sostiene, además, que en caso de colisión de derechos deben prevalecer aquellos relativos a la libertad de información y de expresión cuando se trata de personas o cargos públicos, "estando obligadas, por ello, a soportar cierto riesgo de que sus derechos subjetivos de la personalidad resulten afectados por opiniones o informaciones de interés general". Pero subraya a continuación que "ello no significa que deba otorgarse cobertura a aquellas frases formalmente injuriosas o insultantes o que carezcan de interés público y, por tanto, resulten innecesarias a la esencia del pensamiento, idea u opinión que se expresa".

La presidenta de la Diputación ha recordado tras conocer la decisión judicial que ha sido objeto de insultos "gravísimos" y cree que el auto de la Audiencia es un paso adelante en los derechos de las mujeres porque "en esta sociedad tenemos que ser capaces de poner límites a todas las violencias machistas", ha afirmado en declaraciones a Europa Press.

"Es fundamental y obligatorio que sancionemos este tipo de comportamientos", ha añadido Silva, "dado que una sociedad decente y avanzada, donde más de la mitad de la población somos mujeres, no puede permitir este tipo de insultos ni que estas situaciones queden sin sanción".

Silva ha calificado estos insultos de "injurias que tienen que ver con las violencias machistas" y ha recordado que "hay cientos de miles de mujeres que sufren este tipo de insultos cada día y que no tienen voz, y que necesitan saber que hay instrumentos para hacerles frente".