JUGUETES DAÑINOS

La Policía Municipal retira un juguete de dinosaurio que provoca asfixia

Los artículos, al entrar en contacto con el agua, se expanden y pueden ahogar a los niños

La Policía Municipal de Madrid retiró por riesgo sanitario el jueves en el distrito de Latina 41 juguetes con forma de huevo de dinosaurio de pequeñas dimensiones. Estos artículos, al contacto con el agua, crecían de manera desproporcionada y podían provocar asfixia e intoxicación a los más pequeños. En el mismo decomiso se retiraron otros 40 juguetes acuáticos clasificados como productos inseguros, según la Red de Alerta por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

Uno de los juguetes retirados en el distrito madrileño de Latina.
Uno de los juguetes retirados en el distrito madrileño de Latina.AECOSAN

La incautación se produjo en un local de todo a cien, situado en la calle de Illescas, cuyo titular es un comerciante chino que vendía un juguete llamado Dinosaur Egg (huevo de dinosaurio). El dueño del establecimiento explicó a los agentes que compraba este tipo de mercancía en el polígono industrial de Cobo Calleja (Fuenlabrada).

Más información
El 58% de los productos peligrosos que entran en Europa proceden de China
Decomisados 10.000 juguetes por ser peligrosos para los niños
Incautados 224.000 juguetes peligrosos en comercios de Madrid

Según la prueba de la Alerta Europea de Consumo, en las pruebas de laboratorio este producto supone un riesgo de asfixia porque parte de la cola y las patas se rompieron. Además, el juguete se expande "en tres direcciones" más del 50% de lo permitido. "El producto no cumple con la directiva de juguetes y las normas correspondientes ES 71", recoge la alerta europea. Un informe de FACUA realizado en 2008 recogía que este juguete podía multiplicar su tamaño hasta seis veces. Recientemente, la Xunta de Galicia ya había emitido una alerta similar por este producto, que también fue retirardo del mercado.

Según un portavoz de la Policía Municipal, "cada año por estas fechas se produce un aumento de estos casos coincidiendo con la temporada veraniega". La Policía Municipal es la encargada de llevar a cabo las inspecciones en locales y tiendas de la capital. El procedimiento para interceptar estos artículos peligrosos es el mismo en todos los casos: "Nuestros compañeros acceden al local y retiran los objetos que no cumplen los estándares. Luego, se precintan en cajas y es el propietario del establecimiento quién tiene que guardar estos artículos hasta que se tramite la pertinente denuncia", ha añadido. 

Estos casos ponen en alerta a la población y ayudan a la retirada de estos artículos nocivos para la salud de los niños. "Algunas veces son los propios padres quien dan la voz de alarma", ha afirmado el portavoz policial. Las incautaciones se llevan a cabo por la policía de cada distrito, aunque para actuaciones de mayor envergadura se avisa a la Unidad Central y de Investigación de la Policía Judicial. La Policía Municipal retira una media de 40 a 60 juguetes por inspección. 

La coordinación entre los distintos organismos es esencial para alertar a la población, ha indicado la Policía Municipal, que publica notas de prensa cada vez que se realiza alguna retirada de estos productos y que recoge la web del Ministerio de Sanidad. Según las fuentes policiales, a pesar de la proximidad del verano, no han detectado un aumento considerable de estos objetos nocivos para la salud. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS