Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultimátum a Cataluña para que entregue 46 objetos de Sijena

La juez de Huesca advierte de la posibilidad de imponer multas y pedir responsabilidad penal al consejero Santi Vila y al director del MNAC Pepe Serra

Las tres tumbas de madera policromada del siglo XV que compró la Generalitat en 1983 que se conservan en el Museo de Lleida.
Las tres tumbas de madera policromada del siglo XV que compró la Generalitat en 1983 que se conservan en el Museo de Lleida.

La titular del juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca adoptó este martes una medida esperada por unos y temida por otros: La juez advirtió, casi en forma de ultimátum, a la Generalitat y al Museo Nacional de Arte de Cataluña y sus responsables, que en caso de no devolver 46 bienes pertenecientes al monasterio de Sijena (pendiente de entregar en cumplimiento de la sentencia de 2015 que obliga al retorno de 97 bienes) que se conservan en Cataluña y que reclama Aragón, impondrá medidas coercitivas y que, incluso, "sin perjuicio de las responsabilidades penales a que hubiere lugar". La titular del juzgado desestimó también los tres recursos interpuestos desde Cataluña para intentar evitar el cumplimiento de la sentencia. Ahora solo queda pendiente el recurso ante el Tribunal Constitucional, además de continuar con el pleito en la Audiencia Provincial de Huesca.

A las pocas horas de conocerse el auto, el consejero Santi Vila y al director del MNAC Pepe Serra, comparecieron en la sede de la consejería de Cultura. El consejero calificó de “absolutamente desproporcionada” y de “violencia innecesaria” la amenaza penal, teniendo en cuenta que la sentencia “es provisional, que no es una firme y que tendrá todavía mucho recorrido”. Vila insistió en la legalidad y buena fe de la compraventa de los objetos y apeló a la “paz social en Lleida” y volvió a reiterar su opinión de que “en estos momentos dar cumplimiento a esta resolución judicial colisiona abiertamente con la legislación catalana, desde el punto de vista de museos, de patrimonio y de la colección”. Sin descartarlo, Vila confió en que la juez no acabe mandando a la fuerza pública al museo leridano para llevarse las obras. “Sería un hecho insólito”, prosiguió. Vila acabó remarcando el hecho del valor económico de las piezas que se han devuelto y la compensación lógica que había que reclamar en el caso de que la justiciaacabe dando la razón a las monjas. "Es algo de lo que no se ha hablado en la sentencia; síntoma de que estamos todavía lejos de un resultado definitivo", concluyó el consejero.

Sorprendió que el auto siga acusando al director del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) de incumplir la sentencia, cuando el 26 de julio se entregaron 53 de las piezas reclamadas. Llama la atención la insistencia, máxime cuando los primeros inventarios no coinciden con los recientes de tal forma que las piezas entregadas hace tres meses no fueron 53, como se ha escrito y reclamado desde Aragón, sino 110, tal y como pudo comprobarse en los listados facilitados por el museo y en las piezas que viajaron de regreso hasta Sijena, algo que publicó este diario.

Serra explicó que estas piezas ingresaron en 1972 en un momento “en que los museos eran una unidad”; que “acabaron formando parte del Museo de la Indumentaria" y cuando se compraron en 1994 "no se incorporaron a nuestro museo. Hace décadas que están desaparecidas tal y como se ha manifestado a la juez durante el juicio y en reiteradas ocasiones, la última hace una semana o dos”, explicó el director. “En vez de agradecernos cómo las hemos cuidado, envuelto y trasladado reclaman estas dos obras, que no son piezas medievales sino dos tapetes de ganchillo modernos para cubrir el altar. Lo que es un milagro es que pequeños fragmentos de cerámicas, cucharas y tenedores no se hayan perdido todos”, exclamó Serra que se preguntó donde estaban las joyas y las piezas que las monjas recuperaron a lo largo de los años de los depósitos del MNAC y si alguien se había preocupado por recuperarlos.

Por su parte, Jorge Español, abogado del Ayuntamiento de Sijena, en un comunicado, explicó ayer que en la decisión de la juez han pesado el incumplimiento de los tres plazos dados para cumplir la sentencia en la que ordenó devolver los objetos. Español reconoce que la juez no fija un nuevo plazo para devolver los bienes pero remarca, que según la ley de Enjuiciamiento Civil las actuaciones judiciales se han de hacer “sin dilación”. La medida, señala Español, “está dentro de los términos que la ley contempla” por lo que acaba haciendo un llamamiento a la parte catalana para que cumpla en el plazo más breve posible la sentencia” y que no se “pongan más obstáculos ni vanas excusas a la difícil labor de la magistrada”.

Más información