BALANCE DEL GOBIERNO MADRILEÑO / ECONOMÍA

La economía crece abrazada al sector servicios pero sin un plan alternativo

La oposición asegura que la mejora se debe al contexto general y no a las políticas del Ejecutivo

La economía madrileña crece por encima de media española (3,4% frente a 3,2%) y el paro registrado se ha reducido en 46.985 personas en 2016. Unas cifras positivas que el Gobierno de Cristina Cifuentes achaca, al menos en parte, a sus políticas y a la baja fiscalidad. Sin embargo, la oposición asegura que la mejora ha llegado por pura inercia del contexto económico y “a pesar” de la inacción del Ejecutivo. Además, reclaman estrategias alternativas para compensar la omnipresencia del sector servicios, que da trabajo a cuatro de cada cinco madrileños ocupados, mientras que la industria ha alcanzado su nivel mas bajo de aportación al empleo desde 2008: un 8,06%.

Contenedores de mercancías en el Puerto Seco de Coslada, ayer.
Contenedores de mercancías en el Puerto Seco de Coslada, ayer.jaime villanueva

Para cada estadística económica positiva, a poco que se busque, se puede encontrar un reverso tenebroso. Por ejemplo, hay casi 96.000 afiliados a la Seguridad Social más que hace un año. Sin embargo, aumenta la desigualdad salarial, con la clase media como clara perdedora: en 2015, el 18% de madrileños que más cobraban mejoraron su salario un 6,3%, mientras que los que están en la mitad de la tabla (los que ganan entre 1.300 y 1.900 al mes) perdieron un 0,4%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Pues algo parecido ocurre con la política económica regional, dependiendo de si responde el Ejecutivo, la oposición, los sindicatos o los empresarios.

Más información
El sector servicios tira de la Comunidad de Madrid y concentra ya el 87% del empleo
Una atracción de doble filo

Plan de empleo. Una de las grandes banderas de la Consejería de Economía, dirigida por Engracia Hidalgo, es la Estrategia de Madrid por el Empleo, “que busca aprovechar la actual coyuntura económica y fomentar la creación de empleo estable”, contempla 70 medidas “de intermediación laboral, formación, incentivos a la contratación”, tiene 650 millones de euros de presupuesto entre 2016 y 2017 y pretende llegar a 400.000 personas. “En la actualidad ya están ejecutadas o en marcha el 86% de las medidas previstas”, asegura un portavoz de Economía.

El portavoz de la patronal madrileña CEIM, Francisco Aranda, también celebra este plan. Sin embargo, desde CC OO, Manuel Rodríguez se queja: “La financiación de la estrategia se está dando con mucha dificultad y las convocatorias se están haciendo muy tarde”. Además, dibuja un panorama de “empleo temporal, bajos salarios y mucha rotación”. Solo el 16,2% de los contratos hechos durante 2016 fueron indefinidos, aunque es cierto que la cifra es mayor que en 2015 (15,8%) y es casi el doble que la media española (8,58%), según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal.

Modelo productivo. Rodríguez también echa en cara al Gobierno que no haya convocado la acordada “mesa para el desarrollo económico y modelo productivo”, pues en ella se debía tratar una de las grandes preocupaciones de sindicatos y oposición, esto es, que la economía madrileña está excesivamente basada en el sector servicios: representa el 83% de la riqueza y ofrece el 86,5% del empleo, según la última información disponible, del tercer trimestre de 2016. Mientras, la industria (que tradicionalmente ha ofrecido empleos más estables y mejor remunerados) ofrece un 8% del empleo, lo que representa dos puntos menos que en 2008 y la cifra más baja registrada desde entonces.

