Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Síndica de Barcelona pide intervención en la venta de butano

La defensora de la ciudad critica la dejadez del Ayuntamiento en el ruido y la falta de controles que provoca

Un repartidor de bombonas, en Barcelona.
Un repartidor de bombonas, en Barcelona.

La Síndica de Barcelona, Assumpció Vilà, reclama en un informe al Ayuntamiento que intervenga en la venta de butano en la ciudad. La defensora ha tramitado quejas por ruidos y alerta de que es peligroso la falta de controles que en muchos casos hay en esta actividad desde hace años. El informe habla de venta ambulante ilegal, de condiciones precarias para los trabajadores y sobre todo, de contaminación acústica.

La oficina de la defensora, en funciones mientras se soluciona el relevo del cargo, ha emitido este lunes una dura nota con el Gobierno municipal: "La actuación municipal delante de las malas prácticas que genera este sistema irregular de venta de gas butano, no ha estado a justada a derecho ni es eficaz, lo que compromete los derechos de la ciudadanía en general y especialmente los de los usuarios de un bien de primera necesidad".

Manel Sanz, uno de los asesores de Vilà encargado del informe, recuerda además que el fenómeno afecta a los distritos más pobres, ya que el consumo de este tipo de gas se da sobre todo en familias de rentas bajas. Las quejas que se han tramitado vienen en su mayoría de Ciutat Vella y Poble-sec. 

El problema tiene varias vertientes. Por un lado el ruido que hacen los distribuidores incontrolados para atraer al público; el peligro de que muchas personas usan el butano sin tener las instalaciones y la documentación correcta; el sobrecoste que muchos vendedores aplican a los clientes que en muchos casos no conocen que tiene un precio fijado por ley y las propias condiciones laborales —en muchas ocasiones son extranjeros sin contrato—.

Las compañías que se dedican a la distribución en España trabajan con unos márgenes exiguos debido a la bajada del precio fijado de la bombona de los últimos tiempos, tal y como publicó este diario en enero. Esto ha provocado una precarización general de la venta de butano que, según la Síndica, no ha estado atendida correctamente por el Ayuntamiento.

Más información