Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reversión del hospital de Alzira provoca una agria polémica en las Cortes valencianas

La portavoz del PP acusa al Gobierno de engañar a los ciudadanos y a los empleados

La vicepresidenta, Mónica Oltra, durante su intervención en las Cortes valencianas. Ampliar foto
La vicepresidenta, Mónica Oltra, durante su intervención en las Cortes valencianas.

El denominado modelo Alzira, buque insignia de la política sanitaria del Partido Popular (PP), ha provocado una fuerte polémica en la sesión de control al Ejecutivo que preside el socialista Ximo Puig, junto a Compromís y el apoyo de Podemos. “Los servicios no solo se mantendrán tras la reversión de la concesión, sino que aumentarán e incluso se mejorarán”, ha respondido el presidente de la Generalitat a la portavoz de la formación conservadora, Isabel Bonig que minutos antes le había acusado de dejar sin asistencia sanitaria a La Ribera. "¿Qué interés tiene para el Consell que 250.000 personas pierdan las prestaciones sanitarias y que 2.100 familias se puedan quedar sin empleo en La Ribera?", increpó la presidenta del PP.

El anuncio de la reversión se produjo durante el Debate del Estado de la Comunidad Valencia y cogió a la oposición desprevenida. Puig señaló entonces que la privatización del 20% de la sanidad valenciana era “sin duda la zona más oscura” que su Gobierno había heredado del PP. Cinco departamentos de salud (Alzira, Dénia, Torrevieja, Elche-Vinalopó y Manises) que la Generalitat cedió a entidades privadas por un periodo de 15 años, prorrogables a cinco más. Concesión que ha carecido del control público, destacó Puig, recordando que la Sindicatura de Comptes nunca había tenido la posibilidad de auditar el modelo implantado por los populares.

Una situación que ha cambiado. Las cinco zonas sanitarias se están revisando y auditando, aunque ya se ha decidido que volverán a la gestión pública directa antes de que acabe la legislatura dos de ellas; la 13, que corresponde a Dénia, y la 11, de La Ribera. Se trata de una reversión anticipada, que afectará en primer lugar al hospital de La Ribera, el primero en ponerse en marcha y cuyo contrato de privatización vence en marzo de 2018.

La portavoz del PP ha aprovechado su intervención para recriminar a Puig su reciente viaje a Cuba durante el puente del 9 de octubre.“Habla con los cubanos pero se olvida de los valencianos”, le ha dicho. Bonig ha criticado que no haya ido a la comarca de La Ribera a hablar con los trabajadores y pacientes para explicarles la hoja de ruta que tiene prevista el Consell para la reversión del hospital. "El interés del Consell es mejorar la calidad sanitaria, proteger los intereses del personal y mejorar la eficiencia", ha replicado el presidente de la Generalitat, que ha insistido en que nadie se quedará sin prestación sanitaria. "Eso era antes, a hora todos los valencianos, del color que sean, tienen asistencia universal gratuita en esta tierra", ha resaltado Puig, que ha señalado que está dispuesto a comparecer en el Parlamento para explicar que el viaje a Cuba ha servido para apoyar a la empresas valencianas. "¿Usted a quién representa a los 250.000 ciudadanos o a una empresa? ¡Usted viene aquí de lobbista!", le ha espetado el dirigente socialista a la líder del PP.

"Que no le quepa la menor duda de que represento a todos los valencianos y al partido que es y que seguirá siendo mayoritario en la Comunidad Valenciana, el que sube, mientras ustedes bajan", le ha respondido Bonig, que ha agregado que defiende los intereses de todos los valencianos, voten o no al PP, y ha acusado a los miembros del Consell de "mentirosos compulsivos" porque, según ella, las auditorías sobre las concesiones sanitarias que anunció el presidente no se han hecho. “Lo lógico era conocer la situación antes de tomar una decisión”, ha explicado Bonig en su defensa del modelo sanitario que implantó su partido.

Puig le ha refrescado que el expresidente Alberto Fabra, del PP, declaró en 2014 que no tenía pensado prorrogar ninguna de las concesiones sanitarias. “Los dirigentes del PP rescataron la concesión para cambiar las reglas y volverla a adjudicar. Entre 2008 y 2012 hubo un saldo a favor de la administración valenciana de cinco millones, que ustedes nunca reclamaron a esta empresa", ha añadido.

“¿Diga cuándo va a revertir el hospital? Ponga una fecha. No tienen ustedes hoja de ruta. En este asunto no vale tirar balones fuera”, ha reclamado el popular José Juan Zaplana. "Todos sabemos perfectamente la hoja de ruta menos usted", ha contestado la consejera de Sanidad, Carmen Montón, que ha garantizado que el 1 de abril de 2018 los empleados seguirán en sus puestos de trabajo y que el proceso se hará con diálogo y seguridad jurídica. "Lo saben los ciudadanos y el alcalde de Alzira. El acord del Botànic está para cumplirse y la ciudadanía mayoritariamente votó que quería la reversión de la sanidad a lo público", ha remarcado Montón.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano y portavoz, Mónica Oltra, de Compromís, ha puesto punto final al debate mostrando un cartel con el rostro de varios exconsejeros del partido popular; uno condenado y en prisión, Rafael Blasco, y el resto, Vicente Rambla, Alicia de Miguel, Manuel Cervera y Luis Rosado,  imputados en diferentes casos judiciales. "Esta es su gestión", ha señalado.

Más información