Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un matemático para resolver el 3+2

Joan Elias asume el cargo de rector de la UB con el reto de dar voz a los estudiantes y frenar la subida de precios

Joan Elias, nuevo rector de la UB, durante la campaña electoral
Joan Elias, nuevo rector de la UB, durante la campaña electoral

Si en algo coinciden muchos de los que lo conocen —lo hayan votado o no—, es que Joan Elias, catedrático de matemáticas y recién elegido rector de la Universidad de Barcelona (UB), es un hombre honrado. “Es una persona honesta al 100%. No se va a llevar ni un euro ni va a mirar por su propio beneficio. Pongo la mano en el fuego por que no hará nada raro”, señala un catedrático de la UB que en los comicios del pasado 1 de diciembre a rector de la UB optó por votar a su contrincante, Màrius Rubiralta. Elias, venció en segunda vuelta con el 53,07% de los votos al otro candidato, que ya había sido rector de la UB y secretario de Estado de Universidades. “Asume sus cargos con total honestidad. Es trabajador y tiene voluntad de servicio”, apunta Eduard Casas, catedrático de geometría y director de la tesis de Elías.

El nuevo rector aseguró ayer que la clave de su éxito fue dar “una imagen de renovación”. Pese a haber sido vicerrector en la primera legislatura de su antecesor, Dídac Ramírez, y secretario general del Consejo Interuniversitario de Cataluña con el tripartito en 2006, la candidatura de Rubiralta se configuró como mucho más cercana al establishment, según voces de la UB. “Elias gana en las distancias cortas, es más cercano. Rubiralta es más soberbio y en la campaña no se acercó a los estudiantes ni al personal de administración y servicios (PAS)”, valora un docente.

Rubiralta denuncia a la Junta Electoral “prácticas impropias” en las elecciones

De hecho, Elias se llevó de calle el apoyo del alumnado, un extremo que no llegó a entender Rubiralta en la noche electoral, cuando tildó de “extraño” el voto estudiantil. El candidato acusó a la candidatura de Elias de “prácticas impropias” y denunció a la Junta Electoral la aparición de pancartas dirigidas a los estudiantes en las que se le difamaba. Dos tercios de los sufragios del alumnado fue a parar a la candidatura de Elias. “Nuestra candidatura ha conseguido algo que hace mucho tiempo que no pasaba: entusiasmar a los estudiantes”, justificó ayer el rector electo. También logró el 60% de los votos del PAS, aunque Rubiralta lo superó entre el colectivo docente al alzarse con el 55% de los sufragios.

Precisamente con el colectivo estudiantil, el que más lo apoyó, Elias tiene por delante la tarea de buscar una solución al conflicto que ha generado el controvertido decreto del 3+2 —el proyecto que abre la posibilidad a que los campus establezcan voluntariamente carreras de tres años y másteres de dos—. La norma se ha ganado el rechazo de la comunidad educativa, entre otras cosas, porque el máster sería más caro. En ese sentido, el nuevo rector ya se pronunció durante la campaña electoral en favor del “precio único” para grado y máster. Además, advirtió, “en algunas carreras pueden tener sentido y en otras no” y pidió “consenso” entre las universidades púbicas catalanas a la hora de decidir qué carreras son susceptibles de un cambio y cuáles no.

Otro frente abierto con los estudiantes es el precio de las tasas universitarias, mucho más altas en Cataluña que en el resto de comunidades. De hecho, por este motivo, para exigir una rebaja del 30% de las tasas tal y como dicta una moción del Parlament, medio centenar de estudiantes se encerraron el jueves en la secretaria de Universidades en Barcelona. “Comparto la reivindicación pero condeno cómo se ha hecho”, dijo ayer Elias en alusión al desalojo posterior por parte de los Mossos d'Esquadra y a los desperfectos que, según la Generalitat, causó la okupación. “Hay que abordar conjuntamente la rebaja de las tasas en un futuro inmediato y de forma que esto no influye en una rebaja en la partida de la Generalitat a las universidades”, apuntó ayer. También prometió “abrir canales de comunicación para que los alumnos se involucren en la gestión de la UB”.

"Hay que abordar conjuntamente la rebaja de las tasas en un futuro inmediato", dice Elias

Con todo, la piedra en el zapato para el rector electo sigue siendo la financiación de la institución. El catedrático anunció que, al cierre de 2016, la UB contará con 1,5 millones de euros menos que en 2015. “El modelo de financiación es muy perjudicial para nosotros”, aseguró. La Generalitat distribuye las partidas a las universidades públicas según unos criterios objetivos como el número de alumnos y trabajadores o los resultados en investigación, entre otros indicadores. “Hay que rediseñar el modelo porque nos castiga mucho”, advirtió.

En el tintero también queda el relevo generacional de la plantilla y “la estabilización de las estructuras universitarias”. El anterior gobierno aprobó fusionar 18 facultades en 10 áreas, una medida que generó rechazo en algunos centros. “La reforma fue modélica en algunas áreas como matemáticas pero no lo fue en Humanidades, y hay que buscar una solución cómoda para todos”, advirtió.

Más información