Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Legionarios piden a Carmena que mantenga a Millán Astray en el callejero

Una misiva, de nueve folios, reivindica la figura del general, fundador de la Legión, de Radio Nacional y que increpó a Unamuno al grito de “¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!”

Unamuno a su salida de la Universidad de Salamanca tras el incidente con Millán Astray.
Unamuno a su salida de la Universidad de Salamanca tras el incidente con Millán Astray.

“Un referente”. Así describen a la figura del general Millán Astray la Hermandad de los Legionarios, que agrupa a unas 100.000 personas (legionarios, retirados, familiares y simpatizantes), según sus propios cálculos. “Estamos muy preocupados. Cambiar el nombre de su calle por el de Inteligencia es un desatino”, explica el colectivo en la misiva, que fue entregada, en mano, el martes pasado a la comisión municipal responsable de la Memoria Histórica con los que tuvieron una reunión.

A finales el pasado julio, este organismo presentó su propuesta para cambiar 27 calles de la capital. Entre ellas estaba la del fundador de la Legión; se propuso sustituir el nombre de la calle de Millán Astray por el de Inteligencia. El cambió hace referencia a las palabras que supuestamente el general espetó, el 12 de octubre de 1936, durante la celebración del denominado Día de la Raza (actual Día de la Hispanidad) a Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca: “¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!”. A lo que el filósofo y escritor contestó: “¡Viva la inteligencia!”.

Franco con Millán Astray.
Franco con Millán Astray.

Los legionarios consideran que ese hecho “ha sido mitificado” y “está sobredimensionado”. “En realidad no se produjo entre el filósofo y Millán Astray, sino entre el primero y uno sus catedráticos, Francisco Granados”, cuentan en su escrito. Por otro lado, consideran que el general jugó un papel secundario en el levantamiento franquista, que no “recibió ninguna ventaja del régimen del 18 de julio” y que “no fue promocionado”.

El colectivo de legionarios remarca en su escrito el “valor” del militar y lo describe como intelectual, resaltando que hablaba francés y su pertenencia al Ateneo, que “nunca descuidó su formación”. En base a sus argumentos, explicados en nueve folios, piden reconsiderar el cambio de nomenclatura. Y avisan de que si no se les escucha, se manifestarán ante el Palacio de Cibeles.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram