Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes reduce un 15% las tasas universitarias que subieron un 62%

Unos 200.000 alumnos se beneficiarán de la medida

Cristina Cifuentes, junto a los rectores madrileños premiados el pasado 2 de mayo.
Cristina Cifuentes, junto a los rectores madrileños premiados el pasado 2 de mayo.

La Comunidad de Madrid anunció ayer que bajará las tasas universitarias un 5% en los estudios de grado y un 10% los de máster. La medida comienza ahora su tramitación y entrará en vigor a partir del próximo curso. La disminución de tasas se une a la que se produjo el curso pasado del 10%. Ambos descensos beneficiarán unos 205.000 alumnos. A pesar de estos descuentos, las matrículas continúan lastradas por las subidas de años anteriores. Las primeras matrículas de grado subieron un 62% y un 124% el posgrado.

Con la rebaja anunciada ayer, los estudios de grado costarán un 15% menos con respecto a los precios de 2014/2015 y los de máster un 20%. Unos importes todavía muy alejados de los que se pagaban hace tan solo dos cursos.

Cifuentes señaló al presentar la medida tras el Consejo de Gobierno que con esta reducción la Comunidad se hace cargo del 82% del coste real de cada plaza universitaria. “Un porcentaje elevado”, puntualizó. Madrid y Cataluña tienen las matrículas más caras de España. Hasta tal punto es así, que por el precio de una carrera en la capital se pueden cursar dos en Galicia.
La iniciativa se ha tomado tras conocer un informe de la Consejería de Educación donde se fijan los precios del próximo curso (2016-2017), que implican una inversión de alrededor de 20 millones de euros. El consejero del ramo, Rafael van Grieken, conoce bien las penurias a las que se ven sometidos los campus debido a los recortes, tras ser vicerrector de Investigación de la Universidad Rey Juan Carlos durante 10 años.

Los precios por crédito se establecerán en función del grado y de las necesidades de cada carrera, que pueden abarcar más recursos materiales para la docencia en laboratorio, material de prácticas, entre otros. Cuando más se experimenta en las materias, más sube el precio. Matricularse en Medicina, de esta forma, puede suponer el doble que Derecho.

El PP rechazó en 2014 rebajar las matrículas de grado. Bajo la presidencia de Esperanza Aguirre se subieron en dos ocasiones: un 4% en 2010 y un 38% —entre 300 y 600 euros, dependiendo de la titulación— en 2012. Un año después su sucesor, Ignacio González, las elevó otro 20%, lo que suponía otros 300 euros. La media de aumento fue un 58%, pero en algunos grados se alcanzó el 65%. Cuando se suspende una asignatura la cuantía sube de forma exponencial dependiendo del número de convocatorias consumidas.

 La situación es más complicada en el caso de los másteres que subieron un 124%. Este título de posgrado es obligatorio tras el plan Bolonia para ejercer, por ejemplo, como profesor de secundaria o abogado.

En la campaña electoral los socialistas abogaron por volver a las tasas de 2011 en dos años. “Es una cuestión de equidad, hay mucha gente que no puede pagar 2.000 euros para poder ir a la Universidad”, opina su portavoz Ángel Gabilondo, exministro de Educación. Podemos también es partidario de volver a los precios anteriores. En el acuerdo de investidura con Ciudadanos se pactó esta bajada.

Cifuentes recordó también ayer la puesta en marcha de nuevas becas por 1,5 millones de euros, como muestra de su implicación en una formación universitaria que no deje fuera a ninguna persona. Esta ayuda se destina a los alumnos que, a pesar de encontrarse en una situación económica desfavorable, no hayan tenido acceso a las becas que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El ministro José Ignacio Wert endureció las condiciones académicas para obtener una beca y de esta forma logro frenar algo la subida de dichas subvenciones. Con la crisis los estudiantes que cumplían los requisitos económicos no dejaban de crecer.

Al rescate del alumno

Aunque Cifuentes se ha comprometido a que ningún joven madrileño se quede sin estudiar la situación sigue siendo preocupante. Las seis universidades públicas madrileñas se han visto forzadas a retener fondos para rescatar a sus alumnos de entornos desfavorables.
Al mismo tiempo, Cifuentes se refirió a las conversaciones que están manteniendo con Ciudadanos —la formación que posibilita su gobierno— para definir el modelo universitario para los próximos años. “El proyecto debe contar con el máximo consenso y quedar fuera de la disputa política”, concretó.

En este sentido, se ha elaborado un borrador en el que ha participado toda la comunidad educativa que servirá de base para la redacción de una futura ley del espacio madrileño de educación superior. A grandes rasgos, la normativa se centrará en potenciar la investigación en las universidades, además de en su internacionalización y en el fomento de una oferta coordinada de titulaciones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram