Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Jazzaldia recupera el proyecto BertsoJazza para su 51 edición

Músicos y bertsolaris compartirán escenario e improvisarán al unísono el 24 de julio en el Teatro Victoria Eugenia

Miguel Martín y el bertsolari Beñat Gaztelumendi sostienen este lunes el cartel del Bertsojazza.
Miguel Martín y el bertsolari Beñat Gaztelumendi sostienen este lunes el cartel del Bertsojazza.

El 51 Festival de Jazz de San Sebastián unirá en un solo espectáculo jazz y bertsolarismo. La cita será el 24 de julio en el teatro Victoria Eugenia y se plantea como un "auténtico diálogo" entre dos disciplinas cuya esencia es la improvisación. El Jazzaldia repetirá así la experiencia del BertsoJazza celebrado en 2008, pero que recupera de forma puntual, sin vocación de darle continuidad edición tras edición.

Los bertsolaris Andoni Egaña y Jon Maia volverán a estar en este proyecto, al igual que el guitarrista Bixente Martínez, el saxo Julen Izarra, el batería Hasier Oleaga y el moderador Unai Elizasu. Se suman ahora Miren Amuriza y Beñat Gaztelumendi entre los bertsolaris y el contrabajista Amaiur Cajaraville y el violinista Zabier Zeberio, entre los músicos.

El director del Festival, Miguel Martín, ha presentado hoy en rueda de prensa esta segunda edición del BetsoJazza junto a Egaña, Gaztelumendi, Martínez, Zeberio y Cajaraville. Han explicado que en esta actuación experimental ni unos ni otros quedarán en segundo plano, ni los bertsolaris cantarán de forma simbólica ni los músicos serán un mero acompañamiento.

La música será el tema de los bertsolaris y los bertsos, el de los músicos, han explicado en esta comparecencia, en la que Bixente Martínez ha asegurado que en esta alianza, aunque existe "la frescura" de la improvisación, también hay "riesgo".

Ha dicho que en el escenario habrá dos maneras de trabajar, la individual de los bertsolaris y la colectiva del grupo de jazz, que tendrán "el desafío de lograr la empatía" para que "surja algo especial". "Que lo que hagamos entre todos sea una mezcla, que no sea como el agua y el aceite", ha añadido.

Andoni Egaña ha destacado, por su parte, que en BertsoJazza supone "un esfuerzo mayor" sobre su forma de trabajar, ya que con los músicos acuerdan únicamente "un mínimo de melodías". "El objetivo es que la música, en vez de estorbarte, haga que el texto mejore. Es muy difícil llegar a eso. Nosotros somos cantantes muy peculiares, los músicos dicen desde a los bertsolaris no se les acompaña, se les persigue", ha comentado. En varias reuniones se ha trabajado sobre melodías, tonos y ritmos, y la estructura también está decidida. El 24 de julio los temas y canciones que proponga el moderador darán pie al bertso.

Miguel Martín ha señalado que se han dado experiencias en otras localidades vascas en las que se han unido jazzistas de fuera de Euskadi y bertsolaris, pero ha defendido que los instrumentistas deben tener un conocimiento "profundo" del bertsolarismo para poder garantizar un producto de calidad. Y lo que el Heineken Jazzaldia quiere es "llegar a la excelencia", ha subrayado.

El proyecto BertsoJazza de 2008 dio lugar a una minigira tras su paso por el Festival donostiarra, que podría volver a repetirse tras el 51 Jazzaldia, que se abrirá el 20 de julio y concluirá el día 25