Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós al Taller de Artillería

El derribo del edificio del siglo XIX para construir viviendas sigue adelante entre críticas y tras varios escollos

Trabajos para demoler el Taller de Precisión de Artillería, ayer.
Trabajos para demoler el Taller de Precisión de Artillería, ayer.

Una tensión política que dividió al Ayuntamiento de Ahora Madrid. Una denuncia por prevaricación. Una dicotomía entre la protección del patrimonio y la inversión de 355 familias. Un derribo que se autoriza, se para y vuelve a comenzar. Y hasta un hallazgo sorprendente en su sótano que pudo cambiar el plan. El proyecto para demoler el Taller de Precisión de Artillería (TPA) y construir en su lugar una urbanización ha dado tantos giros como el guión de una buena serie televisiva. El PSOE hará un último intento de pararlo este lunes, pero la suerte del edificio de 1899 parece echada: tras la última decisión judicial, las máquinas trabajan para derribarlo en su totalidad.

La historia arranca en noviembre de 2014, cuando el Ministerio de Defensa, propietario del inmueble, vende el solar a la cooperativa Residencial Maravillas por 111 millones de euros. Los cooperativistas prevén demolerlo y construir en su lugar una urbanización de viviendas. Cada uno de los socios aporta más de 100.000 euros.

Un año después, en noviembre 2015, el Plan Parcial Interior para permitir la operación urbanística llega al Pleno del Ayuntamiento de Madrid, donde Ahora Madrid se rompe: seis de sus concejales votan en contra, junto con el PSOE. Votan a favor el PP, Ciudadanos y el resto de Ahora Madrid. Los ediles contrarios al derribo apuestan por conservar el inmueble histórico.

“Madrid ha tenido muchos edificios que, una vez recuperados, se han puesto en valor y se han aprovechado para uso de los vecinos, como fue el caso del Matadero, que hoy es un gran centro cultural”, explican desde la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP), que defienden realizar un proyecto similar en el Taller de Artillería.

En julio de 2016, una denuncia de Ecologistas en Acción —otra asociación que pide mantener el TPA— presentada ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) logra que la fiscalía de Medio Ambiente paralice de nuevo el plan e inicie una investigación por presunta prevaricación urbanística. Los ecologistas alegan entonces que el edificio tiene remitida protección según el Plan General de Ordenación Urbana de 1997, por lo que no se puede derribar.

Planos del refugio de la Guerra Civil bajo el edificio. ampliar foto
Planos del refugio de la Guerra Civil bajo el edificio.

En septiembre, la Comisión Local de Patrimonio Histórico de Madrid, dependiente del Gobierno regional, determina que no hay ningún elemento del edificio que merezca protección, por lo que el proyecto se pone de nuevo en marcha. Solo un mes más tarde, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio halla los planos de un refugio antiaéreo de la Guerra Civil construido bajo el edificio, lo que vuelve a congelar el plan. Según la ley de patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, este tipo de instalaciones gozan de protección, por lo que no se pueden demoler.

El siguiente paso del culebrón llega en noviembre, cuando la Comisión Local de Patrimonio dictamina que hay que realizar un estudio arqueológico sobre el refugio antiaéreo. Sin embargo, da vía libre para que el resto del proyecto siga adelante, conservando únicamente la parte bajo rasante.

En diciembre de 2016 se precipitan los acontecimientos: el día 7, el Ayuntamiento da vía libre al derribo con la oposición de Ganemos (miembro de Ahora Madrid) y del PSOE. El 15 de diciembre, las excavadoras comienzan la demolición. Un día después se produce una manifestación improvisada de concejales del PSOE, una concejal de Ahora Madrid y vecinos de la zona para protestar por la pérdida del patrimonio. El 29 de diciembre, una nueva denuncia de Ecologistas en Acción logra que el TSJM emita un auto paralizando cautelarmente el derribo. El tribunal vuelve a autorizar las obras al día siguiente. En estos momentos, la demolición continúa.

María Ángeles Nieto, de Ecologistas en Acción, critica las decisiones tomadas por el juez a finales de diciembre. "En la vista, la promotora planteó que la demolición estaba muy avanzada, al 50%, y que mantener en pie lo que quedaba suponía un riesgo para la seguridad. Creemos que no es cierto", cuenta. "Otro argumento era que no habíamos acreditado el valor patrimonial del edificio, cuando en la demanda que presentamos se dice que vamos a presentar un informe cuando se nos permita acceder al mismo. Hace dos meses, el tribunal desestimó nuestra solicitud de acceder al edificio con peritos para valorarlo adecuadamente", se queja.

El origen del barrio de Chamberí

"Resulta insólito que para construir viviendas en una ciudad en la que sobran haya que destruir cien años de historia”, dice María Ángeles Nieto, de Ecologistas en Acción. Construido tras las derrotas españolas en Cuba y Filipinas, el Taller de Precisión de Artillería se creó para mejorar el armamento del país. “Se trata del primer edificio de investigación militar de España, donde se construyó el primer avión militar, y es además el segundo edificio del país construido en hormigón armado, así como un inmueble con unas características arquitectónicas muy interesantes, de estilo neomudéjar”, señala Nieto. “El TPA fue el origen del barrio de Chamberí, ya que cuando se levantó estaba rodeado de campo”, concluye.

La concejal del PSOE Mercedes González señala que su partido tratará este lunes de hacer un último intento de parar las obras con una votación en la Junta de Chamberí. "Vamos a solicitar la paralización del derribo. Hubo mala suerte en la última decisión del juez, porque los peritos dijeron que habían riesgo de derrumbe. Creo que en otras circunstancias se hubiera paralizado". González reconoce que la demolición va muy rápido, por lo que ya será muy difícil salvarlo. "Pero el trámite administrativo no está hecho, ni está aprobado el convenio del plan parcial. Creemos que el procedimiento ha sido irregular y lucharemos hasta el final para demostrarlo ante la justicia. Aunque para entonces el edificio ya no exista", concluye.

El Ayuntamiento explica que la licencia de obras “es un acto reglado” y que no se puede oponer a concederla una vez que se aprobó el plan. La Comunidad de Madrid dice que el refugio de la Guerra Civil está protegido a la espera de que los técnicos elaboren un informe "en los próximos días" sobre esta instalación subterránea. Los cooperativistas, por su parte, señalan que el proyecto sigue adelante y esperan tener sus viviendas acabadas en 2019. Mientras tanto, una parte de la historia de la ciudad desaparece bajo las grúas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información