Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sidenor invertirá 80 millones para ser la acería “más competitiva de Europa”

El grupo siderúrgico prevé cerrar este año con unas ventas de 640 millones y un beneficio de 25 millones

El consejero delegado de Sidenor, José Antonio Jainaga, durante la conferencia de prensa hoy en Bilbao.
El consejero delegado de Sidenor, José Antonio Jainaga, durante la conferencia de prensa hoy en Bilbao. EFE

La nueva dirección del grupo Sidenor acometerá a comienzos de 2017 una inversión de entre 80 y 90 millones de euros en la modernización de la planta de Basauri (Bizkaia) para convertirla en "la más competitiva de Europa". Tras la compra de todas las fábricas españolas a la multinacional brasileña Gerdau, la siderúrgica vasca confía en alcanzar este año una facturación de 640 millones de euros, algo inferior a la del pasado ejercicio, y unos beneficios brutos de 25 millones.

El consejero delegado de Sidenor, José Antonio Jainaga, que ha liderado junto a otros seis exdirectivos de Gerdau la adquisición de la empresa por 155 millones de euros (incluye una deuda de 80 millones) en octubre pasado, ha expuesto este vienes en Bilbao la situación del grupo siderúrgico y sus planes de futuro, que pasan por consolidar su viabilidad y abordar un ambicioso proyecto inversor en Basauri que podría "garantizar la buena marcha de ka empresa para los próximos 20 años". Gerdau pagó 444 millones de euros en 2005 para hacerse con las plantas españolas de Sidenor.

Los nuevos propietarios de Sidenor decidieron hacerse con la compañía al comprobar, ha dicho su consejero delegado, que todas las ofertas que llegaron a Gerdau contemplaban cerrar la mitad de la empresa y dejar solo la parte cuya producción se vende en España.

Jainaga ha explicado que Sidenor disfruta de una situación económico financiera "sana" que le va a permitir mantener la viabilidad empresarial sin realizar ajustes traumáticos en una plantilla de 2.300 trabajadores: 210 en Vitoria, 640 en Reinosa (Cantabria), 730 en Basauri y 380 en Azkoitia, además de 300 empleados destinados en laminados y en las oficinas generales.

No obstante, a la vuelta del verano, el nuevo equipo directivo deberá decidir si cierra uno de los dos trenes de producción de barras laminadas gruesas, ubicados en Reinosa y Azkoitia. Una de estas líneas productivas deberá cerrar para ajustar la producción, lo que podría afectar a unos 150 operarios, aunque Jainaga ha asegurado que "no habrá ningún despido".

Sidenor ha iniciado el año con mejores resultados que el año pasado gracias, en parte, al buen comportamiento del sector del automóvil y pese a que el margen de rentabilidad se ha reducido por la "fuerte competencia" en precios que se da en Europa, ha asegurado Jainaga.

La principal apuesta del fabricante de aceros especiales será la transformación del área de laminación y acabados de la planta de Basauri en "las más competitiva de Europa", para lo que se prevé una inversión superior a los 80 millones de euros. La decisión `podría adoptarse a comienzos de 2017 y se prolongará durante dos años aproximadamente. El plan inversor, ha comentado el primer directivo de Sidenor, coincidirá en el tiempo con la negociación del convenio colectivo, que expira este año, por lo que ha sugerido a los sindicatos que no extremen sus exigencias laborales para no poner en riesgo la inversión.

Jainaga ha destacado que Sidenor es "un proyecto de país", en cuya dirección se ha colocado empresarios "de aquí, que viven aquí y piensan seguir aquí". Para afrontar la operación de compra mantuvieron contacto con las diputaciones vascas y el Gobierno vasco, al que propusieron entrar a formar parte del capital a través de préstamos participativos, aunque esta opción no prosperó finalmente sin que la consejería de Desarrollo Económico diera "ninguna explicación" a los nuevos directivos. "Espero que la decisión del Gobierno vasco de no incorporarse al proyecto [de Sidenor] no haya sido por no ser viable la empresa, que lo es, ni porque la dirección no es de aquí, porque también lo es".

Otro de los retos inmediatos será la búsqueda de un socio industrial y financiero para la actividad de grandes piezas de forja y fundición de la planta de Reinosa para evitar que acabe desapareciendo, ya que consideran que Sidenor no tiene capacidad ni financiera ni tecnológica para competir en ese mercado.

El Gobierno de Cantabria ha reaccionado de inmediato a este anuncio hecho por Jainaga, y ha mostrado su "sorpresa y preocupación" porque supone "un posicionamiento completamente diferente a lo trasmitido directamente al presidente [Miguel Ángel] Revilla y al consejero de Industria". En un comunicado muy escueto, el Ejecutivo regional asegura que solicitará una reunión "inmediata" con la dirección de la compañía y que "trabajará siempre buscando el mantenimiento de la actividad y el empleo en la planta de Reinosa".