Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abandono de tratamientos cae un 32% al quitar el copago farmacéutico

La Generalitat valenciana compensa el recargo para jubilados de renta baja desde enero de 2016

Un jubilado en una farmacia del centro de Valencia. Ampliar foto
Un jubilado en una farmacia del centro de Valencia.

La Generalitat valenciana compensa el copago farmacéutico para jubilados con rentas bajas desde enero de 2016. Los datos de la Consejería de Sanidad reflejan que 10 meses después el abandono de tratamientos médicos se había reducido en un 32,6% en este colectivo en comparación con el mismo periodo de 2015, cuando el recargo estaba en vigor. En números absolutos, 98.394 personas menos habían abandonado su tratamiento.

La ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, ha planteado esta semana el debate sobre una posible subida del copago para los jubilados que ingresan más de 18.000 euros, si bien después ha matizado que no hay nada decidido y que está a la espera de lo que concluyan los expertos.

El Gobierno valenciano que preside el socialista Ximo Puig eliminó en la práctica hace un año el copago para los pensionistas residentes en la Comunidad Valenciana que ingresan menos de 18.000 euros al año. Estos venían abonando el 10% de los medicamentos, hasta un máximo de ocho euros por mes, desde 2012, cuando el sistema fue reformado por el Gobierno de Mariano Rajoy, que solo declaró exentos a los beneficiarios de las pensiones mínimas y no contributivas

Según los datos de la Consejería de Sanidad valenciana que dirige Carmen Montón, entre enero y octubre (último mes disponible) de 2016 el abandono de tratamientos médicos en la Comunidad Valenciana de los pensionistas del primer escalón de copago ha pasado de 301.669 a 203.275. Esto es, han abandonado sus tratamientos 98.394 personas menos que un año antes.

La Generalitat valenciana utilizó una vía oblicua para suprimir el copago para estos pensionistas con el objetivo de evitar que el Gobierno paralizase la iniciativa acudiendo al Tribunal Constitucional, como ya sucedió con la devolución de la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares.

La Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública firmó un convenio con los colegios de farmacéuticos de Valencia, Alicante y Castellón mediante el cual la Administración autonómica reembolsa a las boticas el dinero de los copagos.

El método permite que los pensionistas con ingresos bajos acudan a la farmacia a retirar los medicamentos prescritos por profesionales del sistema sanitario público como si no estuvieran sujetos a copagos.

También a las personas con diversidad funcional

La medida de la Generalitat no se limitó solo a los jubilados con menos recursos —aunque estos representan la mayor parte de los beneficiados— sino también a las personas con diversidad funcional que cumplan ciertos requisitos: tener menos de 18 años con un grado de discapacidad superior al 32%, o ser mayor de edad y presentar un grado de discapacidad superior al 64%. Además de fármacos, las ayudas valencianas abarcan el material ortoprotésico.

Sumados los pensionistas y las personas con diversidad incluidos en la medida, se han beneficiado de la misma 909.800 valencianos. La Generalitat destinó 41,6 millones de euros a estas líneas de ayuda en 2016 y los presupuestos de este año contemplan 46,6 millones.

Más información