Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benavent dice ahora que Rajoy estaba al tanto de la trama valenciana del 3%

La concejal de Cultura de Rita Barberá se niega a declarar ante el juez

Marcos Benavent junto a los juzgados de Valencia.

Marcos Benavent, recaudador confeso de la trama del 3% vinculada al PP valenciano, ha dicho este viernes a la prensa, antes de entrar a declarar como imputado ante el juez que investiga el caso Taula, que cree que tanto el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, como el exjefe del Ejecutivo valenciano Francisco Camps estaban "al corriente" del funcionamiento de la red corrupta.

Es la primera vez desde que estalló el caso hace más de un año, que el arrepentido, exgerente de una empresa de la Diputación de Valencia, menciona a Rajoy. Benavent no ha citado pruebas para sostener la acusación. "No podían ser tan tontos", ha dicho.

En el sumario del caso, que dejó de ser secreto la semana pasada, figuran las diversas declaraciones prestadas por Benavent ante los investigadores. En ellas no ha señalado a ningún responsable del PP nacional. Sí ha implicado en el cobro de mordidas a Camps, a sus vicepresidentes Gerardo Camps y Víctor Campos y a su consejero de Educación Alejandro Font de Mora. Hasta el punto de afirmar que se libró una "guerra" entre el PP autonómico dirigido por Camps y el PP provincial presidido por Alfonso Rus por quedarse con las comisiones.

Guardia Civil y Fiscalía han dado crédito a las declaraciones realizadas por Benavent dentro del procedimiento al estar respaldadas por otros indicios, como el contenido de conversaciones “espontaneas” grabadas en secreto por el arrepentido hace una década.

Sus palabras de este viernes fuera de la sede judicial, en cambio, parecen más bien elucubraciones. También era la primera vez que Benavent comparecía en público desde que las actuaciones dejaraon de ser secretas.

Benavent estaba citado en la pieza de Taula que investiga amaños en la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia cuando Rita Barberá era alcaldesa. El arrepentido ha confirmado estas mordidas. Pero ha negado que, en este caso, parte de ellas fueran a parar al PP, como se le escucha decir en la conversación sobre un amaño con la entonces concejal María José Alcón, grabada por él mismo hace 10 años. Solo se lo dijo a Alcón, ha dicho ante el juez, para quedarse él con una parte mayor de la comisión.

Previamente ha declarado ante el magistrado instructor Alcón, exconcejal de Cultura del Ayuntamiento de Valencia en la etapa de la exalcaldesa Rita Barberá, que se ha negado a declarar. Alcón está acusada de los supuestos delitos de cohecho, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y asociación ilícita en la adjudicación de contratos municipales.

La exedil Alcón también está imputada por blanqueo de capitales en la pieza del caso que afecta a Barberá, a quien el Supremo ha abierto una investigación por este motivo.

Alcón, que iba de candidata a las elecciones locales de 2015 y renunció al salir a la luz el escándalo, está acusada de haber amañado y cobrado comisiones por los contratos para restaurar monumentos históricos de la ciudad. En concreto, la Lonja, las Torres de Quart, los puentes de Trinidad y Serranos, así como servicios para el festival de cine Mostra de Valencia y la adjudicación del centro cultural La Rambleta.

La exconcejal es esposa de Alfonso Grau, que fue vicealcalde de Valencia y está implicado en varias causas de corrupción, incluida Taula. Las conversaciones telefónicas de Alcón intervenidas por orden judicial permitieron a la Guardia Civil descubrir el supuesto blanqueo de capitales en el Ayuntamiento de Valencia. Para justificar sus palabras, Grau dijo que su esposa padecía problemas mentales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información