Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boicot a Ada Colau en el acto de apertura del ‘contador de la vergüenza’

Decenas de personas que protestaban en favor de los manteros abuchean a la alcaldesa

Colau y los manifestantes a favor de los manteros.
Colau y los manifestantes a favor de los manteros.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha sido abucheada este jueves al grito de “racista” e “hipócrita” en el acto de inauguración en la Barceloneta del “Contador de la vergüenza”, que registrará el número de refugiados muertos en el Mediterráneo. El acto, que se inició con el encendido del contador con una cifra de 3034, fue interrumpido de principio a fin por decenas de personas que protestaron contra el CIE y la detención de hoy de siete “manteros”. Colau, visiblemente incómoda, tuvo que interrumpir su discurso por los abucheos, y respondió que el consistorio también está en contra de esos centros, pero que eso "es competencia del Estado".

Al grito de "libertad para los manteros", activistas y miembros del Sindicato Popular de vendedores ambulantes hicieron imposible que Colau pudiera leer su discurso con normalidad. Los manifestantes, entre los que se encontraban ediles de la CUP, portaron carteles y pancartas con lemas irónicos como ‘Ciudad Refugio", o "nos quiebran las piernas y nos encarcelan".

"Hoy es un día que no olvidamos los miles de refugiados que han muerto en el Mediterráneo", dijo Colau, quien también intentó rendir también homenaje a las víctimas y exiliados de la guerra civil española, que este año cumplía su 80 aniversario. Ante la imposibilidad de seguir con su discurso, la alcaldesa terminó pidiendo "respeto" a los manifestantes y les invitó, sin éxito, a que la dejaran terminar. Colau ha tratado de apaciguar los ánimos y ha excusado la reapertura del CIE a impedimentos burocráticos y a la falta de competencia del Consistorio. "La competencia pertenece a un Estado que no cumple la ley", ha dicho. La alcaldesa ha alabado a los miles de ciudadanos que se han movilizado para ayudar y ha emplazado a las instituciones a hacer "todo lo posible" contra las políticas de cerrar fronteras. 

Tras Colau, Mohamed Sirig, un poeta sirio exiliado, ha leído un poema para homenajear a sus compatriotas "bombardeos por las armas químicas del régimen de Bashar Al Assad". Sirig, que ha leído un poema en árabe, también fue interrumpido e incluso interpelado en árabe por una de las manifestantes. El músico Jordi Savall, visiblemente molesto, ha cerrado el acto interpelando una pieza musical. "Es difícil hacer música ante esta situación, pero haré un esfuerzo", ha dicho el músico antes de tocar un instrumento de cuerda afgano con el que ha querido mandar un mensaje de paz y solidaridad a los refugiados. 

Al acto también asistieron Oriol Amorós; secretario de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía de la Generalitat; y Xavier Trias, jefe de la oposición al Ayuntamiento, así como representantes de ONGs. Tras finalizar el acto, Colau siguió siendo abucheada e increpada por las calles aledañas del Paseo Marítimo.