“A la industria nunca se le ha dado prioridad. Solo se ha puesto en marcha el Plan Renove [subvenciones para nueva maquinaria] y resulta que está por debajo del 40% de ejecución”, insiste Reyes Maroto (PSOE). “No hay un plan estratégico a medio y largo plazo”, añade. “La ausencia de políticas industriales es total, tan solo hay referencias retóricas a intentar un Silicon Valley en el Sur”, insiste Eduardo Gutiérrez, de Podemos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El máximo exponente de esa retórica sin contenido, aseguran, es la sociedad Madrid Activa, nacida “para fomentar e impulsar el desarrollo económico, tecnológico e industrial de la Comunidad”. Esta empresa pública contaba con 1,5 millones de presupuesto y su principal encargo para este año era terminar un censo de polígonos industriales en las zonas sur y este de la región. No ha conseguido, sin embargo, sacar adelante ninguna medida concreta, asegura Raúl Cordero, de CC OO: “El sentimiento generalizado es de frustración”.

Turismo y comercio. Aparte del empleo, entre los programas que destaca la consejería en su balance de 2016 están las subvenciones a pequeñas empresas (Avalmadrid ha financiado “1.682 operaciones por un importe de 86 millones”) y el apoyo al comercio minorista (se ha asesorado a 145 establecimientos y se han destinado 1,5 millones de euros a modernización de pymes comerciales).

La oposición, aparte de insistir en lo modesto de estas medidas, echa en falta una mejor promoción del turismo, que tardó mucho más en recuperarse tras las crisis que en el resto de comunidades, insiste Reyes Maroto (PSOE). Aunque el sector no depende de la Consejería de Economía sino de Presidencia, tanto oposición como empresarios opinan que es imprescindible incluirlo a la hora de hacer balance económico: supone en torno al 6% del PIB regional, según el propio ejecutivo.

Por ejemplo, la CEIM cree que es urgente dotar de “un presupuesto de promoción para el turismo de Madrid”. La estrategia para el sector hasta 2019 no cuenta con presupuesto propio, sino que el Gobierno pretende ir sacándolo de otras partidas, como el PRISMA o los fondos europeos. La dirección general de Turismo tuvo un presupuesto en 2016 de 13,4 millones de euros; la dirección general de Ordenación y Promoción del Turismo de la Comunidad Valenciana contó con 69 millones. La CEIM reclama, asimismo, la creación de “un grupo de trabajo que explore una regulación clara y transparente para el sector de los alquileres vacacionales”.

Política fiscal. Los empresarios sí apoyan con entusiasmo la baja presión fiscal de la Comunidad, “que es un elemento clave para atraer tejido productivo”, aseguran. De hecho, el Gobierno regional destaca que Madrid acapara “el 68,5% del total de inversión extranjera” en España y señalan la puesta en marcha del proyecto Think Madrid, para atraer a más empresas, con especial atención a las que en los próximos años decidan abandonar Inglaterra tras su ruptura con la UE (Brexit).

Eduardo Gutiérrez, de Podemos, insiste en los aspectos negativos de una política de impuestos que solo beneficia, opina, a unos pocos y perjudica a la mayoría. “La Comunidad tiene los impuestos más bajos de todas las autonomías, sobre todo para los superricos, con la continuidad en el impuesto de Patrimonio que significa regalar una bonificación total de la cuota de 660 millones euros a poco más de 15.500 contribuyentes”. El PP de Cristina Cifuentes, resume, continúa en general con las políticas económicas de sus predecesores, Esperanza Aguirre e Ignacio González: “Cifuentes, en 2016, sigue sin proyecto para Madrid, y se apoya en aprovechar tan solo la burbuja de Turismo resultante de factores geopolíticos efímeros”.

Dinero sin gastar

Para ver qué parte de los presupuestos de Economía y Empleo se ha llegado a ejecutar en 2016 habrá que esperar todavía. Pero a juzgar por los datos acumulados hasta octubre (cuando se había gastado menos del 25%), parece complicado que se haya alcanzado el 100% en solo dos meses más. Así lo destacan tanto Reyes Maroto, del PSOE, como Susana Solís, de Ciudadanos. “Hay que destacar la nula ejecución de los planes específicos de I+D+i y Transferencia tecnológica que inicialmente estaban dotados con 17 millones y que se han reducido a 13 millones, sin que se haya gastado ni un euro hasta octubre. En esa misma línea, la partida para el Plan de fomento de polígonos industriales que tenía una dotación de 800.000 euros ha sido cancelada”, señala Solís.

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS