El aeropuerto de Menorca confisca una tonelada de material geológico

El Consell Insular y Cáritas Diocesana se unen para retornar a las playas la arena y piedras incautadas a los turistas durante la temporada de verano

Diferentes piedras incautadas en el aeropuerto durante la temporada de verano.
Diferentes piedras incautadas en el aeropuerto durante la temporada de verano.Xisco Roig

En la isla de Menorca a los empleados del aeropuerto no les sorprende esta escena: un turista frecuenta una playa virgen o un paisaje especial y decide regresar de sus vacaciones llevándose un recuerdo; arena, piedras…Hasta que es interceptado en los arcos de seguridad de las instalaciones. Durante la temporada de verano ocurre casi a diario. Las cifras lo demuestran: Solamente entre los meses de marzo y octubre de 2016 los servicios de seguridad del aeropuerto requisaron más de una tonelada, 1.193 kilos, de material geológico.

Diferentes tipos de arena de playas de Menorca trasladadas hasta Mestral.
Diferentes tipos de arena de playas de Menorca trasladadas hasta Mestral.Xisco Roig

Entre el material confiscado hay casi de todo; desde sedimentos como arena de calas y rocas marinas hasta piedras pintadas con nombres y fechas, algunas de gran tamaño. La mayoría no tiene valor patrimonial pero este expolio a pequeña escala puede llegar a afectar el orden natural de la isla. “La anécdota continuada durante décadas puede producir una importante erosión en el terreno”, avisa Xisco Roig, doctor en Geología y Geografía.

Al menos 11 yacimientos expoliados en la isla en 2016

Mercè Pérez Pons

La isla balear no solo sufre un microsaqueo de material geológico. En las últimas semanas las administraciones han hecho un llamamiento a los ciudadanos, a quienes les piden colaborar contra el constante expolio arqueológico detectado en muchas zonas. En concreto, a lo largo del año al menos 11 yacimiento fueron expoliados, según el Consell Insular de Menorca.

Además, dos personas fueron detenidas en 2016, enfatizó en noviembre el director insular del Estado, Javier López-Cerón. Los arrestados fueron sorprendidos con un detector de metales en un arrabal poblado entre 1713 y 1777 en Es Castell.

Entre los materiales requisados a los detenidos se encuentran dos balas de cañón del siglo XVIII o una moneda de Felipe V, que serán trasladados al Museo de Menorca.

“Menorca cuenta con 1.500 yacimientos arqueológicos y ejercer una vigilancia constante sobre todos ellos es inviable”, concluyeron el consejero de Cultura y Educación del Consell Insular de Menorca, Miquel Àngel Maria, y el director insular de Cultura y Patrimonio, Antoni Ferrer.

En 2012 Cáritas Diocesana de Menorca firmó con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) un convenio para quedarse con los objetos que no cumplen con la normativa de seguridad aérea. Estos son trasladados hasta Mestral, un proyecto de Cáritas para favorecer la ocupación y el reciclaje. El convenio ha ido renovándose, informa AENA, el problema es que los beneficiarios no esperaban este alud de sedimentos.

“Los turistas intentan viajar incluso con botellas de litro y medio llenas de arena. También tenemos rocas grandes apiladas”, explica Clàudia Pons, miembro del Programa de Acciones para la Ocupación de Mestral. Los 1.193 kilos recabados en apenas ocho meses, además, representan una ínfima parte del expolio real que sufre Menorca, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993. “Solo recibimos lo que no pasa el filtro de los arcos de seguridad del aeropuerto, es decir, lo que los pasajeros esconden en los equipajes de mano. Habría que sumar lo que se llevan los turistas que viajan a la isla en barco y las maletas facturadas”, añade Pons. Todos estos suvenirs frustrados van amontonándose en la nave de Mestral en Maó.

Dado que Menorca es una isla de contrastes, Roig clasificó los materiales incautados en un informe. El experto dividió arenas blancas, grises y rojizas. De hecho, la mayoría de sedimentos descubiertos en el aeropuerto corresponden a arenas blancas de playas muy publicitadas como Macarella (Ciutadella) o Cala Mitjana (Ferreries). También hay gravilla e incluso la piedra pizarra negra que envuelve el faro de Favàritx (Maó) y que confiere un halo lunar al paisaje. Tras alertar de la situación, el Consell Insular de Menorca colabora con Mestral para devolver a su lugar de origen estos materiales. El informe propone depositarlos en enclaves que necesiten sedimentos como las playas de Sant Adeodat (Es Migjorn Gran), o Pregonda y Cavalleria (Es Mercadal).

 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50