Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta retrasa casi medio mes la campaña contraincendios

El presidente asegura que tiene un plan b "si llegado el momento fuese necesario reforzar" los medios aéreos previstos. Los trabajadores de Seaga no empezarán hasta el día 13 de julio

Santiago de Compostela
Brigadistas luchando contra el fuego
Brigadistas luchando contra el fuego

La Xunta tensa al máximo la cuerda y se encomienda a los santos para que no se rompa y no se precipite la desgracia. Después de semanas de protestas en las que los trabajadores de Seaga, la sociedad pública de Servizos Agrarios Galegos, han denunciado hasta la saciedad que al límite de la temporada de alto riesgo de incendios forestales sus puestos de trabajo y los contratos de extinción seguían en el aire, hoy Feijóo ha defendido tras el Consello que este verano, a diferencia de ejercicios anteriores, la campaña no arrancará hasta el 13 de julio. Y lo ha hecho con el argumento de que así lo aconsejan "razones climatológicas". La noticia no era esperada, tanto que otros grupos que intervienen cada año en la lucha contraincendios se preparan para estar operativos según lo previsto el pasado 20 de junio por el Comité Integrado de Prevención de Incendios de Galicia (del que forman parte la Xunta y diferentes organismos del Gobierno central). En su propia página oficial, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias sitúa, en una nota sobre la constitución del citado Comité, el periodo de "alto riesgo" desde el día 1 de julio hasta el 30 de septiembre.

El Gobierno gallego ha aprobado hoy, con una demora llevada al límite, tal y como denunciaban los brigadistas, la encomienda de gestión de la Consellería do Medio Rural a la Empresa Pública Servizos Agrarios Galegos, SA, para la ejecución de trabajos preventivos y la organización de brigadas de vigilancia y defensa contra los incendios forestales durante la campaña. En total, son 500 personas las que se contratan, que se agrupan en 125 brigadas de cuatro miembros cada una. Este personal es el que entrará a trabajar el 13 de junio, más tarde que los años anteriores, según ha dicho el presidente, por esas "razones climatológicas" que así lo dictan y a las que la Xunta, inmersa en tiempos de recortes, ha escuchado obediente. "Son razones climatológicas y la situación de los bosques los que señalan el inicio de la campaña de incendios", ha ilustrado Feijóo en el primer día nublado de una semana de altas temperaturas. "De momento estamos ante un periodo tranquilo; a fecha de hoy, a las 13.30 horas, lo que interesa es que los tres meses empiecen a contar desde el que se considera el momento adecuado", ha zanjado de forma un tanto críptica.

Ante las críticas recibidas también por la reducción de medios aéreos y en concreto la falta de aviones, Feijóo ha asegurado que entre los propios equipos de la Xunta y los que aporta el Estado, la comunidad contará con 24 aparatos, además de las 360 motobombas de la Administración gallega, los Ayuntamientos y los parques de bomberos. En unas horas, según él, Galicia tendrá 16 helicópteros, "uno más que el año pasado en la misma época". Después de que los contratos para aviones quedasen desiertos, el presidente ha defendido las "ventajas" de los helicópteros que se han decidido a contratar, como la accesibilidad a lugares intrincados y el hecho de que pueden llevar a bordo brigadas. Por último, unos 260 agentes de la policía autonómica trabajarán desplegados por los montes gallegos para controlar la actividad incendiaria y detener a los presuntos autores de los fuegos.

Según el presidente, en caso de que la situación se complique de una manera que las "razones climatológicas" no hacen prever a la Xunta, Medio Rural se guarda un as en la manga en materia de medios aéreos. "Si llegado el momento fuese necesario reforzar, tenemos dos propuestas: una hablada con la ministra; y hasta que empiecen los nuevos, porque hay que seguir los trámites para su contratación, está prevista la posibilidad de contratar de forma urgente durante unos días más helicópteros... Así que tranquilidad", ha querido trasladar a los gallegos.

Por otra parte, el Consello de la Xunta ha ratificado este jueves los acuerdos adoptados por los plenos de los consorcios contraincendios y salvamento de las comarcas de A Limia, O Carballiño y O Ribeiro, de Valdeorras y de Verín. En ellos se aprobaba su disolución para la posterior integración en el Consorcio Provincial de Ourense para la prestación del Servizo contra Incendios e Salvamento, con efectos dese el 1 de julio de 2016, con el objetivo de homogeneizar el servicio y cubrir la totalidad de la provincia de Ourense.

Más información