Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 52% de los comensales de Casa Caridad son mujeres

Los españoles superaron en 2015 a los extranjeros como usuarios de sus comedores sociales

Antonio Casanova, presidente de Casa Caridad, con los directivos de la ONG.
Antonio Casanova, presidente de Casa Caridad, con los directivos de la ONG.

Casa Caridad de Valencia redujo el año pasado el número de atenciones a las personas necesitadas, concretamente un 2%, por lo que la situación parece haber mejorado sensiblemente respecto a los años más difíciles. Sin embargo, la ONG sigue distribuyendo más del doble de raciones que antes de que estallara la crisis. Los españoles superan por primera vez en una década a los inmigrantes en los comedores sociales, y las mujeres, que eran un 12%, son ahora el 52%.

"La pobreza se ha cronificado por el largo periodo de exclusión social que sufren algunas personas", ha dicho el presidente de Casa Caridad, Antonio Casanova. El ejecutivo ha llamado la atención sobre el envejecimiento de muchas personas necesitadas y el aumento de casos de enfermedades mentales.

El descenso en el reparto de raciones de comida no se ha traducido en una menor ocupación de plazas de sus albergues. Todo lo contrario. La ocupación ha sido del 100%, al igual que las escuelas infantiles para niños de 1 a 3 años.

La afluencia de jóvenes a los albergues de la asociación también es cada día mayor. "Muchos vienen procedentes del centro de menores y no tienen oficio ni beneficio, y el único asidero de auxilio es Casa Caridad", ha descrito Luis Miralles, vicepresidente de la ONG. Según el ejecutivo, ha aparecido un nuevo perfil de riesgo que corresponde a personas nacidas en la década de los 60 que, "a pesar de haber trabajado y cotizado en la Seguridad Social, se encuentran en situación de desempleo y, tras agotar las prestaciones, no reciben ningún tipo de ayuda o subsidio".

La nacionalidad de los inmigrantes atendidos son rumana, búlgara y marroquí. Muchos de ellos han vuelto, de ahí que los españoles superen en los comedores y albergues a las personas sin hogar de otros países. En 2006, los autóctonos eran el 45% y a día de hoy son el 51%. Y otro dato importante: una de cada cuatro personas as las que la ONG repartió comida son niños.

Casa Caridad, que dedicó el año pasado 3,6 millones de euros a ayudas a colectivos desfavorecidos, teme una merma de subvenciones públicas este año. Según Casanova, en 2015 contaron con 485.000 euros de fondos públicos de la Generalitat, y este año, a la luz de las convocatorias que ya han salido, solo han podido aspirar a 330.000 euros en el mejor de los casos. Casanova ha traslado al presidente Ximo Puig su inquietud.

Una persona sin techo duerme junto a unos jardines de Valencia y sus pertenencias. ampliar foto
Una persona sin techo duerme junto a unos jardines de Valencia y sus pertenencias.

Uno de los hitos destacados por el presidente de Casa Caridad ha sido la apertura este año del albergue de Benicalap, que se inaugurará oficialmente en unos días.

Más información